POSSESSED en Chile

Cátedra de Padre
POSSESSED en Chile

Sábado 17 de Agosto de 2013 - Club Kamasú

 

Hace un buen rato que Chile se ha transformado en una buena plataforma para todo tipo de conciertos, lo que por un lado es bueno, ya que es muy variada la posibilidad de ver a todo tipo de grupos y por otro es malo para el bolsillo de las audiencias, ya que se vienen concierto tras concierto, dejando endeudados a muchos y a otros sin dinero. ¿Pero qué más da?, lo mejor es que con esta fórmula hemos tenido la posibilidad de presenciar en menos de dos meses varios conciertos del lado, quizás, más brutal de la música: Annihilator, Cannibal Corpse, Krisiun y cómo no, la increíble leyenda del metal Possessed, quienes a pura demencia destruyeron más de un cráneo en el Club Kmasu.

 

Luego de la presentación de los porteños Miserycore, era el turno de Jeff Becerra y los músicos que siguen dando vida a esta notoria leyenda, quiénes a eso de las nueve y cuarto aproximadamente dieron comienzo a una jornada más de brutalidad, pasión y, por supuesto, música en ese más que preciso lugar de destrucción masiva. Luego de echar leña a la hoguera con el tema ‘Heretic’, todo siguió de manera avasalladora con ‘The Eyes of Horror’. En ese momento, y a pocos minutos de comenzado el potente show que se vendría más adelante, ya se sentía esa nostalgia en el aire, nostalgia de los años dorados del Metal, por allá en los años ochenta, cuando recién comenzaba todo esto, cuando no había tanta tecnología, cuando todo era de alguna forma más artesanal. Además se lograba apreciar el cariño y respeto por parte del público, de todas las edades, cuyos coros se escucharon más fuertes que la propia banda en varios momentos de esta verdadera cátedra de Death Metal entregada por los californianos. Claramente se veía a Jeff Becerra emocionado, sonriente y agradecido por estar de vuelta en este lejano país. Dice el nombre del siguiente tema, ‘Beyond the Gates’, uno de los emblemas de esta banda, y de nuevo comienza el interminable mosh, que fue prácticamente la tónica de principio a fin en el concierto.

 

Si bien el sonido no fue del todo perfecto, y mejoró casi al final de la jornada, todo fue realmente una cátedra desde que aparecieron en el escenario hasta que se fueron. Todo fue recuerdos y legado. Sonaron temas de antaño del propio y característico sello Possessed, emblemas como: ‘Seven Churches’, ‘Swing of the Axe’, ‘Satan’s Curse’, ‘Burning Hell’, ‘Fallen Angel’, entre otros, todas canciones que la gente supo apreciar y disfrutar, ya fuera mosheando o mirando tranquilo, tomando notas, sacando fotos o simplemente cerrando los ojos y escuchando lo que este tanque avasallador nos venía a entregar.

 

Todo prosiguió con un Jeff a cada momento más sonriente, quien además de decir a cada momento “una más”, se dio el tiempo de presentar a sus músicos en la tranquilidad de esa turba que gritaba y pedía más: “Emilio Márquez - Batería”, “Daniel Gonzales – Guitarra”, “Kelly Mclahugin” y la más reciente adquisición, “Robert Cardenas – Bajo”, quién en algunas ocasiones hizo uso de su español para dirigirse al público.

 

Si bien el sonido (obviamente una de las cosas más importantes al momento de presenciar algo en vivo) no fue de lo mejor, debido a los acoples de los instrumentos y micrófono, una guitarra que en algunas ocasiones se escuchaba más que la otra, lo importante aquí es haber tenido la oportunidad de poder presenciar el show de esta leyenda, el poder haberlo visto en escena una vez más, tal cual como sucedió el año 2007. Muchos reclamarán por el precio de la entrada y que el show no fue de su gusto, lo que es absolutamente subjetivo, sin embargo, y como leí alguna vez, el Metal es más que algo perfecto o lindo, es una forma de ver y concebir el mundo, y humildemente creo yo que a muchos -chicos y grandes- de los que asistieron, este show se les quedará impregnado en la retina por mucho tiempo y lo atesorarán como uno más de los recuerdos que este increíble mundo de la música te puede entregar.

   

Luego, cuando todo se había acabado y la gente ya se preparaba para salir del recinto, Jeff Becerra vuelve a gritar preguntando “¿una más?”, y comienzan a ejecutar ‘March to Die’, grata sorpresa para los que aún no se iban… y para los que se iban, tuvieron que volver rápidamente para ver el tema que nos regalaba esta banda. Con esto queda demostrado que este no es -como lo catalogarían algunos medios tradicionales o gente que no le interesa la música- un show bizarro o raro, es la clara demostración de lo que hace la verdadera pasión y que siempre se puede, sin importar la forma, sin importar quien esté por delante, sin importar nada, Jeff Becerra estará ahí en el escenario cantando y entregándonos esa increíble energía que demostró en este concierto y que, por lo demás, ha demostrado desde que le dio vida a Possessed por allá en la locura de los años ‘80.

 

Julián Inostroza

Fotos: Julián Pacheco

tags

Contenido Relacionado