Festival Rock al Parque 2018 - Jornada 1: Bloque de decibeles

Sábado 18 de agosto de 2018 
Parque Simón Bolívar – Bogotá 

Es tradición que la primera jornada la gane el metal, principalmente con subgéneros como el thrash y el death marcando la senda. La versión de este año no contó con números tan legendarios como los de los años más recientes, sin embargo al final de la noche el Escenario Plaza se mostró nutrido de metalheads dispuestos a disfrutar una fiesta que les pertenece desde hace décadas. El metal, por mucho se le juzgue, está lejos de desaparecer de la oferta. 

Nombres como los nacionales Masacre o los suecos Dark Tranquillity y Dark Funeral fueron el gran gancho, aunque las emociones partieron desde las 3 de la tarde. El buen comportamiento por fortuna reinó, con el festival también teniendo segundas opciones como su zona de tiendas y restaurantes, espacios ideales para departir cuando no se trata de escuchar las constantes guturales en cada tarima. 

175_7200.jpg

Edición número 24, inaugurada con buen sol y la mejor actitud por parte de quienes ya se asomaban al parque. Los bogotanos The Brainwash Machine abrieron en Plaza brindando más allá de furia, una dotada suma de elementos progresivos, con pasajes inquietantes. Banda joven, no hay que perderle de vista. Vomiscum Lucifer, agrupación procedente de la ciudad de Pasto dio apertura al escenario Eco, el público aunque reducido a esa hora les acompañó con su entusiasmo. Una propuesta oscura y sangrienta hecha por tipos de una ciudad protegida por el intimidante Galeras. Tears of Misery dio inicio en el escenario Lago, un tanto desolado, aún así esta agrupación demostró su potencial y dejó toda su experiencia y energía, demostrando la madurez de una larga trayectoria.

La primera banda internacional en hacer aparición en este festival fue la banda española Angelus Apatrida, una potente muestra de thrash metal, que llegó a nuestro país promocionando su sexta placa titulada “Cabaret de la Guillotine”, un disco que se lanzó durante el primer semestre de este año. Esta presentación se convirtió en una de las más alabadas por el público, además de distinguirse por tener un sonido un tanto distinto al resto del cartel del día, sonidos duros y rápidos se llevaron los aplausos y pogos de lo espectadores.

175_7377.jpg

Ya con un gran numero de asistente y una plaza llena, en tarima hizo aparición Masacre, la leyenda nacional vino a este festival para celebrar sus 30 años de carrera. Los agradecimientos en los intervalos de sus canciones por parte de su líder y vocalista, Alex Okendo fue para todos aquellos que han apoyado a la banda. Los espectadores dieron su respuesta coreando cada momento del repertorio. Madurez, jerarquía y calidad en su gestión hicieron de la aparición de Masacre uno de los puntos altos del día. 

El death metal de la nueva escuela estadounidense hizo presencia en el escenario Lago, como primera muestra con Cattle Decapitation, banda que mostró sus credenciales, una presentación atronadora, con vocales que recorren varios estilos en lo que a guturales refiere. Les precedió Soffocation, los neoyorquinos son garantía de demolición, es parte de la escuela clásica del metal pesado. Adeptos al death metal llenaron el Escenario Bio. 

175_8093.jpg

El cierre de este sábado infernal estuvo a cargo de dos veteranas actos escandinavos. Dark Tranquility, es una banda con una enorme evolución donde belleza y brutalidad van de la mano abriendo caminos. Con una alineación renovada, el grupo se robó las palmas en un ya nutrido escenario Plaza.  Para culminar este implacable cartel apareció Dark Funeral, nombre de alto reconocimiento en el black metal que no decepcionó a sus viejos y nuevos adeptos. 

El primer día trajo la cuota de riffs y gruñidos que muchos ansiaban, un parque dominado por la furia propia del metal. 

Comentarios: Cristián Contreras y Alejandro Bonilla Carvajal 
Fotografías: Khristian Forero 

Contenido Relacionado