Bersuit Vergarabat: Eterna celebración

Treinta años “de la cabeza”

Viernes 31 de Agosto, 2018
Club Chocolate

El tiempo no para, nunca muere. Avanza misterioso y desde el silencio, totalmente desapercibido. El tiempo tampoco paró para una de las bandas más importantes de latinoamérica, Bersuit Vergarabat, que en pijama –atuendo ya característico– salieron a celebrar sus 30 años de vida musical en el Club Chocolate, donde los fanáticos saltaron y bailaron las cerca de 23 canciones encargadas de calentar los oídos, encender las gargantas y devorar el tiempo de forma vertiginosa.

‘Huayno 14’ –con un sonido folklórico, una percusión que le da fuerza a las voces y unos riffs que no dejaron indiferente a nadie – y ‘Que hable de vos’ fueron los dos primeros temas en abrir el show. A su vez, ‘Se viene’, ‘Yo tomo’, ‘Morocha’, ‘El Porteño de ley’ y ‘Perro amor explota’, elevaron la temperatura, fueron cantadas como himnos, y entregaron esos aires de juerga y sonidos que se tejieron deliciosamente entre rock, ska y cumbia, donde la última, nos deleitó con un acordeón tan familiar que parecía teclear ligero pero que fue apasionado y tanguero. Por otro lado, el aire circense y teatral que tuvo ‘De Onda’, además de la gran voz de Germán ‘Cóndor’ Sbarbati, Daniel Suárez y Alberto Valenzuela, hace que siempre sea una canción llena de efervescencia  y que no destiñe al oír, a pesar de los años. No obstante, la granada explotó con el riff inicial en manos de Valenzuela en ‘El Tiempo no para’- que se suavizó con una guitarra acústica pero bamboleó con unos teclados y un bajo llenos de impronta-  ‘Sencillamente’ y ‘Negra murguera’, donde pareció que el público, rendido ante los sonidos, las letras que capturan un trozo de vida y las emociones que les provocaba su banda predilecta, se conectó para corear desde lo más turbulento de ellos y ser un solo huracán.

Bersuit Live 2.jpg

En estos 30 años, Bersuit sabe de qué lado de la historia están. Por eso, y consecuentes como siempre lo han sido con la memoria a los Derechos Humanos, la justicia y la incansable lucha por parte de las Abuelas de Plaza de Mayo, apareció ‘Vuelos’, que terminó usando efectos y distorsiones con una mística que conmovió. Luego, una percusión delicada y energética dió inicio a ‘Desconexión sideral’ y más adelante, crítica pero festiva salió ‘El sin cerebro’, dedicada para esos que se paran en las esquinas vestidos de verde. La noche avanzaba agradable, con una audiencia que sabía bien a lo que iban, pero no por ello se quedaron sin sorpresas, pues  ‘Sr. Cobranza’ contó  con la participación de Mariel Mariel, que le entregó aún más arrojo a una canción de protesta que ya a mediados de lo 90’ se cantaba con enfado, y que hasta la actualidad se sigue cantando con la misma sensación.

Finalmente, ‘Me voy’, y los agradecimientos de amor y respeto por parte de sus integrantes, hacían parecer que la joda se acababa, pero ante las peticiones de una fanaticada fervorosa, la banda tocó dos temas que cerraron la primera noche de festejo: ‘La Bolsa’ y  la maravillosa ‘Un Pacto’. Un show redondo, con un público y artistas que conectaron ante la celebración y que continuará con una segunda presentación pero de repertorio distinto, pues si bien tocaron sin respiro un gran número de exitosas canciones, un setlist que abarque 30 años de trabajo sería interminable e inabarcable en una sola noche. A Bersuit Vergarabat, el tiempo les da la razón. Y de sobra.

María José Benítez
Fotos: Juan Pablo Maralla

Galería Asociada

Contenido Relacionado