Se encuentra usted aquí

Woodstaco 2017: La verdadera cumbre

Woodstaco 2017: La verdadera cumbre

La diversidad de estilos fue la tónica en su sexta edición
Woodstaco 2017: La verdadera cumbre

13, 14 y 15 de enero, 2017
Cruce El Manzano, La Montaña de Teno

El tema sobre la experiencia Woodstaco se puede abarcar desde varios puntos; la convivencia, el viaje, la música, el entorno, la organización, su gente. Bajo estas referencias, es difícil centrarse solo en uno cuando el producto unifica algo mucho más allá. En teoría, es la suma de todas sus partes lo que logra el sello de un encuentro único, con sus bases puestas en la comunidad y el cuidado de un lugar como pocos para una gran celebración. Con dicha premisa buscaremos reflejar brevemente la forma y fondo de la sexta versión, congregando en tres días 102 agrupaciones emergentes, consolidadas y consagradas, distribuidas en los escenarios Enjambre, Rock, Blesstaco y la novedad tras Nexos, relevando al Psy Trance de años anteriores que varios extrañaron mientras tanteaban terreno.

Como leyeron, es imposible abarcar todos los frentes (más aún a todos sus artistas) muchos de ellos separados por casi 1km de distancia. No obstante la vegetación, polvo, calor (33º C) y las paradas obligadas –el mismo río, por ejemplo- llevaron a perderse en los múltiples escenarios instalados en La Montaña de Teno y a sumergirse en el magma de la escena sin tanto contaminante externo. Durante el viernes, hubo mucho que ver en doce horas ininterrumpidas de música en varios números a la segura (como el enroque 2X/Dorso, respectivamente), sin embargo las apuestas consagraron a Ocho Monos, nuevamente a Engrupid Pipol o los thrash punk de Testículos de Jehová como exponentes del recambio.

A su vez, la tarde del sábado vino con carga estelar: los históricos Mac's, la calle neo psicodelica de Vago Sagrado, Flor Motuda y su clan, el bloque vanguardia de Akinetón Retard, Tryo, Cazuela de Cóndor, Fósil y MediaBanda, o el cierre tropical-dub de unos inspirados Atento Facuse, motivó a cuatro mil almas –oficialmente- a distribuirse en cada stage.

Necesario es recalcar la aparición de Seidú, una de las propuestas revelación de la actual movida chilena, que desde La Ligua acarrean un estilo bombástico de mucha parafernalia y comprometidos con lo originario desde el discurso al lenguaje. Al caso, el delicado tema sobre la machi Francisca Lincolao fue uno de sus puntos de atención donde la ovación se sintió hasta el cruce El Manzano: “En la cárcel o en su casa, la libertad de una inocente no se transa”.

Hacia el final, el medio turno extra dejó una fina selección de asistentes contemplando interesantes apuestas urbanas de Dania Neko y Anzestro & The Sastre, la gran Delia Valdebenito y su folk pop melancólico, el post rock de Tortuganónima o los hits irrenunciables al baile tras Newen y Guanabana Afrobeat (Rock/Enjambre) cerrando la fiesta. Puede que sus nombres no sean familiares, ni que suenen en el extinto dial, menos que los grandes de sellos y agencias de booking apuesten por ellos o que sean embajadores de alguna marca. En su amplio espectro, no están ni a centímetros de querer algo como tal, por el contrario, destilan un habla musical honesta, cercana al oyente y entregados apenas ponen pie en las tablas. Con tantos años, la independencia de Woodstaco se transformó merecidamente en escala obligada de melómanos y músicos. Un deber.

Juan Guillermo Carrasco
Foto: Francisca Castro y Camila Fuentes

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Tocatas Vago Sagrado Vago Sagrado en Bar de René 0 seg
Tocatas Fósil Fósil en Centro Arte Alameda 2 días 58 mins
Novedades Zet Trío ZET lanza álbum debut “Comandante Beat” 1 semana 4 días
Shows Dorso El obsceno pajarraco de la noche 1 semana 4 días
Tocatas Dorso Lanzamiento libro "Dorso: 30 Años" - Set Acústico 1 semana 5 días