Se encuentra usted aquí

Patriot

Patriot

Patriot

Jueves 10 Septiembre, 2009
2009. Counter Records
 
Cougar es una banda estadounidense, autodefinida como “rock de emergencia”, debido a la urgencia emocional que sus integrantes plasman en la música, la cual está pensada como una válvula de escape en respuesta a los tiempos actuales. Si nos referimos en términos musicales cotidianos, su propuesta sonora se mueve por los caminos del post-rock con matices de indie y electrónica.  
 
Oriundos de Wisconsin, este quinteto formado el año 2003, está compuesto por los guitarristas Trent Johnson, Dan Venne y Aaron Sleator, este último también a cargo del  sintetizador y laptop; Davis Henzie-Skogen en batería, percusión y beats y Todd Hill en bajo. Su debut discográfico “Law”, lanzado el año 2006, fue mezclado por John McEntire de Tortoise, recibiendo una buena acogida por parte del medio especializado.
 
Este 2009 la banda presenta su segundo disco titulado “Patriot”. En líneas generales es un trabajo que mezcla sonidos potentes de guitarras distorsionadas y técnicos pasajes baterísticos, con  momentos de suavidad formados por arpegios y sintetizador, ambas propuestas acompañadas por sonidos de electrónica. La música resultante sugiere dos cuadros que están en constante convivencia: por un lado, la era tecnológica y digital que vivimos hoy en día, versus, la evocación de paisajes naturales y contemplativos. 
 
En la revisión del disco, nos encontramos desde un primer momento con dos excelentes cortes. En “Stay Famous”, la banda pone en el tapete los dotes característicos mencionados anteriormente, entregando una composición potente matizada con momentos suaves. Destaca un eficaz riff, el que más tarde es reemplazado por reposados arpegios de guitarra y sutiles adornos sonoros. En “Florida Logic” los beats electrónicos abundan en la parte más enérgica del corte, contrastando luego con sonidos más dispersos y volátiles. 
 
El lisérgico comienzo de “Pelourinho” mezcla distintos sonidos orgánicos junto a una guitarra que por momentos suena como arpa, con un toque celestial que recuerda uno de los cortes más íntimos de Björk. Varías melodías se van contraponiendo suavemente para crear una atmosfera delicada, donde en vestigios de sonidos electrónicos se van enlazando enérgicos ritmos de batucada brasileña. Su resultado sonoro evoca la imagen de un contemplativo y relajado paseo por las calles coloniales de Salvador de Bahía, el cual a medida que va cayendo la noche se va empapando del festivo y cadencioso ritmo de Brasil.
 
Una breve dosis de empuje y poderío llega con “Thundersnow” con redobles agitados, guitarras punzantes y distorsionadas, como una gélida masa de aire fresco. En “Endings”, la fusión de texturas electrónicas y el emotivo y entretenido trabajo melódico, logran complementarse exquisitamente en uno de los grandes cortes del álbum. Su explícita electrónica de sonidos orgánicos, secuencias y melodías sintetizadas son trabajadas sutil y  emocionalmente las cuales de a poco se van volcando hacia un caudal mucho más visceral e intenso.
 
Las últimas piezas del disco tienen, en general, una mirada mucho más reflexiva y reposada que los cortes anteriores; son como un lento caminar por una tarde que pasa por distintos momentos hasta llegar a su ocaso. El recogimiento de “This Is An Affidavit” aporta uno de los momentos más introspectivos del álbum, con melodías emotivas matizadas por una suave percusión que no rompen ni interfieren la atmosfera creada.  
 
El comienzo de “Appomattox”, trae un ritmo mucho más dinámico que el anterior, con inclusión de electrónica leve en un comienzo,  para después pasar a sonidos sintetizados más densos. Una vez llegado el clímax el corte explota y reposa en un paisaje de quietud. “Dante vs Armada”, muestra el último vestigio de energía, utilizando nuevamente una prendida percusión brasileña. En contraste, la emotividad y belleza de “Absaroka”, muestra un paso relajado y una elegante pincelada de colores cálidos, combinados con suaves sonidos de cuerdas y vientos.   
 
Personalmente Cougar y su disco “Patriot”, han significado un grato descubrimiento. La propuesta sonora de cuadros contemplativos y cálidos, el exquisito trabajo de texturas creadas por las guitarras, en donde las melodías independientes son la tónica, combinándose y armando un delicado y volátil contrapunto, son sin duda uno de los grandes aciertos de la banda. Sin dejar de lado los intensos momentos de energía y rock que llegan para remover el piso, con increíbles baterías dotadas de tecnicismo, dosis de intensos beats y guitarras más directas. Sin duda una excelente banda de nuestro días, que además promete un buen futuro. Una banda para tener en cuenta y prestarle atención.
 
Ilse Farías A.

Tags: 

COMENTARIOS