Fates Warning en Chile: teorías de alto vuelo

Finalmente por vez primera en nuestro país

Martes 9 de octubre – Club Subterráneo
Santiago - Chile

Porque que no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague, finalmente y después de largos años de espera, uno de los pilares fundamentales de la trilogía dorada del metal progresivo norteamericano, la banda de Connecticut Fates Warning, por fin pisaba un escenario nacional. El grupo continúa presentando en vivo su último álbum de estudio, el enorme y aclamado “Theories Of Flight” (2016), pero esta noche habría muchísimo más que eso.

Pero antes, la legendaria banda thrasher nacional Nimrod B.C. ya se encontraba sobre el escenario al momento de la acreditación, lamentablemente no pudimos apreciar la actuación de los peruanos Fallen Symmetry quienes dejaron una grata impresión en el poco público que se encontraba en ese momento en el local, por lo que pudimos indagar. Siempre liderados por su guitarrista y fundador Christian Irarrázabal, Nimrod B.C. interpretó temas de su gran y último disco ‘Gods Of War And Chaos” (2017), pero también algunos clásicos de larga data como ‘Night Of The Witches’ y el himno ‘Nimrod’, canciones de puro speed/thrash metal de la vieja escuela en la veta furiosa del Exodus y Testament de los ochentas. Una sólida y compacta actuación de 30 minutos que supuso un gran aperitivo para el publico que seguía llegando al recinto.

fates2.jpg

Con gran puntualidad, a las 21 horas comenzaban a sonar las primeras y melódicas notas de ‘From The Rooftops’, el portento de tema que abre el último disco de estudio de los Warning y desde ese momento en adelante se desató un show realmente intenso que no dio un segundo de respiro ni para la banda ni para el público, compuesto por un séquito de incondicionales conocedores a fondo del material de la banda, coreando cada estrofa y siendo activos participantes del show, algo que impresionó de inmediato al vocalista Ray Alder quien se marcó una actuación de antología. El clásico ‘Life In Still Water’ llevó los niveles de paroxismo a su máxima expresión, dejando en claro que esta noche sería histórica e inolvidable. Con un sonido perfecto en potencia y definición, el bajista Joey Vera se volvió a comer el escenario tal como lo hizo meses atrás en este mismo lugar con Armored Saint, mientras el guitarrista y líder Jim Matheos conducía todo con su impecable interpretación, con sus intrincados acordes y sus finísimos solos que llenaban cada espacio, siempre muy bien arropado por el otro guitarrista Mike Abdow también de gran actuación en sus momentos solistas. Lamentablemente el extraordinario baterista Bobby Jarzombek no pudo ser parte de la gira sudamericana de la banda porque ya tenía agendada un gira con antelación con Sebastian Bach por Estados Unidos, por lo cual su lugar lo ocupa momentáneamente Craig Anderson, baterista de los grupos metalcore Ignite y Crescent Shield. Anderson cumplió de muy buena forma dado la dificultad técnica del material de Fates Warning, pero la ausencia de Jarzombek se notó mayormente en las partes más calmadas donde su sensacional trabajo de platillos y sus figuras con el doble bombo son inigualables.

“Hola Santiagoooo, nos demoramos treinta años en llegar pero finalmente estamos aquí!” vociferó un visiblemente emocionado Ray Alder debido a la aplastante respuesta del público, quienes extasiados por lo que estaba viendo y escuchando, jamás dejaron de alentar y cantar las melodías de la banda y de celebrar el virtuosismo que expele el grupo siempre en función de la canción y jamás como un acto de autoindulgencia, factor que quizás los diferencia de cualquier otra banda de metal progresivo de corte técnico.

El grupo realizó un apretado y acertado repaso de toda su discografía desde el grandioso disco “No Exit” de 1988 (placa con la que debutó Ray Alder en la voz), recorriendo treinta años de música, mientras que el material de sus tres primeros álbumes es interpretado en vivo por Jim Matheos junto al primer vocalista de la banda, John Arch, de hecho ya están trabajando en un nuevo disco del proyecto Arch/Matheos que saldrá bajo etiqueta Metal Blade. Grandes momentos de la noche fue cuando sonaron himnos como ‘A Pleasant Shade Of Gray, Part III’, ‘Seven Stars’, ‘Firefly’ y ‘The Light And Shade Of Things’ fusionando temas de sus dos últimos discos con placas más antiguas. Mención aparte merece la dupleta de “No Exit”, los furiosos temas ‘Silent Cry’ y ‘The Ivory Gates Of Dreams Part VII: Acquiescence’, lo mismo con con la dupleta que nos entregó más material de su celebrado disco “Parallels” (1991), la extensa y cambiante ‘The Eleventh Hour’ y eso jab directo al mentón que es ‘Point Of View’ con el desorbitante bajo del gran Joey Vera. Tras cartón, sin darnos cuenta se habían pasado volando 80 minutos de show, por lo que la banda se retira un par de minutos para tomar aire e hidratarse, con el público deseoso de más música, cantando y coreando el nombre de la banda.

fates1.jpg

Para el bis, el trío de cuerdas se puso al centro del escenario tocando el maravilloso inicio instrumental de ‘Through Different Eyes’, tremenda canción del genial álbum “Perfect Symmetry” de 1989, para rematar la faena con otra interpretación monumental, precisamente con ‘Monument’ extraída del excelente disco “Inside Out” de 1994, cerrando una velada realmente inolvidable con una banda que nos deleitó y extasió con 95 minutos de música a máxima capacidad, y con un Ray Alder estratosférico que en la actualidad está en un gran estado vocal, muy por encima de lo que rinden un Geoff Tate y un James LaBrie, considerando que son todos músicos de la misma generación. Sin duda noches como esta son las que quedan marcadas a fuego en la mente y en el corazón metalero de los fans locales, de hecho ni la propia banda sospechaba que en el país más austral del mundo tuvieran una fanaticada tan eufórica y leal, por lo que prometieron un pronto regreso. ¿Por qué no esta vez juntos con Armored Saint?, aunque eso implique que el bajista de ambas bandas Joey Vera, sea retirado del escenario en camilla, dado su gran despliegue físico sobre las tablas. Soñar es gratis y a veces el destino nos depara maravillosas advertencias como la de esta noche. Lo cierto es que pueden haber bandas de metal progresivo más masivas y exitosas, pero hay algunos placeres en la vida que son sólo para algunos elegidos y los asistentes esta noche y Fates Warning, sin duda forman parte de ese selecto grupo. Un show sencillamente catedrático.

Cristián Pavez
Fotos: Sergio Mella

Galería Asociada

Contenido Relacionado