Se encuentra usted aquí

Light As A Feather

Light As A Feather

Light As A Feather

Jueves 30 Junio, 2011
1972. Polydor
 
Al hablar de Armando Anthony Corea, probablemente su nombre no nos diga mucho. Sin embargo, su apodo cambia radicalmente el escenario: Chick.  Chick Corea es uno de los estandartes de la historia del jazz a nivel mundial, un virtuoso de las teclas, que con estilo, elegancia y sentimiento, se transformó en uno de los músicos con mayor influencia en este estilo musical.
 
Desde fines de los 60, el gran Chick venía haciendo de las suyas: tocó con Stan Getz y Freddie Hubbard, y en 1966 edita su primer disco solista: “Tones For Joan’s Bones”. En 1968, reemplaza a un joven llamado Herbie Hancock en la banda del maestro Miles Davis, colaborando en álbumes fundacionales como “Filles de Killimanjaro” y el eximio “Bitches Brew”, que fue la semilla para todo el movimiento de jazz rock, ya que en él participaron el ya mencionado Hancock, Joe Zawinul, John McLaughlin, Dave Holland, Jack DeJohnette y Wayne Shorter, entre otros.
 
Al llegar la década de los 70, Corea se separa del grupo de Miles, formando una agrupación de culto denominado Circle, y posteriormente, la banda donde llevaría a cabo sus ideas más acabadas: Return To Forever, un combo impresionante donde además de él, estaban presentes Stanley Clarke en bajo, el fallecido Joe Farell en instrumentos de viento y los brasileños Airto Moreira en percusión, y la increíble vocalista Flora Purim.
 
Ubiquémonos en 1972: La banda había editado su primera placa, homónima, donde se incluía una de las clásicas composiciones de Corea: “La Fiesta”, que después seria registrada por Stan Getz en una versión alucinante. Para este año, el grupo decide consagrarse con todo, con un disco perfecto, denominado “Light As A Feather”. Primera advertencia: no guiarse por el nombre, ya que efectivamente, la música que encontraremos dentro, en ocasiones, no es tan liviana como una pluma.
 
Pero revisemos esta maravilla de principio a fin: Comenzamos con “You’re Everything”, donde la voz de Flora Purim juega un papel protagonista, secundada por el omnipresente Fender Rhodes de Chick, la batería obsesiva de Moreira y grandes aportes de Clarke y Farell en sus respectivos instrumentos. Un excelente preámbulo para todo lo que vendrá.
 
Segundo track: “Light As A Feather”, cuya estructura recuerda a los grandes standarts del jazz. Comienza Flora, después Corea muestra su lado más amable en los teclados, suave, elegante, con swing, todo esto apoyado por una soberbia improvisación, de la que también forman parte los demás instrumentistas, ya que Farell deja la flauta traversa para aventurarse en un espectacular solo de saxo hacia la segunda mitad de la canción.
 
Llegamos así a la mitad del disco, con un clásico inmortal: me refiero a “Captain Marvel”, con mucha fuerza, virtuosismo, y un dominio de parte de la banda que sorprende: a veces uno piensa que estos tipos nacen sabiendo como ejecutar magistralmente los instrumentos, y aquí se encuentra una de las muestras más claras de ello.
 
Cuarto tema, una de mis preferidas: “500 Miles High”. Flora comienza cantando con fuerza, para dar paso a otro solo de saxo por parte de Farell, excelente, preciso, sin ninguna falla, guiándose por escalas complicadas y que por momentos, recuerdan al sonido que le sacaba John Coltrane a su instrumento. Después de esto, Chick, con Fender Rhodes, muestra por qué debemos tenerle una tremenda admiración. Y hacia el final, Stanley Clarke, con su contrabajo, realiza un sólido espectáculo, lleno de matices y sentimiento.
 
Hacia el término del disco, aparece “Children’s Song”, una balada de casi 3 minutos de duración, amable, que a ratos parece una canción de cuna, y que evidentemente, prepara para lo que viene después.
 
Y llegamos al final de este recorrido, con un final redondo, fuera de serie, clásico…creo que es difícil definirlo. Se trata de “Spain”, para mi gusto, la obra maestra de Chick Corea, y me atrevería a decir que se trata de mi tema favorito en toda la historia del jazz. Comienza con un fragmento del segundo movimiento del “Concierto de Aranjuez” de Joaquín Rodrigo, para luego unirlo con una de las melodías más representativas no sólo del jazz, sino que de la música popular. Es una de las primeras muestras del amor de Corea por la música española, algo que se comprobaría en 1976 con el disco “My Spanish Heart”. Nuevamente, una estructura como la de “500 Miles High”: solo de flauta de Farell, y después Chick y Clarke. Además hay que resaltar las armonías vocales de Purim y los rompimientos de tiempo y cambios de Airto Moreira, que incluso le dan un aire fiestero a la obra. Un final excelente, con un trabajo que trascendería con el curso de los años, no olvidemos que en 1980 el cantante Al Jarreau realizó un cover, esta vez con letra, acompañado por Larry Williams y Steve Gadd.
 
 “Light As A Feather” marca un antes y después en la carrera de Chick Corea, ya que a pesar de que en el futuro el camino de Return To Forever tomaría un rumbo más rockero, las influencias plasmadas en esta placa lo han acompañado durante toda su carrera. A nivel técnico es extraordinaria, porque está muy bien grabada, y hace algunos años, salió al mercado una edición remasterizada de dos discos, en la que se incluyen tomas alternativas de las canciones, que son muy interesantes. Un clásico de la música, que a primera vista, no es fácil de digerir, pero les aseguro que se puede transformar en una de esas obras indispensables de la vida.
 
Emilio Garrido Riquelme.
 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Rebelión Sónica Al Di Meola y Return To Forever en Rebelión Sónica 8 3 semanas 4 días
Novedades Chick Corea & Steve Gadd Band Ya está disponible el nuevo LP de The Chick Corea + Steve Gadd Band 4 meses 5 días
Artículos Recuento vanguardia 2017 Recuento vanguardia 2017: los sonidos de la tribu 4 meses 4 semanas
Novedades Al Di Meola Al Di Meola lanza su nuevo disco en febrero 5 meses 2 semanas
Shows Chick Corea & Steve Gadd Band Chick Corea & Steve Gadd Band: El retorno de dos guerreros románticos 7 meses 3 días