Se encuentra usted aquí

La Torre de Babel de Devendra Banhart

La Torre de Babel de Devendra Banhart

La Torre de Babel de Devendra Banhart

El idiosincrático canta-autor, acaba de editar su octavo disco en estudio, “Mala”, como siempre, combinando sus sensibilidades latinas y anglo-sajonas, en un trabajo que deambula sin problemas entre el rock alternativo y el folklore. Caracterizado por su personalidad carismática y creatividad que no conoce fronteras, Devendra Banhart sigue acrecentando una obra única en su especie: una Torre de Babel de melodías, líricas, armonías, idiomas, sonidos, ideas y sentimientos, que lo encumbran como uno de los personajes sobresalientes de la música popular del siglo XXI.

 

Sucesor de “What Will We Be” de 2009, hubo que esperar cuatro años, para que Banhart ordenara sus ideas y continuara un trabajo discográfico que comenzó en 2002 con “Oh My, Oh me…” y que se ha desarrollado en los últimos diez años, con álbumes como “Rejoicing in the Hands”, “Niño Rojo”, “Cripple Crow” y “Smokey Rolls Down Thunder Canyon”. “Mala” fue editado por el prestigioso sello Nonesuch el 12 de marzo de 2013, producido por el mismo Banhart, masterizado por Greg Calbi y además, cuenta con una banda estable que lo acompaña, integrada por Noah Georgeson, Greg Rogove, Josiah Steinbrick y Rodrigo Amarante.

 

Uno de los exponentes más importantes del fenómeno conocido como “New Weird America”, en los que comparte créditos con artistas del peso de Animal Collective, Joana Newson, Jackie O-Motherfucker, Akron/Family y Of Montreal, profundiza en extenso sobre varios tópicos en nuestra conversación. Con su acento a medio camino entre el Caribe y el spanglish, Banhart nos cuenta sobre su nuevo álbum “Mala”, sus raíces musicales, la importancia de su debut en Nonesuch y de sus planes de visitar Chile durante este año. Con ustedes, las palabras de un canta-autor como pocos.

 

Hola Devendra, muchas gracias por la entrevista. Partamos hablando por supuesto de tu nuevo disco “Mala”, que es un trabajo bastante variado. Cuéntanos a grandes rasgos, cómo fue el proceso de composición del álbum y, básicamente, en qué te inspiraste para escribir las canciones.

 

Devendra Banhart: “Estuve muy influenciado por la historia de Tahuantinsuyo, del Imperio Inca. Comencé a leer mucho sobre el mundo que era Cuzco en el pasado, acerca de la realidad precolombina que, de hecho, tiene mucho que ver con Chile, porque esa cultura influyó mucho a los indígenas de tu país. Así que las canciones, nacieron tratando de imaginar ese mundo arcaico. Aunque la cultura que te menciono, no tiene directamente que ver con la música que hice, estuve muy influenciado por ella a la hora de crear este nuevo trabajo. A su vez, pasé tanto tiempo tratando de dedicar todas mis fuerzas a las artes visuales, que me di cuenta que la armonía que busco no puede existir dividiendo disciplinas. Si yo paro de hacer música para dedicarme al arte, el arte va a sufrir y viceversa. Tengo que tener esos dos mundos bifurcados, pero las lianas no pueden crecer demasiado y tengo que hacer los esfuerzos necesarios, para caminar por las dos calles. Siempre voy en círculos, porque así es mi proceso y creo que para mí, es la única manera de mantenerme activo”.

 

 

 

¿Qué nos puedes comentar de tus raíces musicales? ¿Cuán importante son para ti las tradiciones folk de Sudamérica y en específico, artistas chilenos como Violeta Parra, Víctor Jara y Los Jaivas?

 

“Muy importantes. Víctor Jara ha sido una inspiración y una influencia por muchísimo tiempo. También Violeta Parra. Para mí, son representaciones de la voz colectiva y, más que nada, son poetas, son escritores y héroes. Además, la música que hicieron es increíble. La sangre de un pueblo se expresa en esas palabras, en esa comunicación. La manera que ellos crearon una música tan bella y una manera tan elegante para decir sus palabras. Una ropa tan elegante para vestir esas palabras, que es el cuerpo. También tenemos a Eduardo Mateo en Uruguay y los grandes exponentes de Brasil. No importa el tropicalismo ni el nombre de un estilo, sino que las expresiones individuales. A la misma vez, me gustan mucho las tonadas. Hay una cosa muy avant-garde en ellas, hay un elemento muy futurístico en esta música atávica. En la tonada no sólo tiene que ver la letra, sino que es el sonido. Es algo muy específico pero con espacio para la extemporaneidad, la improvisación. Es una música muy sofisticado que, incluso, compararía con artistas como John Cage, Steve Reich o Terry Riley”.

 

 

Volviendo al presente ¿A qué te refieres con el nombre “Mala”? ¿Qué quisiste expresar con ese título para el disco en general?

 

“Estaba buscando un nombre, pensando en que me importa el significado que tiene la palabra y su relación con el álbum, pero también, cómo la palabra se ve artísticamente. Obviamente el título, tiene que tener un sentido y, al mismo tiempo, un afán estético. Así que estaba buscando el nombre y un día, oí la palabra ‘mala’ en un contexto tan diferente al que yo estaba acostumbrado, al que todos los latinoamericanos están acostumbrados. El contexto en que estaba la palabra era muy positivo y no negativo o ‘malo’. Una persona se Serbia me dijo ‘malo’ con tanta dulzura, que me sorprendió enormemente. En serbio ‘mala’ es una cosa buena, tierna y me di cuenta que la palabra era todo lo contrario en otro idioma. Así que comencé a buscar en qué otros lenguajes, en qué otros idiomas existe esta palabra con una significación diferente. Me di cuenta que el vocablo existe en hindú, en alemán, en esperanto, en maltés y varios otros, así que eso me apasionó y decidí bautizar al disco con esta expresión polisignificante”.

 

¿Qué representó cambiarte al prestigioso sello Nonesuch? Me imagino es un honor estar en una disquera que edita a artistas como Bill Frisell, Wilco, Pat Metheny y David Byrne, sólo por nombrar unos pocos.

 

“Bueno, estaba tratando de estar en este sello por 31 años (risas). Desde que comencé a ir a las tiendas de discos a comprar música, me interesaban las propuestas de África, Indonesia, el Caribe, entre otras y los artistas más relevantes del orbe, estaban en Nonesuch. Así que en mi exploración, descubrí a Caetano Veloso, a Brian Eno, a Ken Burns, a Ali Farka Touré que me cambió la vida, a Jelly Roll Morton de quien tengo un tatuaje en la pierna, a Stephin Merritt de los Magnetic Fields, a Steve Reich. Así que para mí es un honor estar en el mismo cuarto, con toda esta gente que, en definitiva, son mis héroes”.

 

¿Trataste de que las canciones del álbum tuvieran alguna ligazón temática o estilística o más bien las vez como piezas individuales sin conexión? ¿Qué nos puedes contar en relación a cómo armaste el disco, con respecto al orden de las canciones y a los énfasis que quisiste darle?

 

 

“Son temas individuales, que la única relación que tienen, es que en el tiempo que estaba escribiendo el álbum, encontré todos los materiales para el vocabulario, el léxico o el alfabeto que utilicé para las canciones. La relación que los temas tienen, es que todos los escenarios donde la trama ocurre son biográficos: los edificios, las casas, las calles, son todos lugares en los que yo he vivido. Pero el drama o el no drama que ocurre a los personajes de esos escenarios, no me pasan a mí exactamente, sino que a protagonistas que fui inventando y que traté de contar sus historias. Los caracteres y los actores que se desenvuelven en esos escenarios no soy yo, aunque dichos escenarios, son parte de mi experiencia”.

 

 

Y más en general, ¿cómo crees que se ha dado en tu música, la complementación de tus raíces latinas y anglos? ¿Crees que esa mezcla o fusión natural de tu historia vital, es definitiva o crucial a la hora de definir tu obra musical?

 

“Siempre he dicho que me siento muy venezolano, hasta que estoy en Venezuela y  que soy súper latinoamericano, hasta que estoy en América Latina. Pero lo latino es parte esencial de mí porque, aunque en mi educación y en mi interés, están descubrir de manera consciente, todos los diferentes tipos de música y los diversos momentos de la historia musical y del arte en distintas regiones del mundo, el folk latino es para mí algo natural. Esto último me sucede fundamentalmente, porque lo latinoamericano es parte de mis raíces, es lo que desde pequeñito estaba escuchando sin saber lo que era. Lo que se convirtió en parte de mí violentamente, por describirlo de algún modo, es la música latinoamericana: es la salsa, el merengue, el joropo, el ballenato, el bambuco, la zamba. Esos estilos son una parte fundamental de mi experiencia musical. Lo demás, lo he encontrado, me interesa, me encanta, lo oigo, lo he buscado, pero en el caso de la música de Latinoamérica, no la he tenido que buscar”.

 

 

¿Te sientes parte de un movimiento o escena que en Estados Unidos has liderado tu con otros artistas como Joana Newson, Akron/Family e incluso, Animal Collective en su período más folk? ¿O crees que simplemente son propuestas individuales que no se relacionan unas con las otras?

 

“La verdad es que no sé cómo responderte. Sé que hay un grupo de gente que se conoce y que son amigos, pero no sé qué tipo de música hace Joana o los otros artistas que me nombras”.

 

¿Qué recuerdos tienes de tu participación en Lollapallooza Chile y después, en el contexto de un festival de innovación que se realizó el año pasado? ¿Cómo has sentido que las audiencias chilenas reciben tu trabajo?

 

“Cada vez que he ido a Chile, me rompe el corazón, porque tengo la sensación de que debiera estar viviendo en Chile, de verdad. Pienso en español cuando estoy con gente que habla ese idioma en América del Sur, pero específicamente en Chile, inmediatamente comienzo a pensar en español y me duele no poder vivir allá. He ido a Colombia, Argentina, Uruguay y me toma un tiempo pensar en español. Tengo que cambiar a hablar en español de manera deliberada, pero en Chile es distinto y, de verdad, me gustaría vivir ahí. Con las audiencias además me siento increíble, pero el problema es que siempre he tocado en el contexto de festivales, en los que no he podido hacer mi show completo ni conectarme tan profundamente con el público como quisiera. Así que quiero ir a Chile a realizar un concierto propio, pero hacer eso no es tan fácil, así que estoy esperando que me inviten. He pasado bastante tiempo esperando, así que creo que tendré que organizar por mi lado mi visita”.

 

Sería fantástico pudieras venir a promocionar tu nuevo disco…

 

“Pero claro, ese es el plan. La idea es ir a Chile a fines de este año, en el contexto de una gira que quiero hacer por América del Sur”.

 

Maravilloso. Muchas gracias Devendra por darte el tiempo de conversar con nosotros. Te esperamos entonces en nuestro país.

 

Héctor Aravena A.-

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades DEVENDRA BANHART publica nuevo video 1 año 3 meses
Shows PRIMAVERA FAUNA 2013 1 año 4 meses
Novedades DEVENDRA BANHART hará show íntimo en Santiago 1 año 4 meses
Novedades Ya está disponible capítulo 4 de REBELIÓN SÓNICA 1 año 11 meses
Novedades DEVENDRA BANHART de vuelta en Chile 2 años 4 meses