H2O en Chile: Estamos aquí

Toby Morse y un cartel de lujo animaron una fiesta excepcional

Martes 25 de septiembre, 2018
Club Blondie

“What happened to the passion?”, canta con fuerzas Toby Morse. “¿Qué pasó con la pasión?” es la pregunta que resuena fuerte en la Blondie y cuya respuesta se puede apreciar en el rostro de decenas de exaltados muchachos y muchachas alucinados en medio de un circle pit que no ha dejado de girar por cerca de una hora.

Una década ha transcurrido desde que H2O volviera a la primera línea del hardcore con “Nothing To Prove”, disco que en su momento revitalizó una carrera que venía alicaída tras siete años de silencio discográfico, y la respuesta del enfervorizado público es una señal contundente de que ese episodio se ha convertido en uno de esos clásicos que resisten el paso del tiempo. Así quedó claro cincuenta minutos antes, cuando ‘1995’ abrió los ruedos y generó un caos que no se detuvo por ningún instante. Los cortes del álbum, cuyo décimo aniversario enmarcó la quinta visita de los neoyorquinos a nuestro país, se sucedían, entremezclados por uno que otro tema de antaño como ‘Eveready’ y ‘Family Tree’. El clásico interludio con fragmentos de ‘Waiting Room’ (Fugazi) es un clásico a estas alturas. Si la respuesta con cada uno de los cortes del “Nothing To Prove”, como ‘Still Here’, ‘Fairwather Friend’ o ‘Unconditional’  era explosiva, esta se amplificaba aún más cuando sonaba alguno de los clásicos noventeros del grupo, como “Faster Than The World” ‘5 Year Plan’, o ‘One Life, One Chance’, esa canción que se ha convertido en un himno del grupo  y que provocó una hemorragia de stages diving de chicos que coreaban ese tema que se ha convertido en una declaración de principios de un grupo que tiene clara sus convicciones.

La energía de Toby Morse es encomiable. El tipo se traslada de un lado a otro de los escenarios haciendo que sus 48 años apenas se evidencien. Su edad sí se nota en cada uno de las acciones con que se desenvuelve en escena y con las que saca a relucir su vasta experiencia para echarse al público al bolsillo sin problema alguno y motivarlos para continuar con una catarsis que parece no tener freno.

Intenta Detenerme Live 1.jpg

Tras ‘Sunday’ y la explosiva ‘Nothing To Prove’, los neoyorquinos se retiran de escena para regresar minutos después y poner los pelos de punta con una emotiva versión acústica de ‘Memory Lane’, y luego enardecer todos los ánimos y provocar un nuevo descontrol con ‘Guilty By Association’. ‘What Happened?’ es el corolario para una intensa noche, donde H2O reafirmó que la devoción que han construido por esos lados se mantiene intacta. Mención especial merece la sólida presentación de las tres bandas chilenas que abrieron la jornada. Intenta Detenerme, con su acelerado hardcore punk, demostró que actualmente son uno de los grupos más sólidos de la movida, en un año particularmente positivo gracias al lanzamiento de su último disco “Niñxs Muertos, Nunca Jamás”. Remission otro de los nombres interesantes del hardcore local, realizó una encendida  actuación, que sirvió para formar parte de su nuevo trabajo, “Enemy of Silence”, aplaudido disco editado este año y que los llevó a girar por Estados Unidos hace unos meses.

Fuerza de Voluntad y un regreso que ahora sí parece definitivo, se transformó en el preámbulo perfecto para el plato fuerte, desatando una energética respuesta de los asistentes con himnos del hardcore santiaguino como ‘Raíces’, ‘Amistad’ o ‘Hardcore No Es Violencia.

Doce años después del debut de H2O en Chile en el Galpón Víctor Jara, los neoyorquinos volvieron a mostrar que son un acto esencial dentro del hardcore punk y que el vínculo con el público chileno permanece fuerte. La pasión sigue aquí.

Por José Pedro Rossel
Fotos: Juan Pablo Maralla

Contenido Relacionado