Se encuentra usted aquí

Chick Corea & Steve Gadd Band: El retorno de dos guerreros románticos

Chick Corea & Steve Gadd Band: El retorno de dos guerreros románticos

El sexteto desplegó su misión jazzística en Chile
Chick Corea & Steve Gadd Band: El retorno de dos guerreros románticos

Teatro Caupolicán. Domingo 22 de octubre de 2017

El título de esta nota hace referencia a dos de las composiciones más representativas de Chick Corea que sintetizan lo que ha sido su carrera por cinco décadas: un músico que siempre está en busca de nuevas ideas pero sin perder la esencia que lo ha caracterizado desde sus orígenes. Su nueva visita a Chile constituyó una ocasión especial: esta vez, el protagonismo de la velada fue compartido junto con un viejo compañero de ruta: el baterista Steve Gadd, cuya importancia como percusionista trasciende diferentes estilos y épocas. 

Las expectativas frente al show eran altas y ambos, acompañados por un conjunto de lujo, no defraudaron. Ya no se trata de demostrar que son los mejores y más virtuosos músicos de jazz del mundo como ocurría en los años setenta, cuando la competencia implicaba llenar estadios y crear obras cada vez más complejas -sí, en esos años el jazz rock era un fenómeno de masas-, sino de mostrar los aprendizajes de un largo viaje, siempre desarrollando nuevas ideas, sin dejar, por supuesto, de plasmar mística y emotividad. 

El concierto de anoche fue la prueba fehaciente que Corea y Gadd se han unido nuevamente por el amor a la música, para continuar deleitando con obras de gran calidad y revisitar los clásicos imperecederos, junto a nuevos pasajeros en la travesía: Lionel Loueke en guitarra, Steve Wilson en vientos, Carlitos Del Puerto en bajo y contrabajo y Luisito Quintero en percusión. Todos desplegaron talento, sentimiento en cada una de las piezas ejecutadas y un dominio que mantuvo cautiva a la audiencia durante todo el espectáculo: es evidente que disfrutan cada segundo en el escenario, y eso se transmite minuto a minuto. 

En cuanto a los anfitriones: Armando Anthony Corea -el verdadero nombre de Chick- apelaba de forma permanente a su sonido clásico, con una técnica inconfundible y, cómo no mencionarlo, con el mismo virtuosismo y emotividad de siempre en la ejecución del piano de cola y de sus clásicos teclados, el Fender Rhodes y el Mini Moog. Corea además desarrolló una comunicación muy empática y animada con el público, que respondió de la misma forma. Por su parte, Steve Gadd demostró por qué es considerado uno de los mejores bateristas de todos los tiempos, equilibrando pasión y sutileza, con interpretaciones sólidas en las que utilizaba todos los recursos que le brinda el instrumento: un lujo de artista, quien también expresó su admiración por Corea, diciendo que trabajar con él es "estar a otro nivel".

Sobre las canciones: las nuevas composiciones mostraron frescura y mantienen la esencia de las obras históricas de Corea. Entre ellas, ‘Spanish Song’ o ‘Serenity’ -ambas del nuevo álbum “Chinese Butterfly” que será lanzado el 22 de noviembre-, piezas en las que todos se lucieron con extensos -pero muy justificados- solos. Pero, sin duda, que los mejores momentos de la velada se vivieron con los clásicos: en primer lugar, ‘Night Streets’, de aquel emblemático disco “My Spanish Heart” de 1976, donde Gadd en la batería fue el músico principal y en el que también destacó el obligado solo de percusión de Quintero. También hubo un momento para recordar a su compañero en la banda de Miles Davis, gran amigo y colaborador por largos años, el guitarrista John McLaughlin. Antes de interpretar la pieza, el mismo Corea contó que McLaughlin compuso ‘Chick's Chums’ especialmente para él.

Posteriormente, la impresionante versión -no es gratuito el adjetivo- de ‘Return To Forever’, en una nueva lectura de ese hito del jazz rock de 1972, que recuperó o, incluso, superó la intensidad de la original. Por ejemplo, Quintero hacía recordar las percusiones de Airto Moreira en la versión del disco homónimo y Wilson en la flauta estuvo perfecto. Por su parte, el carismático guitarrista Lionel Loueke hacía las bellas partes vocales y, con su particular técnica y sonido sintetizado en la guitarra, apoyaba a Corea en las secciones melódicas. La ovación luego de los más de 15 minutos de extensión de la pieza, fue excepcional. Y evidentemente para el final, la que no podía faltar: ‘Spain’, que me atrevo a catalogar como el mayor standard del jazz en los últimos 45 años, con una interpretación similar a la primera realizada por Return To Forever en el disco “Light as a Feather” de 1973, culminando con una gran celebración que incluyó a la audiencia cantando la famosa melodía del tema. 

Este maravilloso cierre de la jornada fue la mejor síntesis de todo el espectáculo: Corea y Gadd, junto a su banda, demostraron – otra vez - pasión por la música y por lo que significa seguir en esta misión jazzística entregando lo mejor de sí. Citando otra de las grandes creaciones de Chick: “La Fiesta” continúa… ojalá por muchos años. 

Emilio Garrido R.
Fotos: Peter Haupt H.

Galería Asociada: 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Galeria Chick Corea & Steve Gadd Band Chick Corea & Steve Gadd Band 3 semanas 6 días
Novedades Chick Corea & Steve Gadd Band Ganadores de entradas para Chick Corea y Steve Gadd Band 1 mes 5 días
Novedades Chick Corea & Steve Gadd Chick Corea te invita a su concierto en Chile 1 mes 3 semanas
Novedades Chick Corea & Steve Gadd Mira el video promocional de The Corea/Gadd Band en Chile 4 meses 2 semanas
Novedades Chick Corea & Steve Gadd Chick Corea y Steve Gadd confirman concierto en Chile 5 meses 5 días