Juan Carlos Baglietto y Jairo: “Los poetas no se rinden jamás”

Una sociedad artística fraternal y reflexiva

Teatro Oriente, 28 de octubre de 2018. 

“Los poetas no se rinden jamás”: de las frases mencionadas en la tertulia de Juan Carlos Baglietto y Jairo, ésta fue la que mejor puede sintetizar la velada. Porque el concierto que ambos brindaron anoche en Santiago, bautizado “Historias con voz”, fue más que sólo un show musical: en efecto, creo que el concepto “tertulia” es el más adecuado para definir este sobrio espectáculo en que fue posible apreciar la riqueza musical e intelectual de dos de los artistas argentinos más importantes de las últimas décadas. 

En esta ocasión, la propuesta de Baglietto y Jairo está focalizada en sus raíces fundamentales: entonces, descartemos la posibilidad de escuchar canciones como ‘Era en Abril’ o ‘Nuestro amor será un himno’ (dos de sus mayores éxitos en nuestro país, respectivamente): no, ahora es momento de regresar a los orígenes, para escuchar y apreciar chacareras, zambas y, evidentemente, algunos de los emblemas de sus trayectorias. 

Lo primero que causa impresión es el excelente estado en que ambos conservan sus voces, con interpretaciones llenas de sentimiento, manteniendo una constante interacción con el público, y – uno de los aspectos más representativos – una puesta en escena en que los dos operan como anfitriones, secundados por una banda que integra bajo (eléctrico y acústico), percusión y teclados. ¿Y las guitarras? Eso corre por cuenta de los protagonistas, quienes completan la escena con permanentes relatos anecdóticos, pero también muy emotivos (por ejemplo, cuando hablaron de sus padres, ex ferroviarios).

PET_3552.jpg

En cuanto al repertorio, las elecciones son variadas, pero siempre bajo la premisa de rendir tributo a poetas, más allá del sentido etimológico del concepto: de esta forma, fue posible escuchar obras como ‘Para La Libertad’ (de Miguel Hernández, con música de Joan Manuel Serrat), el ‘Autorretrato’ de Antonio Machado o ‘Piedra y Camino’ de Atahualpa Yupanqui, como también composiciones de Charly García (con una excelente versión de ‘Rasguña Las Piedras’), “Hispano” Jorge Fandermole – compañero de Baglietto en la época de la trova rosarina – e incluso ‘The Boxer’ de Simon and Garfunkel, con una traducción literal al español. 

Pero los momentos más impactantes del concierto se vivieron con temas que ya forman parte del cancionero popular y vivencial de todos quienes estábamos en la audiencia, como ‘Los Enamorados’, ‘El Valle y el Volcán’ (con una fenomenal performance vocal de los dos), el clásico de Baglietto ‘Salzanitos’ o ‘Tonada del Viejo Amor’ de Falú. 

Han pasado muchos años desde el inicio de sus carreras, pero este espectáculo es la prueba que, tanto Baglietto (o “Juan”, como lo llaman todos) y Jairo han logrado establecer una sociedad artística de gran calidad, fraternal, que los muestra en una etapa reflexiva de la vida, pero sin caer en estrategias efectistas ni transformarse en un auto tributo: aquí encontramos vitalidad y plena vigencia… porque, al parecer, ellos tampoco se rinden, al igual que los poetas. 

Emilio Garrido R. 
Fotos: Peter Haupt H.

Galería Asociada

Contenido Relacionado