FRONTERA FESTIVAL 2014

Lento pero seguro
FRONTERA FESTIVAL 2014

Sábado 15 de noviembre de 2014
Club Hípico de Santiago


La realización de la segunda versión del Frontera Festival cargaba con los antecedentes extra musicales de su debut: complicaciones en la organización derivó en atrasos considerables en las presentaciones, accesos que se vieron sobrepasados por la espera alimentaban el recelo. Sin embargo, se notó desde un comienzo que la preparación para este 2014 rindió sus frutos. A pesar que algunos escenarios contaron con pequeños atrasos, el evento se desarrolló con total normalidad, sin imprevistos, con el protagonismo completo de los artistas y la música de esta parte del mundo.

Con Ases Falsos ya en escena, sobre el escenario Transistor, presentando canciones tan vitoreadas como ‘Misterios Del Perú’, ‘Simetría’ y ‘Estudiar Y Trabajar’, se pudo revalidar la eficacia que posee la intensidad de sus shows. En esta ocasión, con un Cristóbal Briceño entre inquieto y extrañamente ensimismado (o inspirado), se expuso parte de su reciente placa ‘Conducción’ (2014), la que además, se encargó de cerrar con ‘Pacífico’, una de las más calurosas presentaciones de este evento.

La mexicana Carla Morrison suspendió su participación a último momento, por lo que el escenario Pacífico empezó sus actividades algo más tarde. Con el sol castigando sin piedad, La Floripondio salió a escena a levantar polvo y una fiesta que siempre queda con gusto a poco, cortesía de éxitos como ‘Vacunaska y ‘Dime Qué Pasa’, la banda del Macha encuentra en estas instancias su hábitat y una conexión natural con el público. Como siempre, imperdible.

El Otro Yo interrumpió dos años de ausencia de nuestro país con una impecable intervención en el Frontera. Volviendo a sus comienzos como trío, la banda comandada por los hermanos Aldana entregó una selección con varias de sus piezas más representativas, como ‘No Me Importa Morir’, ‘La Música’, ‘Alegría’, ‘Me Harté’, ante una parcialidad que, pese a no ser numerosa, aguantó la alta temperatura para acompañar a los trasandinos, dueños de casi treinta años de carrera.

Manuel García, el hombre de las melancólicas cuerdas, hizo un breve recorrido por su ascendente trayectoria, satisfaciendo a sus fieles seguidores, con un setlist imparcial que contuvo un extracto de cada una de sus producciones, de las cuales, dado al asumido favoritismo por el mismo compositor, sobresale ‘María’, desprendido de su último larga duración “Retrato Iluminado”, canción que logra destacar por la atmósfera creada en su ejecución en vivo. Una impecable puesta en escena, adicionada a la protagónica participación de Ángel Parra, más la sorpresiva aparición de los hermanos López de Los Bunkers como invitados especiales, configuraron de aquella, como una tarde llena de matices, ovacionada a rabiar por un marco de público que no había más que aumentar..

Uno de los puntos altos de esta segundo capítulo del Festival Frontera, fue, sin duda alguna, la institución del punk rock trasandino, Attaque 77, demostrando con su oficio adquirido en casi tres décadas de actividad que verlos es una obligación absoluta, ofreciendo calidad, potencia y energía, que evidencian no sólo en sus actuaciones, sino también en la espontánea interacción que mantienen con su fanaticada. Entre drones y marionetas que se confundieron entre el público asistente al escenario Andes, destacaron ‘Espadas Y Serpientes’, dedicada al público que acudió a la primera presentación de la banda en tierras nacionales, por el año 94’, ‘Chicos Y Perros’, ‘Donde Las Águilas Se Atreven’ y ‘No Me Arrepiento De Este Amor’, que en su totalidad fueron coreadas y desataron la efervescencia de los presentes.

Para algunos, Vetusta Morla era una verdadera incógnita. Sobre la Carpa Patagónica, el conjunto demostró por qué en la actualidad es el número más convocante en España, su país natal. Con tres producciones a cuestas, la banda mostró en cuarenta y cinco minutos parte de su propuesta, de influencias que se pueden encontrar en Radiohead, Elbow y otros nombres del rock británico. Ante un marco de compatriotas, el sexteto dejó un buen sabor ante los que no los conocían, prometiendo volver en el corto plazo.

El Frontera Festival fue la plataforma para ver en Chile el regreso de los Aterciopelados, después de un receso de varias temporadas. En horario estelar, Andrea Etcheverri y compañía mostraron por qué han sido uno de los proyectos más interesantes de Colombia. Una fuerte conexión folklórica, además de una incesante búsqueda y lucha por los derechos de la gente y la naturaleza, fueron los ingredientes de la presentación, (que tuvo de invitado a Gepe), acompañando a las canciones, donde las más aplaudidas de ‘Florecita Rockera’, ‘Baracunata’, ‘Cosita Seria’ y ‘Bolero Falaz’.

Divididos, luego de tres años de su última presentación en nuestro país, retornó con la misma potencia y munición de clásicos por la que siempre se ha distinguido. Con piezas como ‘Camaron Bombay’, Ricardo Mollo rememora su primera visita al público chileno al inicio de su carrera con Divididos. Un momento emotivo para la banda es descrito previo a la interpretación del siguiente track, ‘Amapola 66’, y es que fue dedicado a una niña chilena de tres años de edad, Amapola, quien recibió su nombre debido al fanatismo de sus padres por el grupo argento. Éxitos comprobados tienen lugar en este repertorio, tal como sucede con ‘Rasputin (Hey Jude)’, ‘El 38’ y ‘Ala Delta’, que a través de ondas sonoras, transmitieron por todo el sector Andes del Club Hípico, la energía, actitud y destreza de este trío. Los homenajes no estuvieron ausentes, y el primero en figurar fue aquel a Sandro, con ‘Tengo’, continuando ‘El Arriero’, pieza tradicional del folclore trasandino perteneciente a Atahualpa Yupanqui. ‘Next Week’ es otra historia, acá encontramos uno de los tributos más particulares de la convocatoria, y es que evocan a aquella época junto a la extinta agrupación Sumo, finalizando con esta misma, una de las presentaciones más dinámicas y virtuosas del festival.

Mientras el grueso del público se dirigía el Escenario Transistor, para ver a Calle 13 cerrar el evento, hubo una porción de los asistentes que se agruparon en el Pacífico, para ver a 2 Minutos. Y como es costumbre, los argentinos entregaron una cátedra de cómo vivir el punk rock. Sin importar el atraso que tenía dicho proscenio, las canciones representativas salían una y otra vez: ‘Todo Lo Miro’, ‘Valentín Alsina’, ‘Tema de Adrián’, ‘No Me Molesten’ y ‘Piñas Van, Piñas Vienen’ fueron algunos de los temas que desfilaron en el recital, con un Mosca más subido que de costumbre, materializando una previa para el RockOut Fest, donde los trasandinos tienen su presencia asegurada.

De esta segunda versión del Festival Latinoamericano de artes y música, Frontera, se puede afirmar que va camino a la consolidación como la plataforma ideal para la expresión y difusión de la cultura musical chilena, así como también de aquello que tiene su origen al otro lado de la cordillera. Lamentablemente, se mantuvieron algunos inconvenientes organizacionales presentes desde la versión anterior -el horario y el acceso a los servicios de comida y baño-. Ahora, si bien, no existieron problemas de sonido, visualmente se produjeron fallas en un número minoritario de paneles dispuestos a los costados de los escenarios, dejando desprovistas a aquellas personas que por su ubicación no tenían visibilidad directa al stage. Sin embargo, se pueden llegar a cifras positivas. Se destaca el trabajo teatral con marionetas que interrumpían de bonita forma cada espectáculo en el que ingresaban. Y es necesario precisar que, independiente de las condiciones al interior del recinto, cada recital estuvo a la altura de un magno evento.

Jean Parraguez
Carolina Velásquez Nilo
Fotos: Julián Pacheco



 

Contenido Relacionado