Se encuentra usted aquí

Morcheeba: Elegancia y sensualidad

Morcheeba: Elegancia y sensualidad

El lado más orgánico del trip-hop
Morcheeba: Elegancia y sensualidad

Martes 20 de marzo, 2018
Club Chocolate

Parecía sorprendente que durante la tarde del martes se anunciara que el show de Morcheeba estaba agotado. Luego de un intenso fin de semana en Lollapalooza, con Gorillaz en el Movistar Arena haciendo su debut la misma noche, y contando las horas para un nuevo espectáculo de Depeche Mode, lo del grupo británico parecía menor. Pero vaya sorpresa que tenían. 

En un Club Chocolate a tope, lo que dejó claro Morcheeba en su tercer show en el país es que su talón compositivo e interpretativo es exquisito. Se mueven con descaro, maestría y elegancia sobre una discontinuada base de estilos, con los que construyen su sonido único, con un trip-hop desbordante y un lounge de estirpe más rockera que jazzística. El sonido de la guitarra de Ross Godfrey es el que guía a la banda, y aunque no es preponderante, es la médula que genera los impulsos divergentes, mientras que la base rítmica del tándem batería-bajo es la que toma las riendas y encuentran el equilibrio perfecto entre todas esas coordenadas sonoras. Y al centro, la calma en medio de la tormenta: Skye Edwards, que se lleva las ovaciones y el relato posterior. Vestida de rojo y para matar, en ella radica la belleza de la banda. Su voz de fuego es la que impulsa los cambios climáticos del show. 

Son quince las canciones que interpretaron comprimidas en poco más de hora y media. Partieron confiados y sin miedo con ‘Never Undo’, canción que días antes habían liberado (y que será parte de su nuevo disco a publicarse a medio año). El encantamiento es inmediato. La voz de Skye captura y no suelta. Para ‘Never an easy way’, la sensualidad se apodera del ambiente, y la morena cantante suena tentadora en cada fraseo, mientras el pulso de graves y bajos pareciesen dar arañazos oscuros, a la vez que teclado y guitarra asumen protagonismo, en una tónica que se repetiría en varios pasajes de la velada. Momento de complicidad con los fanáticos para las clásicas ‘Otherwise’ y ‘The Sea’ –Skye sabe involucrarlos–, con cánticos y el vaivén propio que genera el beat del grupo.

Luego de un par de canciones, la banda rompe la tensión, se siente cómoda y comienza a bombear un groove de alta fidelidad. “Suenan como en los discos”, murmuraban desde el público. Aunque a decir verdad, la propuesta en vivo es superior, y de un espíritu orgánico inconfundible que crea ambientaciones volátiles y etéreas. Para bien o para mal, la salida de Paul Godfrey –otrora encargado del pulso electrónico y digital– forzó a la banda a forjar un sonido en base a lo análogo, que solo hizo crecer su musicalidad hacia terrenos donde el trip-hop se había alejado. Otra de las nuevas canciones, ‘Blaze Away’, muestra justamente esa faceta, llena de un soul intenso, y que se destapa cuando le rinden tributo a Bowie y se lanzan con todo a tocar ‘Let’s dance’. 

La fidelidad y feeling únicos de Morcheeba, al principio, parece que descansa sobre los hombros de la resplandeciente y carismática cantante, que parece vivir todo el tiempo en estado de gracia (hasta con su momento de confianza cuando se sacó sus tacones). Pero los británicos son lo suficientemente inteligentes en hacer todo lo posible para que ella pueda brillar de esa forma. Su maestría está, justamente, en blindarla con la música, edificándole melodías a la medida, cediéndole los silencios, y entregándole el ritmo preciso para que pueda contornearse. Una banda impecable que solo se sale de libreto cuando es ella misma quien se aleja del protagonismo central, o simplemente sale del escenario (como para el bis). El final de ‘Let me see’ es un claro ejemplo, con una jam de factura sofisticada, enérgica y poderosa.

Con ‘Rome Wasn't Built in a Day’, uno de sus mayores hits, cerró una noche mágica, donde elegancia y sensualidad se conjugaron para entregar un show que en la previa parecía menor, pero que fue un recordatorio del importante rol que Morcheeba tiene en la historia de la música moderna. 

César Tudela
Fotos: Peter Haupt H.

Galería Asociada: 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Galeria Morcheeba Morcheeba 1 mes 4 días
Novedades Morcheeba Morcheeba en Chile: Preventa agotada 2 meses 1 semana
Novedades Morcheeba Morcheeba regresa a Chile 2 meses 1 semana