SUI GENERIS

"Más que una época en el tiempo, Sui Generis es una época en el alma de cada uno".

“Más que una época en el tiempo, Sui Generis es una época en el alma de cada uno”.
Velódormo del Estadio Nacional
Miércoles 20 de diciembre de 2000

“Realmente es muy emocionante para mi ver como canciones que hice hace 30 años no pasan de moda. Van de padre a hijo, de abuelo a nieto y eso es lo que más me gusta, que los temas tienen la misma polenta que tenían antes y eso es mucho poder”, declaró el ya mítico Charly García en la conferencia de prensa y esto no podría haber sido más cierto en el hermoso e histórico recital que Sui Generis dio ayer en nuestro país en la pista atlética del Estadio Nacional.

A las 22:30, una hora después de lo anunciado, comenzó el show de Sui Generis con Charly y su cara pintada entera de rojo en los teclados y Nito Mestre con el micrófono cantando: “Tendré los ojos muy lejos, un cigarillo en la boca, el pecho dentro de un hueco...”, las primeras frases del clásico ‘Cuando Ya Me Empiece A Quedar Solo’, que todo el público cantó con nostalgia coreando junto a Mestre, demostrando la veracidad de las palabras de Charly: “Más que ser una época en el tiempo, Sui Generis es una época en el alma de cada uno”. El recital continuó con cuatro temas del nuevo disco de la banda “Sinfonías Para Adolescentes”, donde destacaron las versiones para ‘Úsame un Poquito Más”, adaptación en español del tema de Martín Trade, ‘Take Me For A Little While’, ‘Yo Soy Su Papá’, esta vez cover de Todd Rundgren y su composición ‘Can We Still Be Friends?’y ‘Tu Pueblo También’,  adaptación de ‘Her Town Two’ de los compositores Souther, Taylor y Wachtel. Luego de estos temas Charly y Nito, en una especie de tarima instalada en el medio del público, interpretaron una de las canciones más bellas de la música hecha en nuestro continente: ‘Quizás, Porque’ con su inmensa e inocente melodía y letra...’Quizas porque no soy de la nobleza yo puedo nombrarte mi reina y princesa y darte coronas de papel de cigarillos” y más adelante con la gente enfervorizada...”quizás porque no soy nada de eso es que estás aquí en mi lecho”. Luego Charly advirtiendo que nuevamente volverían a sus nuevos temas y que le importaba un “rábano” si eso gustaba o no, porque esas canciones si eran del agrado de ellos, prosiguió con los excelentes temas de su propia autoría ‘Cuando Te Vayas’ y ‘No es el Fin’.

Terminada las canciones García tomó una guitarra eléctrica y junto a la increíble guitarrista de su Say No More Orchestra, María Gabriela Epumer, tocó el clásico ‘Confesiones de Invierno’ en una versión eléctrica, con un impactante punteo bluesero en el medio, de un Charly cada vez más loco y al cual se le notaban las inmensas ganas de comenzar a rockear. Después de la hermosa frase que cierra la canción “casi siempre muero los Domingos y los Lunes ya me siento bien”, García corrió al escenario y comenzó otro de sus grandes éxitos, “Mr. Jones o Pequeña Semblanza de Una Familia de Tipo Americana”, canción cantada íntegramente por Mestre con el respaldo de toda la banda compuesta por Mariela Chintalo en el saxo y el coro, Diego Dubarry en teclados y percusión, Erika de Salvo en violín, Ulises di Salvo en Cello entre otros. Ya para este momento del recital Charly había pasado por 5 teclados distintos, dos guitarras eléctricas y un bajo Rickenbaker con un sonido profundo, además de ser el jefe y director absoluto de cómo y cuándo debían empezar y finalizar las canciones. A pesar de esto García afirmó en la conferencia con humildad: “Este disco pidió la presencia de Sui Generis y me esforcé bastante no para que parezca, sino para que sea un disco de Sui Generis y eso es lo que es”.

Después de otro tema de factura reciente, la banda interpretó el clásico de “Pequeñas Anécdotas Sobre las Instituciones”, conocido como ‘Casandra’, pero originalmente llamado ‘El Tuerto y Los Ciegos’, con un público entusiasmado que cantaba a coro la genial letra “...la mediocridad para algunos es normal, la locura es poder ver más allá...”. Posteriormente aparecería el primer y único invitado de la noche, el poco carismático Eduardo Gatti, que de todos modos fue aplaudido por la bella interpretación de uno de los temas más populares de la banda ‘Aprendizaje’, canción que dio paso para unos de los puntos altos del concierto con los clásicos ‘Instituciones’, la maravillosa ‘Tango en Segunda’ en donde Charly nos hizo recordar su período más progresivo de la época de La Máquina de Hacer Pájaros, con su delgada figura rodeada de teclados, la excelente ‘Pequeñas Delicias de la Vida Cotidiana’ y la pieza maestra ‘Tribulaciones, Lamento y Ocaso de un Tonto Rey Imaginario o No’, y su majestuoso final “Yo era el Rey de este lugar tenía cien capas de seda fina, si quieren verme atrás del sol estoy desnudo...bailando a través de las colinas...bailando a través de las colinas...bailando a través de las colinas...”.

Pasado el fervor de está impresionante parte del recital, Sui Generis volvió a sus temas de “Sinfonías Para Adolescentes”, ‘Todos Van a News Café’ y los covers traducidos como ‘Ten Pena’ de D.Covay y R.Miller y ‘Aquí Sin Tu Amor’ de Gene Clarck. El próximo elegido fue el bello clásico ‘Amigo Vuelve a Casa Pronto’ que fue matizado con los nuevos temas, también sobre la amistad, ‘Aguante la Amistad’ y ‘El Chico y Yo’. Después vinieron otras composiciones de “Sinfonías...”, ‘Me Tiré Por Vos’, aludiendo a la vez que se tiró del séptimo piso de un edificio hacia una pileta y no le sucedió nada, la hermosa ‘Monoblock’, uno de los puntos altos de este nuevo disco y ‘Espejos’, que según el mismo Charly, fue la primera canción que compuso en su vida y que quiso incluir en este álbum. Nuevamente la alegría se apoderó del recinto cuando Nito y Charly interpretaron ‘Bienvenidos al Tren’, la inocente ‘Canción Para Mi Muerte’, quizás una de las más populares de toda la carrera de Sui Generis y ‘Botas Locas’ o ‘Yo Formé Parte de un Ejército Loco’ con la subversiva frase para la época en que fue escrita: "...Yo formé parte de un ejército loco, tenía 20 años y el pelo muy corto, pero parece que hubo una confusión por que ellos creían que el loco era yo”. En esta canción Charly, absolutamente descontrolado tomó su guitarra eléctrica y comenzó con un largo solo, lleno de ruidos y gestos obscenos y en donde incluso Mestre se fue del escenario para dejar libres las locuras del maestro. Cuando García por fin terminó la canción, llamó a Nito y tocaron ‘Cuando Comenzamos a Nacer’, otro de sus grandes clásicos y su simple y a la vez terrible lírica que todo el público canto: “...y descubrís que amor es más que una noche y juntos ver amanecer. Poco a poco vos te conformás, si nos es amor es tuya igual y vos le das lo que te pida, pero si te ofrecen el final dirás igual me he de quedar...”.  

Para ir cerrando el recital vinieron los temas que no podían faltar: ‘Rasguñas Las Piedras’ y la bailable versión de ‘Necesito’, para cerrar con el primer y pegajoso sencillo de este nuevo álbum, ‘El Día Que Apagaron la Luz’. Al final todos se despidieron y para no fomentar la efervescencia de la gente, se prendieron las luces inmediatamente y la voz de Lennon en ‘Come Together’ anunció que la jornada de 3 horas de música había terminado.

Qué más puedo decir, la gran emoción de escuchar los temas antiguos de la banda ha sido un privilegio histórico para todos los que amamos las canciones llenas de poesía y belleza y que no tuvimos la oportunidad de escucharlas en vivo en los 70. Gracias Sui Generis, porque como dijo Charly en una parte del show: “Este recital es para ustedes”. Gracias nuevamente.

Héctor Aravena
Fotografías por Patricio Scacchi.

Contenido Relacionado