Se encuentra usted aquí

Isam

Isam

Isam

Jueves 29 Septiembre, 2011
2011. Ninja Tune

Tras cuatro años desde su último trabajo, el destacado e influyente músico de la electrónica, Amon Tobin, regresó con su nuevo proyecto, “Isam”. A pesar de que, en líneas generales, sigue los pasos musicales y técnicos de su antecesor “Foley Room” de 2007, el disco trae consigo un interesante complemento visual, que marca una nueva innovación del brasileño, en el campo de la electrónica y la performance en vivo. 

“Isam” fue gestada en la mente de Tobin, como una obra que se nutre de distintos elementos artísticos, plasmados en una potente y completa labor audiovisual. Por un lado, cuenta con la colaboración de la artista Tessa Farmer, quien realizó una instalación de esculturas, llamada “Control Over Nature”,  creada a partir de trozos de material orgánico como raíces, huesos, insectos y animales muertos. Estas creaciones, logran captar, a la perfección, las temáticas del disco: la privación sensorial, situaciones de desorientación y la mecanización de los elementos naturales. 

El propio Tobin, haciendo referencia al trabajo en conjunto con la artista, relata: “los dos estamos reorganizando y aumentando los elementos naturales, para hacer algo imaginado, pero tangible. Ambos estamos explorando nuevos usos para materiales familiares, o en el caso de Tessa, criaturas familiares”. La instalación fue montada y expuesta en galerías de Londres y París, y es presentada además, en un libro de edición limitada que contiene el registro fotográfico de las esculturas y la instalación. Muestra de aquello, es la mismísima portada del disco. 

Por otra parte, la puesta en escena llama en demasía la atención. Ésta consta de una asombrosa estructura gigante, fabricada de cubos de pantallas led, creadas en base a proyecciones 3D, sincronizadas con la música a tiempo real y controlados mediante un software.  Al centro de toda esta instalación, en una cabina simulando una nave espacial, está ubicado Amon Tobin, quien dirige desde ahí la surrealista presentación en vivo. 

Sin duda, que este trabajo, recuerda la imponente estructura de “The Wall” de Pink Floyd, -por supuesto guardando las proporciones-, combinado con la tecnología del “Live: Beside You in Time” de Nine Inch Nails. En este sentido, el show de “Isam” llega a un nivel superior, transformándose en una experiencia visual única, que marca un nuevo concepto de proyección multimedia.

Al igual que en “Foley Room”, Tobin se encarga de registrar minuciosamente cada uno de los sonidos utilizados, la mayoría tomados de elementos cotidianos, tales como el crujido de una silla, el sutil choque de dos ampolletas, la voz de su propio hijo, instrumentos de cuerdas, entre otros. Cada uno de ellos, son procesados con el Haken Continuum Fingerboard, una consola midi, que fusiona el funcionamiento de un teclado, con el de un controlador de cinta, que  transforma y muta cada uno de los sonidos originales, hasta convertirlos en fuentes totalmente nuevas.  

La infinidad de sonidos ocupados en cada una de las piezas, hacen que estas sean especiales y únicas. Además, todas presentan una historia diferente con un principio, desarrollo, un clímax y desenlace. “Journeyman”, la encargada de abrir el disco, trae sigilosos sonidos que comienzan a interactuar de a poco, una base hipnótica y un trance latente. Según Tobin, este corte representa la imagen de una gran máquina antigua, que vuelve a su funcionamiento luego de varios años de desuso, encontrándose fuera de su época, rodeada de elementos totalmente nuevos. Un contraste entre lo antiguo y lo futurista.

Un aire destructivo y demoledor llega con “Goto 10”, imponiendo casi un exterminio, mientras “Surge”, es un corte más sencillo en relación a su cantidad de sonidos, que reposa las intensidades, pero no los ánimos, manteniéndose en la misma oscuridad de los cortes anteriores. “Lost and Found” propone un espacio mucho más tranquilo y etéreo, con sonidos más suaves y menos estridentes, entre ellos un volátil coro. “Wooden Toy” muestra uno de los personajes ficticios incluidos en el álbum, representado por la voz del mismo Tobin cambiada de género, la cual hace de hilo conductor del corte.

“Mass & Spring”, está basada en instrumentos de cuerdas, que son tratados, hasta convertirse en una masa sonora totalmente irreconocible y extraña. La mutación es tal, que cuesta apreciar e imaginarse el sonido real, convirtiéndose uno de los momentos más ácidos del disco. Esta última, se contrapone a  “Calculate”, que muestra una ventana mucho más melódica y melancólica. 

En “Kitty Cat”, vuelve a aparecer el segundo personaje ficticio, que es nuevamente una mujer pero, esta vez, dentro de un contexto de canción popular. “Bedtime Stories” comienza con el dulce y apacible sonido de cuna,  que, de a poco, se transforma y oscurece. Entre su desarrollo, surge el alterado grito y llanto del hijo de Tobin. En “Dropped From The Sky”, el brasileño mezcla todas las técnicas empleadas a lo largo del álbum y reconoce en su composición, una fusión de influencias que pasan por Tom Waits, The Beatles y Frank Zappa. 

En líneas generales, la música que compone “Isam”, tiene una estética que se sumerge, constantemente, en laberintos oscuros y densos, con algunos momentos luminosos de por medio. Un trabajo altamente inquietante y cerebral, que contiene tantos detalles sonoros, que necesita ser escuchado con atención. 
En “Isam” podemos encontrar, incluso, referencias en el innovador trabajo “Kontakte” del pionero de la música electrónica, Karlheinz Stockhausen.  

La evolución que ha tenido el brasileño a lo largo de su carrera, lo convierten,  claramente, en uno de los personajes mas relevantes e innovadores de la electrónica de nuestros días. Un género, tan amplio y popular que exige, continuamente, de la reinvención y originalidad, como elementos principales para mantenerse activo dentro del circuito. En este sentido, Amon Tobin, ha sabido caminar en completa sincronización con las nuevas tecnologías.

Ilse Farías A.-

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Discos Amon Tobin Foley Room 9 años 11 meses