Overkill: una rueda moledora

Potente y calurosa jornada de thrash en el Teatro Teletón

01 de febrero - Teatro Teletón
Santiago - Chile

Tras una espera considerable, el emblema del thrash de New Jersey llamado Overkill finalmente regresaba a Chile. Liderando una nueva y larga jornada, el reencuentro con su público nacional estaría marcado por el calor y las ansias de sus fans por volver a recibir el siempre potente ataque del quinteto, además de vibrar con sus acompañantes del día. Desde Melipilla, Disaster dio inicio a la sofocante jornada de manera puntual. Su thrash con sonido y actitud clásica fue bien recibido por un Teatro Teletón que lentamente se llenaba, pero que mostró respeto y vibró con el crédito local. Sus letras en español incluso fueron coreadas por más de un presente, como es el caso de ‘Motosierra del Infierno’, quizás su corte más conocido. Más allá de un sonido que poco les acompañó, demostraron que la fuerza de los exponentes nacionales del acelerado género sigue más que vigente, además de dejar en claro su reconocimiento dentro de la escena under.

DSC_9579.jpg

Los argentinos de A.N.I.M.A.L., en medio de su gira por Chile, llegaron con esa fuerza latina que tanto los caracteriza. Un muy animado Andrés Giménez en la voz principal y guitarra dio el vamos a una presentación dedicada al pueblo Mapuche con cercanía hacia su público. Esta vez, hubo un sonido a la altura tanto de la banda como del popular recinto, todos disfrutando alrededor de 50 minutos de show. No solo Giménez fue quien más energía derrochó sino que también su bajista y vocalista ocasional Cristian Lapolla, moviéndose este por el escenario mientras atacaba sus seis cuerdas. Siendo incluso de un estilo no tan acorde al thrash que primó en la jornada, el público reaccionó de buena manera a canciones como ‘Solo por Ser Indios’, que inició su show, ‘El Nuevo Camino del Hombre’, ‘Familia (Es la Oportunidad)’, o ‘Revolución’. Destacable fue el espíritu combativo y de unión entre nuestros pueblos al que se apeló tantas veces, haciendo un llamado a no perder lo nuestro nunca y a manteneros firmes en estos tiempos. Incluso hubo tiempo para recordar los tiempos de nuestro Alfredo Lewín en ese gran espacio llamado Headbangers’ Ball de MTV.

Chile tiene una importante relación con A.N.I.M.A.L., al haber sido la oportunidad para los argentinos de abrir un show tan importante como el de Slayer en mayo de 2017. Destacando la unión entre Latinoamérica, la manera en que somos capaces de resistir en estos tiempos y el respeto recibido incluso al no ser tan cercanos al estilo principal del show, los argentinos se despidieron con el cover de Body Count ‘Cop Killer’ a las poco queridas fuerzas policiales, recibiendo la ovación correspondiente y celebrada por uno de los mosh más considerables dentro de su presentación.

Overkill era una de esas bandas que ya se extrañaban por estos lados. A casi nueve años de su debut en el mismo recinto y poco más de siete de su última presentación, un regreso era algo que hacía mucha falta. No por nada al momento de iniciar con ‘Green, Mean, Killing Machine’, del reciente “The Grinding Wheel” (2017) el recinto estaba ocupado prácticamente en su totalidad. La banda, como siempre, se muestra potente y con esa garra que implica ser parte de una máquina del género, especialmente el eterno frontman Bobby ‘Blitz’ Ellsworth, inquieto dentro del centro del escenario. Sin embargo, hubo algo de saturación en el sonido por parte de la batería, mientras que tanto los instrumentos como la voz tenían una alta claridad. De todas formas, las sólidas líneas de bajo del fundador D.D. Verni y los solos de Dave Linsk eran muy fáciles de captar, incluso con los problemas que, afortunadamente, fueron bajando y dándose en menor medida.

‘Rotten to the Core’ siguió con la ardiente presentación, siendo el primer momento alto de la noche al desatar mas entusiasmo de los presentes. ‘Electric Rattlesnake’, posiblemente un clásico de la última década, y el himno ‘Hello From the Gutter’ fueron los temas que siguieron cultivando una jornada más inclinada hacia la agresión del thrash. Bobby se vio más  cómodo ante tan buena recepción, dirigiéndose a nosotros, incitándonos a gritar tan fuerte como se pudiera. El frontman destacó también que se trataba de la primera vez en Chile del baterista Jason Bittner, recibiendo una bienvenida acorde a la brutalidad que nos demostró tras su instrumento.

La presentación fue directa y sin mayores rodeos. Si bien es muy difícil encapsular en una hora y 20 minutos casi 40 años de trayectoria, los de New Jersey se las arreglaron para mostrar tanto sus clásicos como el material más reciente, dejando en claro su vigencia como un estandarte del thrash. Incluso mostrando lo que será “The Wings of War”, su próximo álbum a lanzarse este mes, con ‘Head of a Pin’, el más reciente single. Los momentos más disfrutados fueron, obviamente, clásicos de la talla de ‘In Union We Stand’, ‘Wrecking Crew’, o la dupla de apertura del emblemático “Horrorscope” compuesta por ‘Coma’ e ‘Infectious’. Momentos de la nueva década llegaron con ‘Goddamn Trouble’ y ‘Ironbound’, siendo esta última, la que cerró la primera parte del set de los estadounidenses antes de pasar a lo que sería el encore.

DSC_9758-1.jpg

En cuanto al apartado técnico, lo más resaltado del escenario fue un enorme telón con arte relacionado al álbum “The Grinding Wheel”, el último a la fecha. Solo eso bastó en cuanto a producción, ya que, con una banda tan motivada, era innecesaria tanta parafernalia. Sin embargo, el sonido fue un punto ante el cual varios pudimos quedar disconformes. Potencia y claridad no faltaron, pero varios acoples y la ausencia de la guitarra de Derek ‘The Skull’ Tailer durante ‘Wrecking Crew’ jugaron muy en contra dentro de un aspecto tan importante y donde Overkill posee una tan buena reputación, no por nada se recuerda tanto sus shows pasados en la capital. ¿Influyó en la respuesta del público? Para nada, al haber ovación y locura dentro de la cancha del céntrico teatro en cada instante, destacando lo vivido con ‘Elimination’, el corte más popular del quinteto. La misma tónica reinó con ‘Fuck You’, original de The Subhumans, intercalada con ‘Sonic Reducer’ de Dead Boys.

El show de Overkill fue acelerado, potente y muy preciso, aunque quizás muy acotado. ¿Qué pasó con ‘Hammerhead’, tocada la noche antes en Buenos Aires? ¿Dónde quedó la infaltable ‘Old School’? Más de algún presente quedó con esas dudas mientras se nos indicaba que todo había llegado a su fin, pero difícilmente hubo un mayor sentimiento de que no fue suficiente. De todas formas, para una espera tan larga, estuvo dentro de lo que podíamos esperar, al no caracterizarse la banda por presentaciones tan extensas y que cubran el total de su discografía. La banda pasó por encima de nosotros como una rueda moledora, haciéndole honor a trabajos referentes al tema, y cumplió con lo que tanto se nos prometió. Solo queda esperar que no tengan que pasar tantos años para recibir otra vez a un nombre tan querido por estos lados.

Luciano González
Fotos: Sergio Mella

Galería Asociada
tags

Contenido Relacionado