Arch Enemy

Comunión entre desierto, mar y metal

 

Miércoles 4 de febrero de 2015
Rock and Soccer - Antofagasta

 



Los astros se confabularon para reunir a cientos de nortinos con los suecos Arch Enemy. Pese a que no se completó la venta de entradas, y a que las características del recinto ubicado en la zona sur de Antofagasta no potenciarían la acústica (más bien la enrarecería), se vivió una jornada intensa del más puro death metal melódico del Viejo Mundo.

El show comenzó con un retraso de aproximadamente 20 minutos, lo que no impidió que los europeos desplegarán de manera elegante, soberbia y concreta un show lleno de  códigos entre su público más eximio y sus nuevos seguidores, los que llegaron a presenciar el concierto desde Calama, San Pedro de Atacama, Iquique, Tocopilla, Antofagasta y lugares aledaños.
'Enemy Within', del disco “Wages of Sin” de 2001, dio inicio a este round y le siguió lo nuevo: 'War Eternal'. Todo esto, a escasos metros del mar, lo que definitivamente era un aporte para lo que se vivía dentro del recinto, donde se respiraba esa pasión de los nortinos por el género del metal, quienes vibraban con cada sílaba que pronunciaba la guapa Alissa White-Gluz, quien llenó el escenario con su carisma, voz y desplante durante el show.


La banda -completada por Michael Amott  y Jeff Loomis en guitarras, Sharlee D'Angelo en bajo y Daniel Erlandsson en batería- encaja a la perfección, dejando clara su cohesión entre los miembros más antiguos y las nuevas incorporaciones.


Como suele suceder en este tipo de eventos, se vivieron algunos desajustes de sonido que tuvieron algo molesta a Alissa en varios momentos del concierto: salió de escena para hablar directamente con uno de los técnicos, a quien previamente había estado haciendo señas para que regulara la salida de audio de su micrófono.


A pesar de esto, el público disfrutó plenamente del espectáculo, que además merece mención honrosa para el ex Carcass Michael Amott, quién regaló riffs redondos y logró crear un ambiente de perfecta comunión entre los acordes de su guitarra junto a la de Jeff Loomis y el público, entregando pasajes donde, si hubiésemos estado en los años ochenta o noventa, se habrían levantado indiscutiblemente varios encendedores.


El público se mantuvo entusiasta y manifestó sus gustos coreando los ya clásicos 'Ravenous', 'As the Pages Burn', 'Dead Eyes See no Future', 'We Will Rise' y sobre todo 'Nemesis', que sonó pulcra y desgarradora luego de un breve receso al final del concierto.


Los músicos, a pesar de no hablar español, lograron conectar con la frecuencia antofagastina y dejaron satisfechos a los asistentes, quienes experimentaron una noche cargada de emociones y reencuentros musicales, la que terminaría con un espontáneo momento al final del concierto, cuando la banda se retrató junto al público e hizo la clásica entrega de uñetas, muñequeras y setlist usados en el show.


Sin duda, fue una noche poderosa, con luz de luna, brisa marina, emociones varias y un público pequeño que coreó a una gran banda de death metal.


Johanna Watson
Fotos: Mauricio Monardes


Setlist
Enemy Within
War Eternal
Stolen Life
Ravenous
No More Regrets
Taking Back My soul
My Apocalypse
Yoy Will Know My Name
Bloodstained Cross
Burning Angel
As The Pages Burn
Dead Eyes See No future
No Gods, no Masters
Dead Bury Their Dead
We Will Rise
Snowbound
Nemesis
Fields Outro

tags

Contenido Relacionado