Bajo el influjo de Primus

El descollante y sicodélico show del trío californiano

Jueves 24 de enero, 2018
Teatro Coliseo

Los comentarios a la salida del Teatro Coliseo eran unánimes y categóricos. El show que propuso Primus la noche del jueves en una nueva visita doble al país (hoy se repiten el plato) fue descollante, lisérgico, poderoso; sino el mejor del power trío en suelo nacional. Totalmente compenetrado en la tarea, el comandante Les Claypool y sus soldados Larry LaLonde y Tim Alexander demostraron oficio en todos los flancos, y una cohesión a la altura de legendas epopéyicas como Rush. La vitalidad, virtuosidad y versatilidad que proyectaban desde sus instrumentos, que se iban acoplando en una especie de muralla sonora –interesante e impredecible–, explotaba en una fusión de funk, metal, sicodelia, hard rock e improvisación, sin dejar la aritmética y el groove de lado. Todo, aparte, haciéndolo ver “fácil” ante los ojos de fanáticos que no tardaron en saltar de un lado a otro al ritmo frenético de los inconfundibles slaps de Claypool.

Iniciado con unos minutos de retraso, todo comenzó con los siniestros riffs de ‘Those Damned Blue-Collar Tweekers’, del disco “Sailing The Seas of Cheese” –segundo en su carrera– y el que visitarían constantemente durante el setlist, incluyendo ese himno llamado ‘Jerry Was a Race Car Driver’ casi al final, y que significó uno de los momentos más encendidos en una noche donde la energía (y la temperatura) se mantuvieron a tope, y que bien podría competirle cuerpo a cuerpo en potencia al concierto que a pocos metros se desarrollaba en el centro de Santiago, con Phil Anselmo haciendo revivir a esa bestia del metal llamada Pantera en el Cariola, junto a The Illegals. Una prueba puede ser cuando el excelso bajista comienza con la línea que da la partida a ‘Too Many Puppies’ y explotó todo. Si bien en cancha el sonido se percibía compacto y la voz de Les se perdía y rebotaba, de aquí en más sonó todo tan fuerte que la sensación de intensidad era que estábamos ardiendo en una caldera (la falta de ventilación del teatro ayudó a la percepción). Los detalles de Larry en las cuerdas a veces se perdían, pero por suerte no por completo para contemplar a un guitarrista como pocos, cuyo talento radica en ser tan o más virtuoso que Claypool, pero sin restarle protagonismo a éste; casi misma misión que le toca al incombustible Alexander en la batería, de pulso constante y talento encomiable.

_JPM4597.jpg

Cuando visitaron sus nuevas canciones, fue el momento en donde se comprende la actual actitud y sonoridad con la cual la banda está enfrentando los conciertos. Pantallas de colores, largos pasajes de jam aumentando la duración de los temas, y una performance más contemplativa que histriónica –en el caso de Claypool, el maestro de ceremonia– daban cuenta del Primus de esta época: más cercano a sus influencias progresivas y sicodélicas que la estridencia funk de los 90. ‘The Seven’ y ‘The Storm’ –dos de “The Desaturating Seven”, su último album del 2017– fueron largos pasajes de un rock poderoso y colorido, que supo mezclarse con canciones más antiguas (‘Groundhog’s Day’, ‘Jilly’s On Smack’), pero que mantenían un ritmo instrumental cadencioso y volatil que se quemaban lentamente. Como una aproximación al espíritu de los arreglos del Pink Floyd sesentero. Claypool, con sus efectos de bajo, acrecentaba toda esa densidad lisérgica.

Ya en la segunda parte del show Primus tenía a sus seguidores en otra sintonía, por lo que regalaron algunos clásicos para salir del viaje sicotrópico en el que nos habían envuelto. La pegada explosiva entre ‘Wynona's Big Brown Beaver’, ‘Welcome to This World’ y ‘My Name Is Mud’ no dejo a nadie indiferente, con la banda dando cátedra que pueden seguir sonando con esa misma esponteaneidad de siempre. A estas alturas el sonido había mejorado, por lo que dejó apreciar ‘Southbound Pachyderm’ en toda su intensidad sicodélica y pesada, que fue el perfecto broche de oro de una noche en donde Primus nos invitó a empaparnos de su particular mundo.

César Tudela
Fotos: Juan Pablo Maralla

Contenido Relacionado