Se encuentra usted aquí

Faust

Faust

Faust

Jueves 30 Junio, 2011
1971. Polydor
 
Faust es tal vez la banda más extravagante y multicolor del krautrock: su material mayormente consiste en pastiches de diversas ideas musicales (psicodelia, jazz, rock duro, pasajes acústicos, ambientes floydianos): tales pastiches están armados con una falsa sensación de caos que sirve para crear un estilo abiertamente desarticulado, humorístico y "esquizofrénico". Entre los diversos ornamentos sonoros que salpican de intensidad a los temas de su disco debut encontramos notas sostenidas distorsionadas de guitarra y órgano, recitaciones, cánticos burlones (algunos de ellos pseudo-operáticos), conversaciones, emisiones radiofónicas, aparte de mil y un efectos electrónicos producidos directamente por la consola de sonido. La crudeza con que se manejan varios de los compases y los sonidos de guitarras, órgano y sintetizador pueden recordar al oyente a otros actos germanos como Can y Agitation Free, pero ciertamente el sentido del humor surrealista y absurdo (a lo Zappa o Henry Cow) sale a relucir de modo evidente e implacable.
 
La solvencia técnica y versatilidad de los músicos es la principal razón por la cual estos pastiches musicales funcionan: Rudolf Sosna se encarga de las guitarras y teclados, compartiendo estos con Hans Joachim Irmler (mayormente a cargo del órgano) y el saxofonista Gunther Wusthoff (quien toca algo de sintetizador); Jean Herve Peron toca bajo, trompeta y guitarras adicionales; por último, Zappi Deirmaier se encarga de la batería y percusiones diversas. Dado que los temas que componen este disco son extensos (entre 8 y 16 minutos y medio de duración), cada uno de ellos deja un campo abierto para la diversidad. Algunos momentos notorios son: los recurrentes efectos de guitarra slide y sintetizador, y los breves sampleos de temas de The Beatles y The Rolling Stones en 'Why Don't You Eat Carrots?'; las relajadas cortinas de órgano en la sección final de 'Meadow Meal'; la sección de guitarra acústica y recitación con la que concluye 'Miss Fortune', tras haber pasado por una serie de ruidos estrambóticos en piano y órgano.
 
En suma, un disco bastante interesante, tan complejo como divertido, que puede para algunos ciertamente llevar un tiempo (o nunca) para disfrutarlo, pero una vez que se comienza a hacerlo, uno queda cautivado para siempre. Ciertamente, con su humorismo dadaista, rayando a veces con la ambientación de un circo absurdo, Faust logró crear un mundo propio dentro del contexto del krautrock. 
 
César Mendoza

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Artículos Recuento vanguardia 2017 Recuento vanguardia 2017: los sonidos de la tribu 4 meses 4 semanas
Novedades Discos vanguardia 2017 Los mejores discos de vanguardia del primer semestre 10 meses 6 días
Discos Faust Fresh Air 11 meses 1 semana
Novedades Rock alemán Escogen los mejores nombres del rock progresivo alemán 12 meses 4 días
Novedades Faust Tres momentos de Faust en Rebelión Sónica 11 1 año 3 días