AntonFest: mucho más que una celebración personal

Anton Reisenegger conmemorando sus 50 años

Viernes 18 de enero - Teatro Caupolicán
Santiago - Chile

A una década de aquella mítica primera versión de la cumbre del metal chileno, lo del viernes fue una recreación casi perfecta de dicho encuentro, donde se congregó lo más destacado de la escena nacional, un eclecticismo musical intergeneracional que definitivamente enriqueció la oferta y dejo a todo asistente con una reconfortante sensación de orgullo por nuestro patrimonio musical extremo.

Las redes sociales de hoy dan para todo, inclusive para abrir el debate previo al desarrollo de un evento como el de anoche, debido a que en ciertos momentos se criticó la excesiva auto referencia en cuanto al nombre del festival, aspecto con el cual bromeó Anton Reisenegger y se escudó ante una posible avalancha de críticas por el excesivo egocentrismo que aparentemente podría representar, pero sin lugar a dudas el rótulo es lo de menos, simplemente porque es sabido que muchos productores de eventos o personajes de una u otra forma se atribuyen la organización de un festival utilizando su nombre o apodo, y en este caso es evidente que no habrá un Antonfest 2, tampoco será un festival permanente como el Ozzfest por ejemplo, entonces por qué no dedicar tan sólo un día a una celebración, especial por lo demás, ya que el señor cumple medio siglo de vida, además por qué no pensar en esto como un reconocimiento a un personaje que ha forjado la escena en Chile, siendo además un embajador musical más que digno en el viejo mundo. Mucho de lo que se sabe de Chile es por Anton Reisenegger y vaya que su presencia en bandas como Lock Up o Brujería han entregado un gran impulso a sus agrupaciones principales que anoche vimos por primera vez juntas. Como sea, las críticas pasarán al olvido y solo quedará el recuerdo indeleble de que presenciamos un hecho histórico aunado con el festejo de una celebridad de la música que traspasa el subgénero.

_JPM3620.jpg

Evidentemente el horario de inicio no fue el mejor, ya que un viernes a las 18:00 hrs. aun corre el horario laboral para muchos, eso definitivamente privó la posibilidad de ingresar en hora, por esta razón tanto Metal Command como Bonebreaker y en cierta medida Cabrío, se presentaron ante una audiencia más exigua. Pese a ello, la responsabilidad de abrir un concierto y pararse con toda personalidad y despliegue, fue característica de las 3 agrupaciones citadas. Pasaba el tiempo y el público comenzaba a agolparse en la cancha del Caupolicán, luego de un instante, alrededor de las 20 hrs, sube al escenario Electrozombies, quienes otorgaron la paridad de género y dieron el toque alternativo al evento, su doom oscuro y lúgubre, con afinaciones intensamente bajas fueron del interés de muchos. Las atmósferas cadenciosas continuarían de muy buena forma, así fue como sale a escena Poemas Arcanus, quienes realmente están a un nivel superlativo en lo musical, cuanto se nota el oficio y la experiencia, de probablemente uno de los mejores exponentes del Doom en Sudamérica, recorriendo su amplia trayectoria dieron un show de calidad infinita. El festival iría progresivamente evolucionado hacía los sonidos más intensos, en ese contexto Recrucide arremetió con su brutalidad característica e intensidad total, dueños de un sonido tan diverso que encanta y atrae tanto a los que gustan de lo moderno como a los más fundamentalistas amantes de la brutalidad extrema, la calidad musical del cuarteto es simplemente colosal, no queda duda que estamos frente a una de las mejores agrupaciones de metal del país. Por su parte, Nuclear demostró porque tiene ese arrastre incondicional de parte del público, el mosh se intensificó, brutalidad, despliegue escénico y un sonido demoledor que los acompañó en toda su arrolladora presentación, recorriendo su dilatada discografía, a su vez demostrando por qué son carta segura en cuanto festival hay.     

_JPM3802.jpg

La espera se hacía eterna para la presentación de la primera banda del festejado, Pentagram iniciaba su set con ‘Fatal Predictions’ y ‘The Malefice’, sempiternos tracks que evocan la época más exitosa de la banda. Pero no todo sería nostalgia, ‘Ritual Human Sacrifice’ y ‘La Fiura’ demuestran que la actualidad puede llegar a ser mucho mejor. ‘Demented’, ‘The Death of Satan’, ‘Temple of Perditions’ continuaban con la carnicería sonora, el público sumamente compenetrado en todo momento. Por otro lado, Anton escuetamente daba las gracias por una celebración que él interpreta como algo mancomunado entre productores, músicos y público, todos fuimos parte de esta fiesta según sus propias palabras. El final llegaría con su más mítica interpretación, versionada por una decena de bandas a lo largo del mundo, ‘Demoniac Possesion’, fue el cierre con broche de oro, elemento que se manifestó en el demencial mosh que se armó en cancha.

Lo de Criminal sería completamente distinto, pese a que mucho interpretaron en su momento a dicha banda como una continuación de Pentagram, ayer quedó demostrado que, si bien existen elementos irrenunciables que corresponden al ADN musical de Reisenegger, Criminal es claramente una propuesta musical diferente, más versátil, menos oscura, con mucho más Groove. ‘Slave master’ y ‘El azote’, abrieron la presentación con su respectiva cuota de nostalgia, el sonido como a lo largo de toda la noche estuvo nítido y aplastante. Cortes como ‘Aquelarre’ y ‘Animals To Gods’, de su última producción “Fear Itself”, mostraron que Criminal sigue aún vigente y entregado calidad en sus producciones. En medio del show hubo tiempo para agradecer nuevamente la presencia y el apoyo del público, agasajándolos además con clásicos de la talla de ‘New disorder’ y ‘Collide’, sonidos tan vigentes a pesar de tener más de décadas desde su gestación. Lo que vendría después sería una sorpresa para todos, sube a escena Don Jorge “Chargola”, productor del evento y responsable de que esta celebración fuera posible, con parte del staff y del resto de bandas en el escenario, un visiblemente emocionado Anton, como nunca suele verse, agradeció tanta muestra de aprecio y admiración hacia su persona, su respectiva torta y el cántico de cumpleaños feliz de todo el Caupolicán, coronaron un momento único que de seguro guardará como un grato recuerdo. ‘Victimized’ y ‘The One Who Speaks at Night’ con dedicatoria a su hija, auguraban el final de su exuberante presentación.

_JPM4301.jpg

Más allá de los comentarios adversos que pudo tener este Antonfest, sin lugar a dudas fue una fiesta redonda y quienes más felices terminaron fueron los propios asistentes, quienes comprobamos in situ que de egocentrismo no hubo nada, tan sólo un entorno íntimo, de mucha amistad y camaradería; egocéntrico hubiese sido no invitar más bandas, egocéntrico sería no perseverar en posicionar al metal chileno como un referente de Sudamérica, Anton a sus 50 años ha logrado eso y mucho más, la consecuencia y esmero por ser el mejor le han rendido grandes frutos en su carrera, una celebración más que merecida y si no la hacemos sus propios compatriotas, ¿entonces quiénes?

Maximiliano Sánchez
Fotos: Juan Pablo Maralla

Contenido Relacionado