Se encuentra usted aquí

Blixt

Blixt

Blixt

Martes 20 Diciembre, 2011
2011. Cuneiform Records
 
Una propuesta cargada de potencia y crudeza llega de la mano de Blixt, power trío, compuesto por tres grandes músicos de la escena ligada al jazz, la experimentación y la música de vanguardia de las últimas décadas: el guitarrista de origen finlandés Raoul Björkenheim, el sueco Morgan Ågren en batería y el multifacético y versátil Bill Laswell en bajo. 
 
De los tres músicos, la figura de Laswell es, claramente, la más reconocida y renombrada. En sus más de treinta años de carrera como músico, compositor y productor, ha encabezado y formado parte de numerosos proyectos, siempre en el plano de la fusión y la experimentación de diversos estilos. Entre ellos, podemos mencionar ambient, jazz experimental, dub, grindcore metal, world music y coqueteos con la música hindú. Entre sus proyectos destacados, se encuentran Material, Massacre, Divination, Tabla Beat Science, The Golden Palominos y el reciente The Blood of Heroes del año 2010, sólo por mencionar algunos.
 
Por su parte, el guitarrista Raoul Björkenheim, se ha destacado por su colaboración con el baterista de jazz finlandés Edgard Vesela y sus proyectos Krakatau y Scorch Trio, ambos ligados al jazz más experimental y vanguardista. Por último, el baterista Morgan Ågren, más conocido por su trabajo en Mats/Morgan Band, junto al tecladista Mats Öberg, ha colaborado en su carrera de más de veinte años, con artistas como Steve Vai, Terry Bozzio, Glen Hughes, Kaipa y Fredrik Thordendal de Meshuggah. 
 
El debut de “Blixt”, que significa relámpago en sueco, se compone de diez cortes que no traspasan los 50 minutos de duración. Cada una de estas piezas, nacidas en gran parte de la improvisación y algunos riffs pre-concebidos, fueron grabadas en vivo en el estudio de Laswell en 2010 y casi no cuentan con elementos de post-producción.
 
El álbum en general fusiona sonidos del jazz, rock, metal y la experimentación, generando una sonoridad de un peso y una presencia totalmente devastadora. Las composiciones en su mayoría oscuras y pujantes, están organizadas y presentadas en bloques según su intensidad.
 
Los cortes encargados de abrir el álbum, son la muestra del carácter apabullante de la banda, que es dueña de un caracter directo y sin concesiones, que genera un constante estado adrenalínico. En este sentido “Black Whole” y “Moon Tune” imprimen, desde un comienzo, ese espíritu alarmante y enérgico del trío, en donde la inquietante guitarra, se complementa de manera perfecta con las complejas y explosivas rítmicas de la batería y la potencia y dinámica del bajo. 
 
En “Tools” la intensa batería de Ågren, es la protagonista del corte. Su demoledora y desenfrenada ejecución, fusiona constantemente la esencia del jazz, con rítmicas complejas del progresivo y la fuerza del metal, forjando una presencia y un sonido avasallador, el cual es duplicado y elevado en la potente “Cinque Roulettes”. 
 
Una vez llegado al centro del disco, las revoluciones bajan considerablemente de la mano de “Shifting Sands Closing Tour” y “Ghost Strokes”. La primera, entregando un sonido más étnico y reposado, mientras que la segunda, se presenta como una volátil epopeya encauzada por la guitarra, que se explaya como protagonista a lo largo de los ocho minutos que dura el corte. La atmósfera y dinámicas logradas en esta instancia, son envolventes e hipnotizantes, y representan el único momento de introspección dentro del disco.
 
 “Invisible One” es otro de los cortes más extensos del álbum. Este, a pesar de que en su comienzo mantiene la pasividad de los anteriores, va subiendo su intensidad en la medida en que va avanzando, dando paso a nuevamente al desenfreno en las composiciones finales. 
 
En “Drill Beats”, el trío regresa al sonido más pujante y directo, con un rugiente riff, que es la introducción al estallido y a la inyección energética. Por su parte  “Storm” con una aguda improvisación y una arrolladora potencia, elevan al máximo la energía y los ánimos, para finalizar con la compleja y esquizofrénica rítmica de “4-4-4-4-2-2-2-5-2”. 
 
La explosiva comunión entre Laswell, Björkenheim y Ågren, ha dado origen a una de las colaboraciones más imponentes y significativas del año dentro del mundo experimental. El sonido directo y visceral de la banda, en donde la potencia y energía son los cimientos base de este “relámpago” sonoro, transforman a Blixt en uno de los power trío instrumentales más decidores que ha dado a luz la música de avanzada en los últimos años.
 
Ilse Farías A.-

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado