Se encuentra usted aquí

Semper Femina

Semper Femina

Semper Femina

Jueves 06 Abril, 2017

2017. More Alarming

Con "Mala madre", Camila Moreno quiso, entre otras cosas, hacerle justicia al misterio femenino. Durante el show que dio en el Teatro Oriente, de pronta edición en DVD, habló entre canciones sobre el tiempo en el que se quemaba a mujeres acusándolas de brujas y los vestigios de esa época que aún quedan en la sociedad. Por una pista similar corre la cantautora inglesa Laura Marling con su disco "Semper Femina", que ya desde su título se ocupa de resignificar un insulto tal como lo hizo Moreno. La afrenta en cuestión es famosa y data del siglo I antes de Cristo. Fue escrita por el poeta romano Virgilio en su epopeya "La Eneida" y dice así en latín: "varium et mutabile semper, femina", o sea, "volátil y caprichosa siempre, la mujer". Dos milenios después, Marling reivindica lo que es ser "siempre la mujer" en un álbum que abarca un amplio espectro de asuntos de género, pero nunca habla desde la generalización. Al contrario, el concepto "Semper Femina" es algo sumamente personal para ella, una especie de lema que incluso lleva tatuado con tinta roja en su muslo izquierdo.

Alma vieja, Laura Marling alcanza niveles de autoexploración impresionantes. Subraya esa virtud con su costumbre de recurrir a una actoral voz hablada, herramienta de la que se vale en la estremecedora 'Wild Once', donde, entre sublimes arreglos de cuerdas, permite la entrada a su diálogo interno: "alguna vez fui salvaje y no puedo olvidarlo". Insondable, la profundidad de Marling es tal, que cuesta creer que tenga apenas 27 años. Pero conviene recordar que es una veterana: va en su sexto disco. Prolífica, ha editado todo su catálogo en menos de una década. Con "Semper Femina", corrige el rumbo emprendido el 2015 en "Short Movie", una autoproducción de cariz más eléctrico que, pese a ser un gran álbum, no la dejó satisfecha. Ahora vuelve al esquema principalmente acústico de "Once I Was an Eagle", su obra definitiva hasta el momento, editada el 2013 ante el aplauso unánime de la crítica.

Produce Blake Mills (Alabama Shakes, Jesca Hoop, Jim James) y arregla Rob Moose (Arcade Fire, Interpol, Bon Iver), pero ambos están al servicio de la vasta imaginación de una Marling iluminada, digna merecedora de comparaciones con próceres de la canción de autor. Son evocados el Nick Drake de "Bryter Layter", en la exquisitamente orquestada 'The Valley', y la Aimee Mann de "I'm with Stupid", en el sinuoso acercamiento al jazz de la erótica 'Soothing'. Secuenciadas con artesana dedicación para acentuar la continuidad entre ellas, las canciones de "Semper Femina" se nutren de las experiencias de su autora, nacida en Inglaterra, pero afincada entre giras en Estados Unidos. Aunque en ella sobreviven rasgos de lo que alguna vez fue tildado como nu-folk por la prensa británica, su paleta incorpora desnudez country en 'Nouel' y desaseadas guitarras de rock sureño en 'Nothing, Not Nearly', una de tantas cimas creativas dentro de un disco que, sin aspavientos, se instala cómodamente entre lo mejor del año. Laura Marling debería ser un nombre de la casa. Soberbia. 

Andrés Panes

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades QOTSA, The National, St. Vincent y Liam Gallagher entre los mejores discos del 2017 3 semanas 4 días