RED HOT CHILI PEPPERS

Primando el oficio

Sábado 29 de marzo de 2014
Lollapalooza Chile. Claro Stage



El plato de fondo para la primera jornada de Lollapalooza Chile 2014 prometía, como en sus anteriores ediciones, ser un broche de oro para una sucesión de estilos musicales constante. Y los pergaminos de Red Hot Chili Peppers podrían augurar un cierre memorable. O todo lo contrario.


Mientras Nine Inch Nails iluminaba y destruía ojos y oídos con su potente concierto, el Claro Stage se llenaba de gente para ver a los nacidos en California. Desde temprano era previsible que la mayoría del público iba por ellos: poleras alusivas a la banda fueron un elemento más entre el gentío. Quizás por eso mismo, al hacer un recuento, el show queda al debe en algunos aspectos.

Y no porque la banda estuviera ausente de canciones. Anthony Kiedis y compañía elaboraron un set que, pese a lo escueto, no escatimó éxitos, condición aprovechada y disfrutada por un enfervorizado marco de seguidores: la tríada inicial, integrada por ‘Can’t Stop’, ‘Dani California’ y ‘Otherside’ fueron coreadas sin parar, demostrando que dichos tracks se han erigido desde hace tiempo como himnos dentro del catálogo de los estadounidense.

La inclusión de ‘I Like Dirt’ aclaró una vez que “Californication” (1999) está repleto de joyas, más allá de los singles, y la concesión al público llegó de la mano de ‘Wet Sand’, corte que en las semanas previas había sido pedido por fans a través de las redes sociales, acción que llevó a la banda a tenerla en el set, como expresó Flea. La confianza por “I’m with You”, su más reciente esfuerzo de estudio, cada vez se fortalece más, ahí estuvieron ‘Factory of Faith’, ‘The Adventures of Rain Dance Maggie’ y ‘Ethiopia’ para atestiguarlo.

La banda, como se sabe, es una máquina basada en la improvisación. Varios minutos dentro del espectáculo sirvieron para ver en acción a los músicos, introduciendo canciones en base a instrumentales y guiños a colegas como Jane’s Addiction o Parliament fueron parte esencial. Quizás es en esos detalles en que se comprende la presencia de Josh Klinghoffer en la guitarra. Aún muy resistido por los fanáticos –que no olvidan a John Frusciante-, se ha sabido afirmar más en su puesto precisamente gracias a esos momentos y al grado de confianza que ha logrado con el bajista. Le pese a quien le pese, eso prima para el conjunto.

‘Under the Bridge’. ‘Californication’, ‘By the Way’, ‘Around the World’ y ‘Give it Away’ fueron los éxitos guardados para el final, extasiando al respetable, mostrando un genuino afecto que fue recíproco: Flea, como siempre, entregando los mensajes; Anthony Kiedis, casi siempre preocupado de su performance, también se dio tiempo para agradecer y ofrecer gestos de agradecimiento; el bueno de Chad Smith con una sonrisa de oreja a oreja era el marco ideal para el cierre. Sin embargo, es pertinente no dejar pasar un detalle: el deficiente sonido que rodeó a gran parte del concierto.

Frente a lo citado anteriormente, se pueden aludir a muchos factores, no es la primera vez que ocurre en Lollapalooza –Foo Figthers, el 2012, fue un claro ejemplo-, así como también al hecho de que los Red Hot Chili Peppers nunca han tenido un show redondo en cuanto al sonido en nuestro país –Estación Mapocho (1999), Pista Atlética del Estadio Nacional (2002) y Estadio Monumental (2011) son verdades conocidas-, pero es en esos instantes cuando aparece el oficio, que el cuarteto posee de sobra, y las canciones que permiten sacar la pega adelante y admitir que, a pesar de todo, lo de ayer fue un triunfo más en la carrera de los estadounidenses.

01. Can't Stop
02. Dani California
03. Otherside
04. Factory of Faith
05. Snow ((Hey Oh))
06. The Adventures of Rain Dance Maggie
07. I Like Dirt
08. Wet Sand
09. She's Only 18
10. Under the Bridge
11. Ethiopia
12. Californication
13. By the Way
14. Around the World
15. Give it Away


Jean Parraguez
Fotos: Paulo Reyes

 

Contenido Relacionado