The 1975 – Un camaleón que seduce

La sensación británica del indie debutó en la capital colombiana
The 1975 – Un camaleón que seduce

Jueves 6 de abril de 2017 
Chamorro Entertainment City Hall – Bogotá 

Este concierto se venía anunciando desde hace más o menos un año. En un punto parecía que el espectáculo no se realizaría cuando se anunció un aplazamiento, sin embargo el día designado llegó y el cuarteto finalmente pisó suelo nacional. La extensa fila en los alrededores del recinto demostraron de primera mano el alcance que han tenido aquellas canciones que ofertan una mezcla de electrónica, rock alternativo y synthpop.  

El grueso de la audiencia estuvo compuesto por enardecidas jovencitas en una velada donde el temario seducción, sexo, amor, y drama construiría el eje del repertorio. El segundo álbum de estudio del grupo, “I Like it When You Sleep, for you are so Beautiful Yet so Unaware of it”, es un cóctel de emociones con relecturas a Duran Duran, Prince, Taking Heads, y pocos me podrán discutir que la estampa del cantante Matt Healy rememora a la de un lozano Roberth Smith de The Cure.  

Diez y media de la noche, el show parte con la histeria de los presentes haciendo pulso al sonido que emanaban los amplificadores. Matt Healy conduce una actuación dotada por el baile, manejo del escenario y una voz que se robó varios corazones. Se disculpó por no poder comunicarse en español pero aquello no cortó la química entre la banda y los presentes. La dinámica es pasarlo bien, celebrar la chispa de la juventud y armonizar el momento con varios estilos. 

‘Love me’ fue la canción encargada de abrir el concierto, y a lo largo de los 90 minutos estuvimos en un sube y baja de matices sonoros. El uso del saxofón es sin lugar a dudas una de las cualidades más llamativas y que emocionaban, le daba el toque exacto de romanticismo y complicidad para que las parejas presentes expresaran su amor con fuertes abrazos y caricias entre si. En determinado momento salió a relucir la bandera LGBTI en una pantalla gigante que servía de fondo del escenario; alguien del público le obsequió al cantante una bandera con el lema “Everybody is free to love” (Todo el mundo es libre para amar) la cual Healy presumió con orgullo.

The 1975 terminó su presentación a la medianoche. Agradecieron a Bogotá por haber asistido y por demostrar su cariño. Hubo promesa de próximo retorno. Para la salida se escuchó de fondo la canción ‘Friday I’m In Love’ de The Cure —vaya coincidencia— y todos seguían cantando. 

El grupo nacional encargado de abrir la noche fue MNKYBSNSS. Sonidos electrónicos y una muy buena presentación inyectaron dinamismo y vigor a la noche. Estos barranquilleros supieron despertar los ánimos y, aunque con algunos problemas en el sonido, puesto que la voz tenía un eco que no permitía escuchar con claridad, la gente estuvo muy satisfecha de escucharlos.

Los asistentes no pueden haber tenido queja. The 1975 brindó un cancionero que pica en el pop/rock retro pero que goza de vitalidad por cuenta de la energía que le sobran a los involucrados: un frontman con deseo de tragarse al mundo enfrente de una audiencia sin prejuicios ni inhibiciones.  

Martha Liliana Chaves
Fotografías: Khristian Forero 

Galería fotográfica 

Contenido Relacionado