Se encuentra usted aquí

Love Me Tender

Love Me Tender

Love Me Tender

Viernes 28 Junio, 2013
2013. Tzadik
 
Desde que se formó a principios de los 80, el power trío de improvisación experimental, integrado por Fred Frith, Bill Laswell y Charles Hayward, tan sólo ha lanzado cinco discos. El impactante debut “Killing Time” de 1981 y -después de un largo receso y de la salida del baterista original Fred Maher- “Funny Valentine” de 1998 y los en vivo, “Meltdown” de 2001, “Lonely Heart” de 2007 y este, “Love Me Tender” de 2013.  
 
A diferencia de los trabajos en vivo anteriores, que registraban una actuación específica de la agrupación, en este caso, se trata de una recopilación de capturas en directo, grabadas de la gira europea que el grupo efectuó en 1999 y de su más reciente reunión en 2008. Como dice acertadamente la web de Tzadik, nos topamos con un “documento esencial, de uno de los más incendiarios tríos de rock de la historia de la música”.
 
Con Fred Frith en la guitarra eléctrica, Bill Laswell en el bajo y Charles Hayward en la batería, la melódica y la voz, el álbum se caracteriza por las salvajes improvisaciones, que van desde lo más introspectivo (“North Reaches to the Ankle”), a momentos de furia y caos disonante. Ese el caso, por ejemplo, de “Shadow The Omitted”, en la cual las secciones de guitarra-bajo-batería, son complementadas con las vocalizaciones dementes de Hayward.
 
Lo mismo sucede con la apertura “Bright Blue”. En este tema, es el mismo percusionista, quien suma el sonido de la melódica, a la guitarra desfachatada de Frith y al bajo atmosférico de Laswell. También hay secciones más volátiles, en improvisaciones como “Do In The Prison” y “Rosey Good Shook”, en la que Laswell, utilizando distintos efectos, exhibe su reconocido gusto por la música dub. 
 
La guitarra de Frith es siempre aventurada y utiliza diversos recursos, para generar su particular visión en las seis cuerdas: ruidoso, exótico y, en todo momento, sorprendente. Para qué hablar de la precisión e ingenio de Hayward en la batería.  Las piezas más crudas del disco, se suceden con urgencia. Entre ellas, “In Search of the Nervous System”, es uno de los puntos altos.
 
Sin embargo, tracks más ambientales, como “Between Roof and Bird”, sirven de contrapunto a las improvisaciones más viscerales, como “Shoe Often Repeated” o a piezas oscuras, casi terroríficas, como “Chapter Amber”. También nos topamos con largos viajes improvisatorios. Entre ellos, los ocho minutos de “Madness In Medicine”, son un claro ejemplo de la actitud abierta de la banda, en pro de descubrir hallazgos sonoros. 
 
Existe una comunicación telepática e interacción instrumental, que sólo pueden lograr estos tres grandes de la música contemporánea. Un disco interesante, que sigue sumando en la obra de un grupo que, desde 1998 no registra material en estudio, demostrando que es un ensamble, que está interesado en la composición instantánea, como método de creación.
 
Estén atentos a una extensa entrevista que publicaremos, prontamente, con Charles Hayward.
 
 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado