The Adicts: la euforia festiva del punk

Emocionante reencuentro

Domingo 10 de marzo, 2019
Club Blondie

Es domingo afuera de la Blondie. Pelos verdes, azules, rojos y en puntas se observan en el bandejón de la Alameda. Chaquetas remachadas titilan por la vereda. Parches, gorros y stickers se venden con la clásica cara mecánica de payaso de The Adicts, la cual fue diseñada por su guitarrista Pete Dee.

El ambiente se vuelve poco a poco en fiesta; caras pintadas, gorros negros estilo "Monkey" y faldas de ajedrez se divierten bebiendo cerveza en las afueras y esperan con un ánimo estridente a la mítica banda punk, quienes enmarcados en el prólogo del Outsider Festival vuelven a Chile con ya 44 años de trayectoria.

La primera banda que toca es KeRuede, conjunto ska punk creado el 2014 en donde todas sus integrantes son mujeres. Empiezan con 'Lady', tema que líricamente habla sobre la imposición canónica de la belleza femenina en la sociedad actual y que lleva como estandarte versado “Yo hago con mi cuerpo lo que mi mente dice”. Otras de estas canciones contestatarias es 'La masacre', que con un ritmo alegre y con ironía jovial habla sobre la masturbación femenina y sobre la satisfacción individual. Finalizaron su presentación con los temas 'Y qué?' y 'Boom', los cuales siguen en la misma línea temática de búsqueda de la libertad femenina mezclada musicalmente con ritmos misceláneos clásicos del punk rock y el ska.

Luego vino Faltan Money$, veteranos de la escena nacional, quiénes al escucharlos recuerdan a referentes clásicos como La Polla Records, Los muertos de Cristo y hasta rememoran algunos tintes musicales de Dead Kennedys. Atrás tienen proyectado la carátula de su disco "Somos el futuro" (2001), del cual tocaron las canciones 'Odiénme', 'Monumentos', 'Gigante egoísta' y finalizaron su presentación con 'Siervo'. Las guitarras son parejas y potentes, la voz recuerda a Evaristo y las ideas que expresan se enmarcan en el diálogo con la clase obrera, lo político y social y la autogestión. Por esto mismo no es casualidad la inclusión en el set de 'Las casitas del barrio alto' de Víctor Jara. El público corea ciertas canciones y más de alguno deambula con poleras antiguas de la banda. En el interludio suenan las canciones de The Ramones y el público comienza a ingresar al recinto. El ambiente se energiza, algunos bailan, otros cantan o conversan.

_JPM5894.jpg

Ya comenzará The Adicts. De improviso se escucha un clamor. Aparece de fondo en el escenario la proyección de la banda. Es un diseño que hace referencia a la estética de la película de "La naranja mecánica". También, en ese mismo momento se escucha el soundtrack “The funeral of the Queen Elizabeth” como introducción. Claramente desde un principio la banda está celebrando el reestreno de este clásico, haciendo alusión a la imagen visual que los ha acompañado por muchos años. El imaginario de esta película logró en la banda la unificación visual de sus integrantes y  con ello logra inconscientemente una reflexión acerca de la sociedad, recordando que existe un poder más allá del individuo que controla la vida social.

Kid Dee es el primero en entrar al escenario vestido de blanco, se sube arriba de su batería, alienta al público moviendo sus baquetas y estos vitorean, aplauden y gritan. Vemos a Pete Dee con su guitarra y a los demás integrantes hasta que entra "Monkey", acaparando la atención. Este aparece maquillado como Joker pero lleva unas alas blancas con tonos azules que mueve lentamente mostrándose como un pájaro. Suena 'Let's Go' y las serpentinas plateadas caen como un disparo provocando el inicio de la fiesta. Le sigue la conocida 'Jocker in the Pack' y 'Horrorshow' en donde este saca un paraguas y al abrirlo y girarlo caen serpentinas y se ven luces que logran el grito del público.

The Adicts Live 3.jpg

"Monkey" es un clown, se escapa de la estética visual clásica del punk agrio y  de la representación cruda de este movimiento. Este muestra un oso de peluche café, realiza muecas mientras canta y saca la lengua. Con el tema 'Who Spilt My Beer' bebe desde su gorro y luego lanza al público su cerveza. Todos bailan al ritmo rápido de The Adicts con una euforia festiva. Más adelante también saca una metralleta con luces y apunta al público. Ya cantando 'Bad Boys' el vocalista está sin polera y para la conocida 'Viva la revolution', con los assistentes cantan levantando los brazos y empuñando las manos.

Ya finalizando interpretan 'Never Walk Alone', himno clásico del punk que apunta a la unión y a la amistad. Luego, 'Bring Me Sunshine' con toda la agrupación unida. Emocionante, logrando transmitir un mensaje positivo y alegre a la audiencia. Finalmente se despiden con 'Ode to Joy'.

Constanza Alejandra Bustos
Fotos: Juan Pablo Maralla

Galería Asociada

Contenido Relacionado