Al Di Meola: música para el alma

Jazz, tango, Beatles y más, en un inolvidable show acústico

Jueves 26 de julio de 2018, Teatro Cariola

Un emotivo concierto fue el que efectuó ayer, quien es, sin duda, uno de los guitarristas más importantes, no solo de lo que se conoce como jazz fusión, si no que en general, de la música instrumental contemporánea. Junto a una configuración muy particular, absolutamente acústica, Di Meola llegó a Chile en el contexto de la promoción de su disco 2018, “Opus”, junto a dos músicos de excepción: el acordeonista italiano Fausto Beccalossi y el pianista cubano Kemuel Roig. Hace tiempo que Di Meola llevó el concepto de fusión a lugares mucho más lejanos que el que lo vio nacer, en esa fulminante mezcla de jazz y rock, que desplegaba junto a Chick Corea en Return To Forever. A través de sus largos años de trayectoria, el guitarrista se ha nutrido de las más diversas músicas para crear una obra profunda en lo estético y rica en lo cultural, entretejiendo en su arte, sonidos del jazz, el tango, la música tradicional de Italia y España, el pop inmortal de The Beatles, etcétera, en un concepto que, a estas alturas, está más cerca de la música del mundo que del jazz.

Así quedó demostrado de manera contundente ayer, en un show impecable, íntimo y que viajó por distintos lugares sonoros, en dos horas de música de alta calidad compositiva e interpretativa. Cerca de las 20:10 de la noche, Di Meola subió al escenario, de inmediato mostrándose cercano a la audiencia, conversando relajadamente y contando anécdotas de cómo había conocido a los músicos que lo acompañaban. Así, la jornada comenzó con el tema ‘The Infinite Desire’ del disco del mismo nombre de 1998, el que exhibió desde un principio aquella timbrística del grupo: pasional y de ese sentimiento noble y directo, que entregan los instrumentos acústicos. Tras una pieza del disco “Morocco Fantasia” y de bromear por el frío que hacía en el lugar, fue el turno de la primera canción de su nuevo disco. La elegida no podría haber sido más certera: ‘Frozen in Time’. Ya a estas alturas del concierto, era sorprendente escuchar cómo se unían los instrumentos en una íntima comunión, en una música ejecutada con una sutileza y fuerza interpretativa indescriptible. 

Di Meola se daba el tiempo para, en numerosos momentos, seguir hablando con los asistentes. Así fue como lo hizo para contar su infinita admiración por el fundamental músico argentino Astor Piazzolla, a quien calificó como un gran amigo. Sin ir más lejos, en 1990 el guitarrista editó su homenaje al compositor trasandino, en el disco “Di Meola Plays Piazzolla”. De hecho, antes de su concierto en Argentina, que es hoy –viernes 27 de julio- Di Meola hizo algunas declaraciones al diario El Clarín, que me parecen atingentes para entender su cercanía con el maestro trasandino: “Lo que es cierto es que descubrir la música de Piazzolla me cambió la vida. La fusión para muchos músicos contemporáneos, se iba orientando cada vez más a una cuestión de solos y se iba tornando cada vez menos y menos interesante (…) Pero cuando escuché a Piazzolla, me conmocionó. Al mismo tiempo que su música tenía una gran profundidad, planteaba un verdadero desafío para tocarla. Y sentí que eso era exactamente lo que yo quería lograr con mí música”. El tema interpretado fue ‘Double Concerto’, quintaescencia de la sensibilidad y estilo del revolucionador del tango.

medio.jpg

Tras un receso de unos 15 minutos, el trío regresó para ejecutar el segundo set de la noche. Como era de esperar, Di Meola siguió comunicándose con la audiencia, esta vez, explicando su admiración por The Beatles. Contó que estaba en un hotel, mientras se encontraba de gira por Europa y que se le ocurrió hacer sus propias versiones para temas de Lennon y McCartney. Averiguó y, finalmente, pudo grabar en, nada más ni menos, que en los estudios Abbey Road. El resultado fue el disco “All Your Life: A Tribute to the Beatles Recorded at Abbey Road Studios, London” de 2013 y la canción elegida para el concierto, no podría haber sido mejor: una versión bellísima de ‘Because’, esencia del Lennon más espiritual. Fue una versión “tangeada” del clásico británico, en la que Di Meola y compañía, nunca se salieron un milímetro de la esencia melódica de la pieza, pero la complejizaron con solos y arreglos que la convirtieron en una experiencia única para el público.

El concierto prosiguió con ‘Broken Heart’ de “Opus” y luego, el guitarrista se dio el tiempo para narrar su historia familiar. Contó que nunca conoció a su abuelo e interpretó una pieza dedicada al pueblo desde donde es originalmente su familia. No olvidemos que Di Meola es de origen italiano. La composición se titula ‘Cerreto Sannita (My Grandfather's Village Near Napoli)’ y también aparece en su más reciente disco. El encore llegó con una versión de ‘She’s Leaving Home’ de The Beatles, más certera que la anterior, pero interpretada con un sentimiento y belleza únicas. La intensa noche de música, no podría haber terminado de mejor manera, con una particular interpretación en este formato instrumental, para su clásico de clásicos ‘Mediterranean Sundance’, originalmente grabada junto al fallecido Paco de Lucía para su importante álbum de 1977, “Elegant Gypsy”

Fueron cerca de dos horas de concierto de música para el alma: ese lugar invisible, pero tan real como una pared en el camino, donde residen los sentimientos de cada ser humano y que no hace ser parte de una tribu común, que siente, que se expresa, que tiene tristeza y alegría. La música de Di Meola es, por supuesto, el reflejo de lo más profundo de la condición humana. Tras el concierto, el artista tuvo la amabilidad de salir, conversar con sus seguidores y firmar discos, demostrando que no solo fue un encuentro con un inmenso guitarrista, sino que también, con un gran ser humano.

Héctor Aravena A.
Fotos: Juan Pablo Maralla.

Galería Asociada

Contenido Relacionado