Avantasia: El simposio del power metal

Desfile de leyendas en Chile
Avantasia: El simposio del power metal

Miércoles 20 de Abril de 2016
Teatro Caupolicán - Santiago - Chile

Hay cosas que pocos podrán entender. Como por ejemplo, ver entrar a un tal Michael Kiske y sentir una inmensa emoción que te hace retroceder décadas para encontrar los inicios de tu vida musical, saltar cuando un pequeño cantante -que llaman “Tobi”- te lo pide, corear canciones junto a un tipo llamado Eric Martin o sentir admiración por un “vikingo” de nombre Jörn, que desgarra su garganta junto a otros vocalistas que, para gran parte del mundo, son unos completos desconocidos. Pues bien, sólo un amante del Power Metal (y en realidad no son tan pocos) sabrá que esta nueva visita de Avantasia a Chile será uno de los momentos más recordados en la historia del género. Tres horas en que gigantes del estilo se unieron al son de canciones que emocionaron a miles de fanáticos.

Muy temprano los asistentes fueron llegando al recinto de San Diego, vestidos con sus poleras de Kamelot, Angra, Rhapsody, Edguy y otras bandas que fueron producidas por uno de los silenciosos protagonistas de la noche. Ver a Sascha Paeth en vivo es ver al hombre que ha dado forma a un estilo musical, el mismo que tiene a otro silencioso forjador, Miro. Son ellos quienes están detrás del fantástico proyecto del cada vez más legendario Tobias Sammet, el artífice del súper grupo que no sólo reúne a algunos de los músicos más connotados del circuito, sino que también explota lo mejor de cada uno, potencia sus atributos y los organiza, con tanto talento, que logra congeniar un espectáculo de estrellas que brillan como una galaxia sónica.

Desde el inicio (postergado por algunos minutos) los doce artistas en escena sintieron esa conexión directa con un público que siempre los recibe con cariño.Los chilenos fueron otro factor fundamental en el éxito de Sammet & Cía., quienes se despacharon más de tres horas que repasaron equilibradamente su discografía, poniendo énfasis en el último y alabado “Ghostlights”. El disco, lanzado este año,debe ser el trabajo más maduro de Tobias, siendo reconocido por los fanáticos como uno de los más grandes de su carrera. No es fácil tener éxito tocando canciones nuevas; sin embargo, esta vez, Avantasia hizo corear y saltar a un Caupolicán con nada menos que seis tracks de su última producción.

El comienzo con ‘Mystery of a Blood Red Rose’ fue imponente, con un Sammet que está cantando de maravilla y un sonido que durante toda la jornada fue perfecto. Más adelante fueron sucediendo hechos que mantuvieron a todos despiertos sin el más mínimo cansancio. Los vocalistas iban entrando y saliendo de escena, siendo Kiske el más ovacionado por el público; aunque, para ser justos, todos recibieron una gran cuota de cariño.


 
El show no fue de menos a más, fue de más a mucho más. A medida que el tiempo pasaba, los fanáticos no dejaron de sorprenderse por la calidad técnica de quienes daban el espectáculo, más aun cuando todos mostraron una humildad a prueba de balas. Sammet, el conductor de la noche, no dejaba de lanzar elogios a Santiago de Chile, incitándolos a que en una próxima ocasión llenasen el recinto, que esta vez estaba sólo a ¾ de su capacidad. No obstante, cada canción, cada riff, cada solicitud de palmas, todo, absolutamente todo fue celebrado con grandes vitoreos y cánticos que lograron gestar una perfecta simbiosis.
 
En cuanto a la propuesta visual, un gran telón cubría casi todo el fondo. Luces especialmente ubicadas sobre pilares daban la sensación de estar viendo un coliseo, donde los diversos guerreros mostraron su fuerza y talento. Notable fue el trabajo en coros de Amanda Somerville y Herbie Langhans, quienes más que simples acompañantes, también tuvieron su espacio de protagonismo. En el resto de equipo de apoyo también brilló Oliver Hartmann, quien no sólo destacó por su trabajo en la guitarra, sino que también en su faceta vocal.
 
Uno de los momentos más celebrados fue el primer encore con ‘Reach Out for the Light’, clásico que dejó casi sin voz a los asistentes, lo que terminaron por agotar sus energías en el gran final con ‘Sign Of the Cross/The Seven Angels’. En el mini medley todos los artistas subieron a escena para terminar cantando juntos, una foto que quedará en los recuerdos de cada uno de los chilenos que tuvieron el privilegio de decir presente en la que, a todas luces, ha sido la mejor presentación de Avantasia en Chile.
 
Sí, es verdad, puede que muchos no conozcan a ninguno de los artistas que componen este proyecto, puede que otros no comulguen con un estilo tan alegre, puede que incluso algunos quieran criticar canciones que parecen sólo malabares de técnica, pero también es cierto que todos los anteriores jamás entenderán la inmensa emoción que provocan esas canciones, ese género musical. Avantasia en Chile fue un desfile de gigantes del Power Metal, hecho que hace veinte años, cuando el estilo estaba en todo su apogeo, sólo podíamos soñar con ver. Hoy la cosa es distinta, los fanáticos se pueden quedar tranquilos que vivieron otra vez ese sueño,que en un futuro no muy lejano, tendrá un nuevo capítulo en la historia musical de sus vidas.
 
Rodrigo Bravo
Fotos: Peter Haupt

Contenido Relacionado