Se encuentra usted aquí

Wavves: A escala humana

Wavves: A escala humana

Debut en Chile de un ex chico prodigio
Wavves: A escala humana

Domingo 15 de abril, 2018
Espacio San Diego

La noche del viernes, sin mucha publicidad, tres grupos nacionales llenaron el Espacio San Diego en un evento llamado Noche Libertina Vol. 1. Cobrando cinco mil pesos en la puerta, Insultanes, La Lira Libertaria y Newen Afrobeat hicieron bailar y cantar a una audiencia devota y con muchas ganas de pasarlo bien hasta lo más profundo de la madrugada. El domingo, rematando casi a mitad de precio (ocho mil pesos) las entradas a último momento, Wavves no fue capaz de llevar ni siquiera a la mitad del público, pese a ser un evento muy promocionado dentro de su audiencia objetiva. Hace una década, el proyecto de Nathan Williams era una promesa a punto de convertirse en una sensación indie. Hoy parece que solamente era, podrían decir algunos, considerando la humilde capacidad del recinto ubicado en San Diego 1455, pero lo cierto es que el presente de Wavves, que se desarrolla en una escala más pequeña de lo que cualquiera hubiese anticipado hace diez años, responde al diseño y al deseo de su carismático creador.

Para comprenderlo, hay que rebobinar hasta mayo del 2009, cuando "Wavves" era uno de los álbumes más aplaudidos del momento y Williams, con un cóctel de sustancias dentro del cuerpo, tuvo una presentación desastrosa en el Primavera Sound con la que demostró su completo desdén hacia las normas de comportamiento que su repentino éxito le demandaba. Lo suyo, simplemente, no estaba hecho para el consumo masivo ni para acomodarse a reglas. Después de todo, el encanto de Williams estaba en su apatía, en la actitud cool del que actúa como si nada importara mucho. Anoche, cuando hubo complicaciones técnicas durante 'Daisy' que interrumpieron el curso normal del show, el líder de Wavves mostró que sigue siendo esa persona y que, pese a que puedan ser cuestionables, sus métodos para mantenerse así, fiel a sí mismo, terminaron funcionando, independiente de que ahora lo sigan menos personas que antes. Como un amplificador simplemente dejó de funcionar, Williams, como si nada, pidió a la mesa de sonido que subieran su guitarra y tocó 'So Bored', uno de los temas emblemáticos de "Wavves", sin recurrir al silenciado Alex Gates y salvando una situación que podría haber enfriado la sala, donde, pese a la modesta concurrencia, el calor humano estaba plenamente acorde a un repertorio que le debe bastante a su origen californiano.

Wavves no necesita atraer a mucha gente para funcionar. Sí requiere (y obtiene) completo involucramiento. Al rato, el show de la visita internacional se vuelve una tocata mucho más cercana, libre de las constricciones que el estatus foráneo supone usualmente. "Esta canción es sobre tener caña", cuenta Williams, como si estuviese frente a un grupo de amigos, antes de largarse con 'My Head Hurts'. Desde luego, cuando toca material conocido, como 'King of the Beach', la reacción que desata es la de un ídolo frente a sus fanáticos, aunque la verdad es que la banda no da ningún indicio de querer entablar ese tipo de relación con su público. Lo que busca Williams, a juzgar por el momento de complicidad que se vivió durante 'Afraid of Heights', el tema que le da título a su excelente disco del 2013, es compartir una experiencia a escala humana, de tú a tú, cantando cosas como "I'll always be on my own / Fucked and alone" frente a una audiencia realmente emocionada con su música. Lejos de casa y diez años después de su gran momento, Wavves encontró en Santiago de Chile nuevas razones para seguir adelante. No se trata de conectar con muchas personas, sino de conectar profundamente.

Andrés Panes
Fotos: Peter Haupt Hillock

Galería Asociada: 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Galeria Wavves Wavves 1 semana 16 horas
Novedades Wavves Banda estadounidense Wavves debuta en Chile 1 mes 2 días