Batushka y Sinistro en Chile: Liturgia pagana a la carta

Potente debut de ambas bandas en Chile
Batushka y Sinistro en Chile: Liturgia pagana a la carta

23 de Mayo - Centro de Eventos Blondie
Santiago - Chile

Es difícil entender el fenómeno de Batushka. Un proyecto que desde afuera se ve poco convincente y al escucharlo, se vuelve de inmediato en un clásico de la música extrema, con todo lo que ello conlleva: Oscuridad, misticismo y una teatralidad que llega a ser espeluznante. Esto es sólo parte de una nueva ceremonia otorgada por la productora Spider, que se la volvió a jugar trayendo a Chile bandas que jamás habían pisado suelo nacional, como lo es el caso de Batushka y también de los portugueses Sinistro, quienes fueron los encargados de comenzar el ritual.

Con menos de 150 personas al iniciar su presentación, Sinistro dio cátedra de cómo hacer un buen doom metal. Gracias a un potentísimo sonido y una puesta en escena simple pero muy efectiva, lograron cautivar a una discoteque Blondie que se repletó lentamente. Mientras Patricia Andrade, la inquieta vocalista de la banda, danzaba frenéticamente al compás de la pesada música ejecutada por sus secuaces, la gente comenzaba a prender mucho más. Con cortes como 'Lotus' y 'Abismo', el quinteto que viene promocionando su último disco, "Sangue Cassia", lanzado este año, se despide del escenario agradeciendo de manera enorme a sus fans y también a la productora por traerlos a Chile. Gran debut de los lusos en nuestras tierras.



Con un recinto lleno como pocas veces se ve en un calendario cada vez más copado de conciertos, pasadas las 21:30 se volvieron a apagar las luces, para dar paso a una de las liturgias más tétricas y chocantes que han pasado por los ojos de estos más de mil espectadores. Batushka y una entrada majestuosa a un stage decorado al más puro estilo de una iglesia ortodoxa, con candelabros y altar incluidos. El grupo liderado por Христофор se dedicó a tocar su único disco, "Litourgiya" (2015) de forma íntegra. Sin presentación alguna y con ocho personas sobre el estrado, comienzan a ejecutar el disco conceptual que enmarca cada una de las letanías del rito religioso ortodoxo: Purificación, bendición, sabiduría, misericordia, santa entrada, esperanza, verdad y salvación. Con un profesionalismo envidiable y cada uno de sus músicos dedicado exclusivamente a tocar lo que le correspondía, la velada se volvía más oscura a cada instante, mientras Христофор lanzaba agua bendita (quizás más maldita en este caso) al público abarrotado en las primeras filas, quienes sólo atinaron a decir amén a cada palabra "santa" del sacerdote, puesto que Batushka en cirílico, significa exactamente eso.

Acá no hubo espacio para saludos, esto era una misa y así se vivió, sin saltos de parte de los asistentes que sólo levantaban sus puños a cada instante, alabando todas las deidades oscuras y aplaudiendo en los momentos oportunos. Con un sonido que conmovía de lo claro que se escuchaba y con un juego de luces perfecto para la ocasión, Batushka bajó del escenario en menos de una hora, con el mismo misticismo que los ha convertido de por sí en una banda de culto. Quedarán en el misterio sus identidades, más no su talento, puesto que lo vivido esta noche en la Blondie, seguramente dejó a varios perplejos. Tremendo show, como pocos en Chile, que sólo algunos tuvieron la oportunidad de disfrutar pero, tal como se vio, era una apuesta segura de parte de la productora, que sigue sin defraudar a los fans de la música más extrema. Directo a los mejores conciertos de metal en lo que va de este año.

Samuel Víctor Acevedo
Fotos: Ignacio Galvez

Contenido Relacionado