DANZIG

Until you call on the dark... again

Estadio Víctor Jara
Martes 11 de Noviembre

Con 30 minutos de retraso, de acuerdo al cronograma inicial y con un Estadio Víctor Jara sólo al 60% de su capacidad, Danzig pisaba por primera vez escenarios chilenos para saldar aquella vieja deuda, cuando ocho años atrás, nos dejó plantados y sólo la banda llegó a Chile, cancelándose a último minuto su show correspondiente al tour sudamericano del “Danzig 4”.

Sólo cuando Glenn Danzig estuviera arriba del escenario, podríamos creer que ahora sí finalmente veríamos a la leyenda de Misfits. Unos simples telones negros, sin siquiera un logo de la banda, y toda la concurrencia vestida de riguroso negro, le dieron la bienvenida al grupo, que tal como ameritaba la ocasión, también vestía de negro. Con el escenario aún en penumbras y con el sonido de una tortuosa introducción de fondo, los músicos tomaron posesión de las tablas. Junto al estallido de las luces sonaron los primeros acordes de 'Black mass' y Glenn apareció en el escenario con la misma imagen con la que tantas veces lo hemos visto en los videos. No necesitó decir ni media palabra, y sólo con su magnética presencia física, se echó a todo el estadio al bolsillo.

De entrada quedó claro que la comunión entre el público y la agrupación estaría perfectamente sintonizada toda la noche. El sonido era demoledor, bastante bueno y potente, la guitarra de Tommy Victor (que lucía irreconocible sin su característica barba, con varios kilos de más y una pinta más aggro que metal), sonaba aguda y punzante, muy agresiva; lo mismo que la contundente batería de Bevan Davies que sorprendió revelándose como un gran batero. El bajo del gordo Jerry Montano también trituraba los huesos, tocando especialmente para la galería. A pesar que, tal como el propio Glenn lo contó, Davies y Montano sólo llevan 7 meses en la banda y habían hecho sólo unos pocos conciertos, la cohesión fue total, con un inspiradísimo Tommy Victor que realiza la labor como de un maestro de ceremonias, sirviéndole el público a Glenn en bandeja, para que él nos exorcice a todos con su demoníaca puesta en escena.

Al principio del show, Glenn se veía un poquito “apretado” con su garganta, tal vez fue porque la banda no está de gira, sino que vinieron única y exclusivamente a realizar este show en Chile, antes de lanzar su nuevo disco de estudio que está pautado para diciembre. Pero, luego de un par de temas y tras la interpretación de “I luciferi” del último disco, Glenn encontró el punto exacto de su voz y demostró con creces que esa combinación de Elvis y Jim Morrison es letal arriba del escenario… ¡¡¡qué pedazo de frontman es Glenn!!! Con una entrega física y vocal al límite de sus posibilidades, el tipo (y toda la banda) lo dio todo arriba del escenario y aunque hubo que esperarlo ocho años para que finalmente viniera, realmente valía la pena, sobre todo cuando comenzaron a caer los clásicos más retorcidos y demoníacos de la banda como “Twist of cain”, “Do you wear the mark”, “Her black wings”, “How the gods kill” , “Snakes of christ”, “Until you call on the dark” y la aceleradísima “Bringer of death” donde toda la sección instrumental, especialmente el baterista Bevan Davies brillaron a gran, gran altura.

Glenn siempre tuvo una comunicación fluida con el público, mostrándose humilde sobre el escenario cuando daba las gracias, lo que cambiaba diametralmente cuando estaba interpretando algún tema, donde su potencia física y vocal contagiaba a todo el mundo… es imposible ver un show de Danzig estando quieto.

El demoledor final llegó de la mano de “Am I demon” y la esperadísima “Mother”, que no dejó ningún títere con cabeza. No creo que alguien que haya estado en el show haya echado de menos a John Crist, Eire Von, Chuck Biscuits, Joey Castillo o Josh Lazie, los anteriores músicos que pasaron por la banda. Como sea, para el bis fueron ejecutadas “Dirty black summer” y “Long way back from hell” y con estos dos clásicos Glenn terminó de ponernos la lápida encima y se fue definitivamente del escenario, dejándonos a todos en estado de shock.

En resumen, un show intenso, oscuro, poderosísimo. Fue una verdadera fiesta, una fiesta demoníaca y lasciva, y aunque suene contraproducente y fuera de contexto, por Dios ¡¡¡¡cómo la disfrutamos!!!!

Set List:
Black Mass
I Luciferi
Twist of Cain
Do You Wear The Mark
Naked Witch
Her Black Wings
How The Gods Kill
Kiss The Skull
Unspeakable
Lillin
Snakes of Christ
Angel Blake
Until You Call on The Dark
Bringer of Death
Am I Demon
Mother
Bises:
Dirty Black Summer
Long Way Back From Hell

Por: Cristián Pavez
tags

Contenido Relacionado