Se encuentra usted aquí

El regreso de un conocido Incognito

El regreso de un conocido Incognito

“Bluey” logró lo que para muchos es un imposible
El regreso de un conocido Incognito

Lunes 14 de Mayo de 2018 - Teatro Cariola

Desestimando la connotación impregnada en su nombre, Incognito en Chile ya no es una banda para nada desconocida. Los liderados por Jean-Paul “Bluey” Maunick volvieron a Chile para seguir reforzando el lazo que comenzó a gestarse en su visita de 2015, debut celebrado en el Teatro Nescafé de las Artes y que este año tuvo su réplica en un recinto que históricamente ha presentado dificultades para los ingenieros en sonido, el Teatro Cariola. Sin embargo, el profesionalismo, exquisito gusto musical y una trayectoria de casi 40 años hicieron lo que para muchos es un imposible. ¿Quién dijo que el recinto de San Diego no puede sonar de manera perfecta?

En medio de la oscuridad -y con 15 minutos de retraso- “Bluey” y los suyos hicieron silencioso ingreso al escenario, provocando tímidos vitoreos en los alrededor de 500 espectadores que esta vez asistieron al retorno de los radicados en Londres. Nadie tenía claro si el nerviosismo corría más rápido por las venas de los fanáticos o de la banda, a lo que Maunick respondió con un saludo que rompió cualquier tipo de hielo: “¡Hola huevones!”, dijo el guitarrista, quien inmediatamente comenzó con las primeras melodías de ‘Expresso Madureira’ y el acostumbrado instante para regular todas esas pequeñas falencias que podría tener el sonido. Uno a uno los instrumentos fueron ejecutando sus solos, dando la oportunidad para que el ingeniero dejase un sonido pocas veces escuchado en el Cariola, perfecto.

“Para llegar a todas partes del mundo hay que tener a los mejores vocalistas”, afirmó Jean-Paul, dando paso al ingreso de los cantantes que esta vez acompañaron a la sólida base musical. La sorpresa fue mayúscula cuando hicieron ingreso dos conocidos jamaicanos y una inglesa que todos querían ver en Chile. Imaani, la pequeña cantante de dreadlocks por fin estaba en este lejano país, para dejar maravillados a los fanáticos con nada menos que ‘Talkin’ Loud’. Asimismo, y cediendo el paso a sus compañeros, el turno ahora era de Joy Rose, quien dejó a todos atónitos con su impecable ejecución de ‘1975’; mientras que Chris Ballin hizo lo suyo con ‘Labour Of Love’ y su timbre tan peculiar. Nada podía ser mejor.

Imaani nuevamente tomó el mando para agradecer al pueblo chileno y manifestar lo feliz que sentían en esta última fecha en Sudamérica. ‘N.O.T.’ sonó maravillosa, dando el vamos a una fiesta que no paró en toda la noche y donde los puntos altos estuvieron en los clásicos ‘Still a Friend of Mine’ y la imperdible ‘Colibrí’. Todo fluía naturalmente, espacio perfecto para que los integrantes demostraran por qué se habían ganado un sitial en la mejor banda de acid jazz del mundo. El primero en comenzar fue Francis Hylton, quien con su bajo tuvo que salir de la penumbra y ubicarse en la parte frontal del escenario para ejecutar su momento en solitario. Luego vino el teclado, vientos y un monumental solo de percusión, coronado por una base que sirvió para que “Bluey” se animara a rapear y animar a la asistencia en un momento muy pocas veces visto en la historia de la banda. Épico.

Los temas iban surgiendo uno tras otro en una fiesta bailable que no dejó a nadie sentado, rematando con hits que sólo hicieron que la fanaticada dejase sus asientos y se posicionara en la parte más cercana al escenario. El inicio salsero de ‘Don’t You Worry ‘Bout a Thing’ fue soberbio, seguido de otro clásico como lo es ‘I Hear Your Name’, con el que se comenzaba a dar por finalizado el show que ya llevaba casi 1 hora y 45 minutos de duración. Pero todo no terminaría ahí, tras el amague de cierre vino el turno de ‘Always There’ y el Cariola se vino abajo en medio de coreos y danzas que sólo embellecían el paisaje de la segunda visita de Incognito a Chile.

Si bien aún quedaban energías y faltaban temas tan importantes como ‘Deep Waters’ (que originalmente estaba en el setlist, pero lamentablemente no fue interpretada), Maunick tomó el micrófono y comenzó con su acostumbrada perorata de paz, hermandad y amor, al tiempo que ‘One Love’ de Bob Marley sonaba por los parlantes, inundando el recinto de un aura tan lumínica que no dejaba escapar al guitarrista, atrapándolo por varios minutos mientras repartía setlist a los más fanáticos que no querían dejar el recinto.

La pregunta salta una vez más. ¿Por qué cuesta tanto que el Teatro Cariola suene decente en los shows que ahí se realizan? Incognito dejó en claro que parece que el problema no viene tanto del recinto (que efectivamente tiene una muy mala acústica), sino más bien del trabajo de la banda que se presente en dicho lugar. Una verdadera clase de buen gusto musical nos dejó una vez más “Bluey” en Chile, esperando un nuevo encuentro donde algunos de los mejores músicos del mundo tengan la oportunidad de conocer al -también- mejor público del planeta.

Rodrigo Bravo Bustos
Fotos: Juan Pablo Maralla

Galería Asociada: 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Galeria Incognito Incognito 5 días 19 horas
Novedades Incognito Incognito toca en Chile el 14 de mayo 3 meses 2 semanas
Galeria Incognito Incognito 2 años 8 meses
Shows Incognito Incognito: Una única nación, la música 2 años 8 meses
Novedades Incognito, Stgo Fusión Banda de acid-jazz Incógnito se presenta en Chile 2 años 11 meses