SOUNDGARDEN

Pasado, presente, futuro
SOUNDGARDEN

Domingo 30 de marzo de 2014
Claro Stage, Lollapalooza Chile

 


Para muchos era el número más esperado de la cuarta versión de Lollapalooza Chile. Si bien Cornell había aterrizado en nuestro país tres veces antes, entregando soberbios shows en cada oportunidad, la posibilidad de verlo junto a Kim Thayil y Ben Shepherd, colegas en gran medida responsables de su fama, era una de las ofertas más sabrosas del festival. Las expectativas fueron superadas y la banda justificó su bien ganada reputación con una presentación que fue lo que prometía y que generó lo que pocos son capaces de transmitir: la sensación de estar en un gran concierto de rock.

Un setlist cargado a la celebración de los veinte años de “Superunkwnonwn” que incluyó los éxitos fundamentales (‘Black Hole Sun’, ‘Spoonman’, ‘Jesus Christ Pose’, ‘Blow Up the Outside World’) pero  también fue generoso en elecciones menos obvias (‘Searching with my Good Eye Closed’, ‘Beyond the Wheel’, ‘Flower’), fue potenciado por un sonido nítido que aunque debió tener más presencia del bajo, permitió apreciar los atributos de cada uno de los intérpretes sobre el escenario: Chris Cornell, un gran frontman que no eclipsa a sus compañeros de banda, poseedor de una voz que ha madurado pero que aún mantiene un registro sorprendentemente amplio (doloroso contraste con la performance de Anthony Kiedis la noche anterior), Kim Thayil, luciendo la marca registrada de sus riffs y sus exóticas sonoridades, y Ben Shepherd, sentando un piso de acción con sus gruesas líneas de bajo y su sombría personalidad. La gran duda: ¿cómo se pararía Soundgarden en escena sin Matt Cameron, motor y parte fundamental de su robusto sonido? Su reemplazante, el viejo conocido Matt Chamberlain, estuvo a la altura de las circunstancias y excedió los pronósticos, conservando la solidez de las canciones pero agregando agilidad, técnica y un groove del que a veces el cuarteto carece. Un baterista de bajo perfil pero de clase mundial que demostró un completo dominio del catálogo de la banda y que por momentos hizo olvidar la ausencia de Matt Cameron.

El final del show estuvo marcado por los problemas técnicos de Ben Shepherd, quien acusaba problemas con sus monitores y ofuscado acabó lanzando su bajo por sobre los amplificadores durante ‘Slaves and Bulldozers’, pero el traspié no fue suficiente para empañar el cierre perfecto de un festival al que a ratos le faltaron guitarras y actitud.

La primera presentación de Soundgarden en Chile deja una grata sensación y permite ilusionarse con el momento actual de la banda. Esta reunión no se siente como una oda a la nostalgia (Faith No More) o un intento forzado de revitalizar un cuerpo cansado (Stone Temple Pilots), sino que proyecta a una banda que se erige con la jerarquía que da la historia pero una proyección al futuro que rara vez se ve en un grupo que ha estado inactivo por más de una década. Las nuevas canciones recogen el legado y la vigencia que mantiene su repertorio clásico confirma que la banda fue una de las más adelantadas de su generación. Con semejante estado de salud el futuro es prometedor.


01.    Searching With My Good Eye Closed
02.    Spoonman
03.    Let Me Drown
04.    Rowing
05.    Black Hole Sun
06.    Jesus Christ Pose
07.    Outshined
08.    Beyond the Wheel
09.    Taree
10.    My Wave
11.    The Day I Tried to Live
12.    Been Away Too Long
13.    Blow Up the Outside World
14.    Fell on Black Days
15.    Superunknown
16.    Pretty Noose
17.    Burden in My Hand
18.    Rusty Cage

19.    Like Suicide
20.    Flower
21.    Slaves & Bulldozers


Álvaro Rojas
Fotos: Julián Pacheco