TEN YEARS AFTER

Demasiado tarde

Backstage Experience
Miércoles 29 de abril de 2009

Tomaron 40 años para que Ten Years After viniera a nuestro país. Pero las cuatro décadas habrían valido mucho más la pena si el eje de la banda, el guitarrista Alvin Lee, hubiera formado parte de esta travesía a Sudamérica. Lamentablemente, desde el año 2000 la banda no cuenta con el peso de su figura, transformando la propuesta del grupo desde canciones que giraban en torno a su talento a un estilo más “democrático”, donde todos y cada uno de sus miembros tienen la misma importancia.

No es que uno de estos estilos sea mejor que el otro. Pero lo presenciado anoche en Backstage por momentos pasó de ser un show de blues rock y rock clásico a un espectáculo donde Ric Lee, Chick Churchill, Leo Lyons y sobre todo Joe Gooch –el encargado de la pesada tarea de “reemplazar” a Alvin Lee- se dedicaron a hacer extensos solos precisamente para comprobar que la química actual del cuarteto se basa en una verdadera suma de las partes, que no necesariamente pudo haber sido parte del recital en sí, ya que es de amplio conocimiento su histórico background desde los sesenta hasta hoy.

Volviendo al concierto, y particularmente al recinto donde se efectuó, el club Backstage, todo anduvo a las mil maravillas. El renovado local del Patio Bellavista cumplió a cabalidad con la calidad del sonido, y también de la infraestructura, que no solamente cuenta con un espacio mucho más abierto, sino también cuenta con una mayor capacidad que anoche se vio ocupada hasta más no poder.

Ten Years After echó a mano una muy buena lista de canciones, variando desde las canciones de su nuevo disco “Evolution” a sus más apreciados clásicos, jugando muy apropiadamente con el ánimo del público y luciéndose en cada uno de los instrumentos, salvo un poco la voz, que se veía debilitada frente a las versiones originales. Fue así como casi por dos horas se deslizaron por temas como ‘Working on the Road’, ‘Angry Words’ (de su último trabajo) o ‘50,000 Miles Beneath My Brain’, que siempre vieron una respuesta fervorosa y entusiasta del público, pese a un constante clamor de parte de una de las personas por al músico Alvin Lee.

Ya con la audiencia ganada a menos de una hora de show, los Ten Years After agradecieron la gestión para poder traerlos por primera vez a Chile, y anunciaron que tenían muchas ganas de volver quizás a fines de este año o el próximo. Tras cartón, y con la llegada de ‘Love Like a Man’, comenzaron las air guitars entre el respetable y toda una vibra contagiosa que era como traer de vuelta la paz y el amor de los sesenta, al menos en actitud.

Para el final llegó el clásico esperado por todos: ‘I’m Going Home’, intercalada, por supuesto, con ‘Blue Suede Shoes’, pero así también con guiños al rock de los 70 y particularmente a Deep Purple. Sin duda habían cumplido las expectativas, y así lo hicieron saber los 150 asistentes a Backstage, que gritaron por su regreso al escenario que culminó con ‘Choo Choo Mama’, otro gran clásico del conjunto. La satisfacción llenaba el lugar, pero también la duda de que si Alvin Lee hubiera estado aquí, esta habría sido una ocasión mucho más gratificante.

María de los Ángeles Cerda
Fotos: Sebastián Jiménez

Contenido Relacionado