Se encuentra usted aquí

Tortoise: Experiencias sonoras radicales

Tortoise: Experiencias sonoras radicales

Un estilo completo de música en una sola banda
Tortoise: Experiencias sonoras radicales

Ciclo Santiago Fusión, martes 29 de noviembre de 2016. Teatro Nescafé de las Artes

Con su álbum “The Catastrophist” bajo el brazo, el quinteto estadounidense Tortoise llegó por tercera vez a nuestro país, para presentarse en una nueva fecha del ciclo de música Santiago Fusión, sin duda, una instancia que se ha convertido en una de las más relevantes para apreciar, como ellos mismos afirman, “conciertos exclusivos para oídos exigentes”. Solo este año, hemos tenido la suerte de ver en este contexto a Adrian Belew, Bebel Gilberto, Hiromi, Rodrigo Amarante, Robert Glasper Experiment, Swans y John Cale, entre otros.

Pues bien, ayer fue la segunda vez que la banda de Chicago llegó a Chile para ser parte de este ciclo. De hecho, una de las pocas intervenciones que hizo el grupo fue, justamente, para agradecer la iniciativa de la productora a cargo, Trucko. El quinteto de subió al escenario cerca de las 22 horas y, como es tradición, se podía apreciar la configuración instrumental, con dos baterías puestas de manera perpendicular al público, dos vibráfonos aún más esquinados, dos teclados en el medio y, al lado, los amplificadores para bajo y guitarra. 

El show abrió con ‘The Catastrophist’, un tema flemático e intenso, quintaesencia de la estética y sonoridad tan única y particular de la banda estadounidense. Si John Herndon estaba en la batería en este primer tema, para el segundo, el potente y decidido ‘Shake Hands With Danger’, también del álbum “The Catastrophist”, fue John McEntire quien tomó las baquetas. Debemos recordar que, básicamente, Tortoise es una banda de percusionistas. Sin ir más lejos, para la tercera pieza de la noche, fue Dan Bitney quien tomó el rol de baterista. La sonoridad de la banda se completa con el bajo, muy presente en todo momento, de Doug McCombs –quien también se encarga de la guitarra en varios instantes-, de la guitarra de Jeff Parker y su estilo impasible y, claro está, de los teclados y vibráfonos, que eran ejecutados, dependiendo de cada tema, por uno u otro de los percusionistas.

Uno de los puntos altos del show, llegó con las impecables interpretaciones de ‘Monica’ del álbum “Standards” (2001) y de ‘High Class Slim Came Floatin' In’ del disco anterior a “The Catastrophist”, “Beacons of Ancestorship” (2009). En muchos casos, los temas eran interpretados a dos baterías, generando una profundidad increíble en el resultado final. Ya a estas alturas del concierto, eran visibles las difíciles de rastrear influencias de la banda, que van desde el rock alternativo directo y de ética punk, pasando, claramente, por los influjos del krautrock, hasta llegar a los ritmos de la música brasilera. 

La jornada continuó con una interpretación remozada de ‘Yonder Blue’, que en su versión de estudio de “The Catastrophist”, es cantada por Georgia Hubley de Yo La Tengo. En este caso, el sentimiento cansino de la voz, fue reemplazado por la melodía de los teclados y por samplers que emulaban vagamente la parte vocal de la original. 

La versión de la adictiva ‘Prepare Your Coffin’ fue en sumo estimulante, con esa línea de bajo imparable, que es la base para los aportes melódicos de teclado y guitarra y para la batería narcótica a cargo de McEntire. Sin duda una pieza maestra del canon de Tortoise, que dio paso a otra magnífica sorpresa, que no había estado en otras paradas de esta gira latinoamericana. Me refiero a la hermosa composición ‘Crest’ del álbum “It's All Around You” (2004). Se trató de una versión llena de sentimiento y emotividad, para hacer volar el espíritu hacia lugares altos, muy altos.

La intemperita ‘Gesceap’ de “The Catastrophist”, demostró, una vez más, porqué Tortoise es un mundo en sí mismo, un estilo completo de música actual en una banda, un colectivo único en su especie que, cuando se extinga, nadie podrá copiar. Ya en el epílogo, la matemática ‘Hot Coffee’ del nuevo álbum y el clásico ‘Tin Cans & Twine’ del álbum debut homónimo de 1994, fueron un excelente cierre para una hora y media de música de alto nivel. Tortoise no necesita tocar más. Su intensidad es tal que ese lapso de tiempo, es perfecto para apreciar ese sonido al mismo tiempo pulcro y desfachatado, apolíneo y dionisiaco. Una experiencia sonora radical. 

Héctor Aravena A.
Fotos: Jorge López C. 

Galería Asociada: 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Galeria Tortoise Tortoise 2 meses 4 semanas
Entrevistas Tortoise Tortoise: “La postura racista de Trump nos avergüenza” 3 meses 2 días
Novedades Rebelión Sónica Rebelión Sónica 34: Tortoise + Kraftwerk 3 meses 1 semana
Novedades Tortoise Exhibirán documental “A day with Tortoise” en el Nescafé de las Artes 3 meses 1 semana
Novedades Tortoise Confirmado: Tortoise regresa a Chile en noviembre 5 meses 2 días