THE USED

Nuevas canciones, nuevo público

Tras su arrollador paso hace ya largos cinco años, pensar en un sold out como lo vivido en el clásico reducto de San Diego, era apelar a la nostalgia típica de un debut, pues el cuarteto estadounidense The Used, pese a tener un lleno total en Club Chocolate, contaba con una audiencia distinta. Porque a eso de las 21:08, la presencia teen -en la amplía gama- gozó de lo que para muchos era su propio debut.

Uno a uno -el baterista Dan Whitesides, las seis cuerdas a cargo de Quinn Allman, el desplante tras Jeph Howard y su carismático líder Bert McCracken-, el grupo toma por asalto los oídos de los asistentes con 'Put Me Out'. La base de fans fervorosos autodenominados como "The Used Nation", entran en éxtasis tras la imagen de los sobrevivientes vigentes del emocore. 'Take It Away' es nítido en sonido sin sobresaltos ni saturaciones, mostrando cariño con el bis voceado a todo pulmón junto a 'Bird And The Worm'.

"Quiero a todo el público saltando a la cuenta de uno, dos..." y sin terminar el conteo, la orden se ejecuta en 'Listening', hablando en habla hispana tratando de defenderse: "Mi español es muy malo, así que les hablaré en inglés. Es realmente fantástico volver a Chile", con ello, se echó a la asistencia al bolsillo y de inmediato los acordes de la nueva 'Kiss It Goodbye' y 'I Come Alive', siguieron la camada de éxitos inmediatos.

Su frontman, ya con total simpatía con la fanaticada, pregunta "¿quieren escuchar canciones antiguas?", al ser obvia la respuesta, contesta con 'I Caught Fire' e inmortalizando su venida con cámara en mano, lanza 'Taste Of Ink', recibiendo de pasada el primer brassier de la noche. Notable. Impresiona la forma en que la gente versea cada oración en 'All That I've Got' y 'Blue And Yellow', siendo venerados por medio de toda la agrupación a los fervorosos que corean una de las baladas de la noche con la exclamación final "Santiago de Chile es de puta madre, se que son verdaderos hardcore fans".

Tras el circle pit de 'Blood On My Hands', 'Best of Me' y 'Handsome', la banda se toma su tiempo para llenar su ego a raíz de los ensordecedores gritos de vuelta con la dupleta final de 'Maybe Memories' y la astucia gracias a la introducción tras "the best song ¡ever!" 'Smeel Like Teen Spirit' pegadita a la maestra 'Full Box' exactamente a las 22:26.

Puede que no haya sido un set list mejor escogido, sabiendo la buena recepción que tuvo a casa llena en el Teatro Caupolicán. Sin embargo, la excelente recepción -digna de destacar- de los cerca de 500 asistentes logró una buena cosecha en este recambio de audiencia que muchos desearían tener.

Juan Guillermo Carrasco
Fotos: Ignacio Gálvez

 

tags

Contenido Relacionado