Oh’laville - Tequendama: Más certeza que sorpresa

Reporte de dos de las bandas más rockeras del Festival Centro

Jueves 31 de enero de 2019 
Fundación Gilberto Álzate Avendaño 

Por décimo año el Festival Centro brindó su heterogéneo componente artístico y académico en el corazón de la capital. Por cinco días tanto la Fundación Gilberto Álzate como el Bronx Creativo y el Teatro Jorge Eliécer Gaitán sirvieron como epicentro cultural. El género rock por fortuna continúa ocupando varios de los escenarios mencionados. Nombres como los de 1280 Almas, Ship, Tequendama u Oh’laville estuvieron allí. Estas dos últimas agrupaciones fueron protagonistas en la segunda jornada con sendos espectáculos dignos de comentar. 

Oh’laville subió al escenario del Auditorio sobre las 4:00 p.m. Por asuntos de acceso al recinto nos perdimos su primer tema, sin embargo cuando pudimos contemplar a este cuarteto en primer fila despachaban ‘Planetas’, uno de los temas especiales incluidos en su álbum “Anaranjado”. La voz de Mateo París tiene un color especial, y cuando se le exige realmente rockea, llegando a sacudir el lugar. 

Los bogotanos construyen un repertorio sensible a partir del empalme entre sus guitarras y la centelleante base rítmica transformándose en algo vibrante. Hay carácter acústico al que se le suma electricidad en su justa medida, haciendo de los temas una experiencia envolvente. ‘Gigantes’ y ‘Magia negra’ son buenos ejemplos de ello. Mejor aún fue la conexión que se estableció entre la banda y las personas presentes en el auditorio, estirando el final del tema ‘Navegantes’ con una especie de mantra vocal. 

Captura de pantalla 2019-02-05 a la(s) 6.20.26 p.m..png

Una de las composiciones recientes que deseaba atestiguar en vivo es ‘No ha muerto el sol’, dado que es una de las piezas claves de lo que será su tercer disco, por el momento sin título ni fecha definida de lanzamiento. La participación del guitarrista Andrés Toro tiene vértigo, pasa de dar color a las primeras estrofas a explotar en pura distorsión durante el coro, con todo el músculo vocal de París y un quiebre instrumental que refleja el ADN alternativo de Oh’laville. 

Con poco discurso entre temas y poco tiempo para darlo, la banda cerró su sesión con ‘Llévame’ y ‘Cielo’, otro par de destacadas en el disco “Anaranjado”. Al final París se despidió anunciando una lapso de seis meses para su próximo concierto. Oh’laville suponemos ultimará los detalles para la salida de su siguiente disco y entonces se pondrá a rodar nuevamente. Lo cierto es que su música tiene un enfoque especial, se percibe madura pero no por ello escapa a la actualidad. Las esperanzas están volcadas sobre el inminente lanzamiento. 

Una vez fuera del Auditorio acudimos al denominado Muelle donde el novel cuarteto capitalino Tequendama nos mostraría la cara. Su propuesta empezó a ser conocida solo hasta finales del año anterior cuando los videos líricos para los temas ‘Prende’ y ‘Magma’ tuvieron cierta exposición. A pesar del corto tiempo de rodaje sus miembros llevan unos buenos años dedicados al arduo negocio del rock local. Encontramos a Amos Piñeros, otrora vocalista de Ultrágeno y Catedral, acompañado por Alejandro Duque (Aterciopelados, Burning Caravan) en la batería y Jota García (Ciegossordomudos) en el bajo. 

Captura de pantalla 2019-02-05 a la(s) 6.21.20 p.m..png

Tequendama expresa rock visceral revestido de atmosferas electrónicas. Sin la presencia de un guitarrista el grupo usa como pivote a Camilo Zuñiga (Zyderal) en los sintetizadores. Su aporte de beats funciona como matiz de la pesada base rítmica que arman Duque y García. En esta fusión se explaya Piñeros con sus mensajes de corte social, críticos y por momentos indescifrables mientras ejerce un particular baile sobre el escenario. 

Junto a los temas anteriormente citados Tequendama interpretó ‘Es así’, ‘Laberinto’, ‘Forástero’ y ‘Duro con ellos’ mientras la tarde se desvanecía. La reacción de la gente fue muy positiva, con muchos aún sin tener en claro de qué iba la banda, pronto encontraron que las frenéticas melodías eran merecedoras de ser bailadas con desparpajo. 

Tanto Oh’laville como Tequendama mostraron su calibre. El abrebocas a lo que puedan lanzar este año fue pleno. 

Alejandro Bonilla Carvajal 
Fotografías:
Mauricio González  

Galería Asociada

Contenido Relacionado