Festival Aldea Recoleta 2019: A sol y a sombra

El patio lleno de los personajes precisos necesarios

Sábado 26 de enero, 2018
Arena Recoleta

Treinta y ocho grados marcaban los termómetros en la capital la tarde del sábado. El azote del calentamiento global se hacía sentir sin ningún clamor sobre la capital: Santiago era una caldera. Sin embargo, una nueva versión del Festival Aldea –de los pocos que se llevan a cabo en la capital en tiempo estival– ya estaba agendada y había que hacerle el aguante, sobre todo, porque tenía una cartelera de lujo, cuya curatoría juntó a bandas que vienen posicionando en los últimos años con un trabajo arduo y de gran factura.

Tras las presentaciones de bandas emergentes que habían ganado un concurso previo para formar parte del line up –Antes de Nacer, Jeremy Buttom y Anisas– y cuando el calor comenzaba a amainar un poco, el pop de Yorka refresco a los asistentes que comenzaron a llegar al Arena. El grupo de las hermanas Pastenes vienen de un 2018 muy fructífero, amparado en las buenas críticas de su disco “Humo”, cuyas canciones fueron tímidamente coreadas, incluso ante la insistencia de Daniela que, desde arriba del escenario, esperaba un poco más de movimiento. ‘Todo lo que tengo, ‘Cae’ o ‘Bailamos tanto’ fueron algunas de las canciones que entregó su show. El rock se hizo presente con Franja de Gaza y su propuesta intensa, llena de guiños a la espacialidad floydiana y experimentalidad a lo Radiohead, con un vocalista que está tan compenetrado en su labor dramática que descuida su voz.

Aldea Live 3.jpg

Los tres números finales es de lo mejor que la escena independiente. No hay mucho que decir ya de Kuervos del Sur, quienes han pulido su performance en vivo show tras show, al punto que ya cuentan con una fanaticada que los acompaña a todos lados. Lo de Aldea fue corroborar su calidad, lo bien que se ha afiatado su nuevo bajista y, por supuesto, las ansias de conocer parte de su nuevo trabajo. Por el momento, se disfrutan a saltos canciones como ‘Los cometas’, la hermosa ‘La enredadera’, ‘El árbol del desierto’, ‘Cenizas’ o el mix de temas de su primer disco “Porvenir”, que este año cumple ya una década. La banda de mierda, Como Asesinar a Felipes, le puso algo de sicodelia y groove ya a la noche. Otro show cargado de intensidad, el rap entrecortante de Koala y el beat perfecto de Felipe Metraca, quienes mostraron parte de su repertorio, incluida ‘Disparen’, su último single grabado junto a Chino Moreno de Deftones. Para cerrar, La Brígida Orquesta, la banda revelación del 2018. Por supuesto, el combo rapero mostró parte de su álbum debut “Corte Elegante” con ciertas licencias que se dan en vivo, como cuando Gabo Paillao –pianista y director de la big band– jamea en su Hammond, o los siete bronces, de vez en vez, extienden sus solos de vientos. ‘No hay apuro’, ‘SI te busca’, ‘Querida’, ‘Bla bla bla’ fueron parte del setlist que encantó a la gente que se quedó hasta el final del Aldea.

Con los horarios sincronizados y un sonido que acompañó bien a todas las bandas, Aldea en su edición 2019 solo tuvo al clima de piedra de tope. Ojalá que su próxima versión sea en un parque para mayor comodidad de los asistentes y se conecte más al entorno. Por música, confiamos en una nueva curatoria tan precisa como la de esta edición.

César Tudela
Fotos: Fabián Bernales

Contenido Relacionado