Se encuentra usted aquí

Drawing Restraint 9

Drawing Restraint 9

Drawing Restraint 9

Viernes 11 Noviembre, 2005
2005. One Little Indian Us
 
“Drawing Restraint 9” es el último trabajo de Björk y se trata del soundtrack  para el film del mismo nombre del director Matthew Barney. La película está ambientada a bordo de un barco ballenero y fue grabada en la bahía de Nagasaki, Japón, y tanto Björk como Barney actúan en ella. Esta no es la primera vez que la islandesa incursiona en el mundo de las bandas sonoras, ya que antes, lo había hecho con el disco “Selmasongs” para la película de Lars Von Traer, “Dancer in the Dark”, en la cual actúa como protagonista, en un papel que le llevó a obtener el premio como Mejor Actriz en el Festival de Cannes del año 2000. 
 
El soundtrack está compuesto por once variados tracks, la mayoría instrumentales, todos arreglos y composiciones de Björk. La música tiene una gran influencia de la cultura japonesa, con sonidos propios de la tradición nipona, como la incorporación del instrumento de viento llamado Sho, el que se puede escuchar en gran parte del disco. También consta de instrumentos como arpa, celesta, clavecín, arreglos vocales, sonidos programados, entre otros.
 
El viaje musical de “Drawing Restraint 9” se inicia con “Gratitude”, un melancólico tema,  que comienza con un delicado sonido de arpa, al que luego de una breve introducción, se le suma la voz de Will Oldham, a través de una sentida interpretación de la letra de una carta verídica que un ciudadano japonés envía a un general en 1946, agradeciéndole por levantar la moratoria en pesca de ballenas; participa también un conmovedor coro de niños los que le dan un aire celestial, pero sin duda, es el arpa a cargo de la talentosa Zeena Parkins,  lo que le da una belleza especial a la pieza, reflejando en su sonido sinceridad, pasión y emotividad. En pocas palabras, simplemente hermoso. “Pearl”, el siguiente corte, es un collage sonoro de susurros, suspiros y jadeos loopeados, acompañados por el instrumento japonés Sho, interpretado por Mayumi Miyata; este track me trae a la mente  “Pleasure Is All Mine” del disco “Medúlla”, el que también usa como recurso respiración y jadeos. 
 
“Ambergris March” es una encantadora composición instrumental para clavecín, glockenspiel y una base programada, que transmite de principio a fin una sensación  pura y cristalina. Le sigue “Bath”, el primer tema donde aparece la voz de Björk, en una composición discreta y algo misteriosa, que tiene un  piano que apenas se hace notar, con notas que suenan delicadamente y que acompañan de vez en cuando el apasionante canto de la islandesa.
 
“Hunter Vessel” es una imponente pieza instrumental con arreglos para instrumentos de viento como trombón, trompeta y oboe. A medida que va llegando el final se  tranquiliza poco a poco, hasta terminar con un hipnotizante teclado. Le sigue la también  instrumental “Shimenawa”, solo para arpa y sho, pero mucho más relajado que el anterior, con sonidos anestésicos pero volátiles a la vez. Luego, “Vessel Shimenawa”, que es una continuación de “Hunter Vessel”, sigue con la misma tónica del anterior.
 
La voz de Björk vuelve en “Storm”, con sonidos propios de una tormenta, viento, lluvia y relámpagos, además de sonidos electrónicos. El noveno track, “Holographic Entrypoint”, es sin duda lo más difícil de asimilar del disco, son cerca de diez minutos de una voz masculina cantando en japonés, mezclada con lamentos y gruñidos acompañados por una percusión, en una especie de martilleo, personalmente desesperante y tenso. Para este corte Björk incorpora elementos del Teatro Noh, arte  dramático que tiene su origen en Japón, y que en pocas palabras, se trata de una forma de expresión que mezcla el drama con la danza y la música.
 
“Cetacea” es una tranquilizante composición en la que se vuelve a escuchar la voz de  Björk, adornada por el sutil sonido de la celesta, haciendo una melodía que se repite durante todo el tema. El disco termina sólo con  el sonido del sho en “Antartic Return”, el que sin duda tiene carácter de final.
  
A mi juicio “Drawing Restraint  9” tiene momentos maravillosos.  En algunas partes recuerda al disco “Medúlla” en cuanto a su desarrollo vocal, pero por otros, te sorprende y te obliga a jugar con la imaginación. Sin duda otro gran trabajo de una de las artistas más completas de nuestros días, aunque en este álbum, su voz deja con gusto a poco.  
 
Ilse Farías

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Björk Björk vuelve a componer 3 semanas 4 días
Videos Björk Black Lake 2 meses 3 semanas
Videos Björk Stonemilker 3 meses 1 día
Novedades Björk Especial de Björk en Rebelión Sónica 2 5 meses 2 semanas
Novedades Björk Björk revela su primer video 2015 5 meses 3 semanas