MOGWAI

Una nueva era para la electricidad
Sábado 22 de noviembre de 2014, Primavera Fauna
 
Solo con el símbolo del nuevo disco “Rave Tapes” como telón de fondo, el quinteto escocés Mogwai, se presentó por tercera vez en nuestro país, esta vez en el contexto del Festival Primavera Fauna. Aunque los comentarios de mucha gente hacían alusión a lo complicado que era manejar el sonido debido al viento característico en el lugar, la banda europea demostró sapiencia y categoría a la hora de controlar las intensidades, los volúmenes y los detalles sonoros, yendo desde ambientes calmos a tormentas de sonido de alto impacto.     
 
El show de los escoceses se basó esencialmente en piezas ambientales y nostálgicas. Hasta las composiciones más ruidísticas estaban en un contexto melódico melancólico, como por ejemplo, la impresionante versión de “Mogwai Fear Satan”, uno de los puntos muy altos del concierto. Música sin urgencia. A estas alturas, Mogwai no necesita apurarse. Se toma con tranquilidad sus dinámicas y crescendos instrumentales, cuidando cada detalle. Cada sonido se escuchaba fuerte y claro mientras oscurecía el día. 
 
Mogwai le ha dado un nuevo significado a la utilización de la electricidad en el contexto del arte musical. Así al menos lo corroboró ayer. La electricidad por sí misma es neutra, funcional a la sociedad, pero en el caso del quinteto de Glasgow, se empina como una potente arma de desarrollo estético. Una nueva era para la evolución del ruido o, mejor aún, para el control de esa nueva energía, que no supera los 100 años de uso masivo, llamada electricidad.  
 
El show comenzó con puntualidad a las 20:45 horas, con la interpretación de
“Heard About You Last Night” de “Rave Tapes”. Una pieza especial para abrir el show, pues de inmediato marcó el tono triste y bucólico que cruzó gran parte de la performance. Con “Rano Pano” del anterior álbum “Hardcore Will Never Die, But You Will”, Mogwai demostró cómo es capaz de re-inventar su sonido, sin perder su esencia minimalista. De hecho, lo ritmos certeros y muy fuertes de la batería, fueron los protagonistas no solo en este tema, sino que en gran parte de la presentación.   
 
“How to Be a Werewolf” y “I'm Jim Morrison, I'm Dead” de “Hardcore Will Never Die, But You Will” y “The Hawk Is Howling”, respectivamente, mantuvieron en alto la calidad del concierto y fueron la antesala para la sección de clásicos: La flemática “ExCowboy” el recién re-editado “Come on Die Young”, “Hunted by a Freak” de “Happy Songs for Happy People”, con la voz procesada de Barry Burns, conservaron el tono melancólico que cruzó el show. 
 
Sin embargo, el clímax de la jornada estuvo a cargo de una ejecución de alta carga emotiva de “Mogwai Fear Satan”, clásico del disco debut del grupo, “Young Team” (1997). Sin duda fue la pieza central del recital: sonidos y melodías que llenaban el espacio sin apuros, se iban conjugando en un ambiente épico. Claro, una épica del ruido que llegó a su máximo esplendor en la sección media, cuando de pronto explotó la banda en toda su expresión, con un estallido de furia noise, que dejó atónitos a cada uno de los auditores. Una experiencia demoledora, una nuevas exhibición de que las posibilidades de la electricidad –o del control de ella- en la música son infinitas. 
 
Pasado el estruendo, “Auto Rock” de “Mr.Beast” fue precisa para bajar las revoluciones. Una pieza más tradicional, quintaescencia del Mogwai más melancólico. Sentimiento que siguió creciendo con “2 Rights Make 1 Wrong” de un disco esencial como lo es “Rock Action” de 2001. Ya finalizando el show, la novedosa exploración de rock electrónico de  “Remurdered” del nuevo trabajo y “We're No Here” de “Mr.Beast”, con los efectos de las guitarras sin apagar por largo rato tras la salida de los músicos del escenario, finalizaron una performance potente, aguda y con descomunales dosis de energía eléctrica.
 
Héctor Aravena A.-
Fotos: Magdiel Molina.-
tags

Contenido Relacionado