THE AFGHAN WHIGS

La suerte de unos pocos
THE AFGHAN WHIGS

Domingo 25 de mayo de 2014
Centro Cultural Amanda

 


Greg Dulli afina la guitarra, se toma su tiempo. El público, en vez de impacientarse, comienza a aplaudir, a alentar al líder de The Afghan whigs en el debut de la banda en Santiago, el pasado domingo en el Centro Cultural Amanda. Dulli aparta la vista ligeramente de las cuerdas y agradece algo sorprendido. El concierto lleva pocos temas pero la descarga ya ha sido considerable, desde el primer golpe de batería y el riff cachondo y duro de 'Parked Outside', la canción que abre el excelente "Do to the Beast", el álbum que lanzaron el mes pasado con elogiosas reseñas, la primera entrega de canciones nuevas en 16 años.

El grupo de Ohio, una opción alternativa cuando la pesadumbre del grunge dominaba la escena, gracias al ingenio de meter en el mismo saco rock duro y soul, arremetió con todo desde un comienzo, haciendo vista gorda a la escasísima asistencia en el reducto de Vitacura. Entre el mal día y la distancia, The Afghan whigs convocó apenas poco más de un centenar de personas. Como sea, les dio lo mismo y Dulli se entregó por completo.

Su personaje exuda electricidad. A los 49 años canta mejor –más fuerza, más rango, más intensidad- que en los noventas, mientras su histrionismo resulta verosímil, sin trazo grueso. Maneja la intensidad a placer, busca el contacto visual, y se lanza a cantar subiendo el volumen de manera impresionante, volcánico, como sabe retraerse y crear ambientes mullidos. Y los cinco músicos que lo acompañan, entre ellos el otro miembro original que queda, el bajista John Curley, entienden el rock como una marea de decibeles focalizada, con cada instrumento a tope entre tres guitarras, bajo, batería y un tecladista que además tocaba violín, chelo y percusiones. Si de trata de paralelos, ofrecen la misma consistencia escénica de Queens of the stone age.

Como una manera de dejar en claro que se instalan fuera del radio de la nostalgia, priorizaron canciones de Do to the beast como 'Matamoros', el excelente single 'The Lottery', 'Algiers', 'It Kills' y 'Royal Cream'. En lo que va del año, es un show que compite como uno de los mejores, y también como una jornada contradictoria por la distancia entre el nivel ofrecido, y la reducida convocatoria.

Bernardo Devia
Fotos: Magdiel Molina