Enslaved: hielo nórdico en Santiago

Banda ícono del black metal se presentó por primera vez en nuestro país

Jueves 28 de Marzo - Blondie
Santiago - Chile

Dentro del black metal noruego, siempre han existido grandes nombres que no se pueden desconocer como Mayhem, Darkthrone, Immortal, Satyricon o Emperor entre otros, es por aquello, que justificadamente, Enslaved también pertenece en esta especie de salón de la fama nórdico si se puede llamar así. La carrera de los establecidos en Bergen ha sido muy variada, con una evolución superlativa dentro del espectro técnico musical, llevando su propuesta a un estado más progresivo y ecléctico que épico y primitivo como fue en sus comienzos, para bien o para mal, Enslaved ha demostrado con los años que es un compendio en constante desarrollo, vivo y sorprendente. Aún así poseen un estilo propio que con orgullo llegan a Chile -por vez primera- para presentar su mística oscura y gravitante. Enslaved es historia, pasado y presente.

DSC_4728.jpg

Si bien es cierto, ellos anunciaban como su primera vez en Sudamérica, en rigor ya habían llegado al festival Overload Music que se hizo en Brasil en el 2017, de todas formas en Chile debutaron en la ciudad de Temuco el día anterior para luego presentarse este jueves 28 en Santiago y una discoteque Blondie que cerraba una espera por más de 25 años con un público que casi colmó tres cuartas partes del recinto capitalino. Sin bandas teloneras de fondo, el número único y principal era Enslaved, pasada las 21:10 el grupo se hacía presente en el escenario cubierto de una atmósfera pantanosa con algo de humo y plena oscuridad, un telón de fondo con la gráfica de su última placa "E" engalanaban el ambiente. 'Ethica Odini' comenzaba a sonar con la fiereza del norte y la gente ya se sentía gratificada.

El sonido, muy por el contrario como en otras ocasiones, fue bastante claro, sonaba bien de entrada, por lo menos se distinguían todos los instrumentos y eso se mantuvo toda la velada, salvo algunos detalles como los solos del guitarrista Arve Isdal que no se escuchaban tan fuerte o el micrófono como segunda o tercera voz de Ivar Bjørnson que tenía menos potencia que el de Grutle Kjellson, digo tercera voz porque las vocalizaciones limpias estuvieron a cargo -en su mayoría- por el destacado tecladista Håkon Vinje. Desde un comienzo la banda se levantó para presentar sus credenciales musicales, su técnica, su contemplación. Recién casi al tercer tema Grutle saluda a la gente con poca interacción, en ese entonces era el momento de cortes como 'Ruun' y 'The River's Mouth' para después dar paso a lo más clásico de la noche con viejas composiciones de su aclamado "Frost", uno de los discos de cabecera del black metal nórdico que hicieron explotar a los presentes, 'Svarte Vidder' e 'Isöders Dronning' entre otros, justificaban su primera vez en Chile, el épico 'Havenless' hizo cantar a una Blondie que estaba "esclavizada" en el buen sentido de la palabra. Ya para concluir con 'Sacred Horse' de su último trabajo "E".

Indudablemente había algo más, era hora del "encore" con la figura de su baterista Iver Sandøy, quien se lanzó con un solo de batería para agraciar a los presentes, si bien no fue un momento tan técnico, de igual forma el tipo demuestra mucha más onda y soltura, es en ese entonces que entran los demás miembros y Grutle Kjellson como buen frontman comienza a presentarlos uno por uno, llevándose una gran ovación el mítico Ivar Bjørnson, que la gente lo coreaba como "Aivar" (parece que todos ven la serie Vikings) pero su compañero de mil batallas Kjellson, lo presentó como "Ivar". Ya el tiempo había pasado, casi una hora y cuarenta minutos para finalizar su sólida presentación con 'Isa' y la clásica 'Allfǫðr Oðinn' ("All-Father Odin") que fue intensamente celebrada por todos, para sellar una noche especial.

DSC_4838.jpg

Enslaved es una banda madura, llena de oficio, que no necesita una mayor parafernalia que sólo su música y su mística que se impone con un sabor muy particular, se demuestra una cohesión instrumental que desata una bonita hermandad, sobretodo entre sus líderes Bjørnson y Kjellson que con los años han reinventando al grupo a los niveles que ellos desean llegar, quizás más de alguien espera que retomen algún día esa senda más grim y viking de sus primeras composiciones, pero no, Enslaved es una banda viva en constante evolución que todavía tiene mucho que decir. Como nota aparte, se agradece la humilde actitud para bajarse a saludar a sus fans de la primera fila cuando terminó el show. El gusto que quedó en nuestras bocas fue muy agradable, otra deuda saldada con una banda que debía hace años presentarse en Chile, la lista se acorta… ¿Emperor cuándo? Una vez más, desembarcaron, unos entrañables noruegos para congelar Santiago, y en esta época, el frío ya se siente.

Claudio Torres
Fotos: Sergio Mella

Contenido Relacionado