LENNY KRAVITZ

En vivo desde Badalona, España

Pavelló Olimpic de Badalona
08 de Julio 2008

Con un aire de misticismo llega esta nueva gira mundial de Lenny Kravitz, "Love Revolution 2008". Tras pasar por BBK Live festival en Bilbao y el "Rock en Rio" de Madrid, el músico recaló en el pabellón de Badalona. A pesar de la cantidad de festivales y conciertos, Lenny tiene un publico fiel, y así lo demostraron las ocho mil personas que abarrotaron el recinto deportivo.

La mezcla de humo y luces creó una enorme expectativa por ver al ídolo, quien emergió de esa cortina invisible con los endemoniados acordes de "Bring It", para seguir con el single "Always on the Run" de su aclamado "Mama Said". Las revoluciones no bajaron con "Dig In", secundado por su alma gemela en guitarra, Craig Ross. La caldera baja su intensidad con "Fields of Joy" para dejar el camino abierto al sonido Motown de su primer éxito "It Ain't Over 'Til is Over", con su reconocido falsete que pone a corear a medio estadio. La intensidad del concierto no para con la funky "Dancin Till Dawn" en el que Kravitz se marca una coreografía al son del bajista, que enloquece a las mujeres en gritos de histeria.

"Love, Love, Love" nos devuelve la marcha en este viaje musical predicando que lo único que necesitamos es amor. "Be" nos lleva en el tiempo a su primera época con rastas, mientras que "Stillness of Heart" mantiene viva la llama de los medios tiempos de las baladas. Sentado junto a un enorme piano de cola transparente, llega otro momento de romanticismo, "I'll Be Waiting", que se extendió por diez minutos junto a un eterno solo de Craig Ross que finalmente selló la canción. La pegadiza "Where are we Running" retoma el tono rockero para provocar el delirio con la versión de "American Woman" tema escrito originalmente por la banda The Guess Who. Las pantallas se llenan de colores y siluetas de chicas con banderas yanquis de fondo.

Metemos freno y nos ponemos a volar con "Fly Away" directo al espacio exterior de un solo coro que se fusiona en una sola voz.  La religiosa "Let Love Rule", canción rescatada del mismo disco nos predica su discurso actual. Lenny baja a las primeras filas en un baño de masas con su público. A capella y batiendo palmas, Lenny cantó posteriormente los coros de "Love Revolution" sentado en su órgano Hammond con ese sonido tan particular.  El final del concierto llega de la mano del zeppeliano "Are You Gonna Go My Way" luciendo la Supersonic V, la característica guitarra de este virtuoso multiinstrumentista neoyorkino. Para el final, Kravitz impregnó la locura colectiva alzando las manos en un karaoke universal, despidiéndose con un claro mensaje de paz. Pero hay que recordar que aunque Lenny predique el amor, no hay que cruzarse por su camino, pues te podría arrollar con ese poente sonido de pop, soul, influencias zeppelianas y tintes funkies.

Texto y fotos: Marcelo González

Contenido Relacionado