Se encuentra usted aquí

Santiago Gets Louder 2017

Santiago Gets Louder 2017

El reencuentro del metal con los grandes escenarios
Santiago Gets Louder 2017

Domingo 29 de octubre 2017 - Movistar Arena
Santiago - Chile

¿Quién dijo que el metal ya no vende? Qué equivocados están. Puede ser cierto que el hip hop esté arremetiendo con fuerza en el mundo, pero también es cierto que el metal debe ser uno de los géneros de mayor resurgimiento en los últimos años. De hecho, más allá de lo odioso que puede ser ver a las Kardashian o a Justin Bieber vistiendo logos de bandas legendarias, la verdad es que eso no demuestra más que el planeta sigue rindiéndose a los doble bombo, voces agudas, guturales y riffs afilados. Si la moda es el metal, bienvenido sea; y Chile no está ajeno a esta corriente.

Mucho se ha hablado respecto a cómo desperdiciamos el “The Metal Fest”, un festival que reunió a grandes estandartes del género y que no siguió realizándose por su cada vez menos convocatoria. Sin embargo, hoy, y para sorpresa de muchos, el “Santiago Gets Louder” radicalizó su sonido y presentó una nueva oportunidad para que los metaleros demostrasen que aún pueden hacer grandes convocatorias. ¿El resultado? Un Movistar Arena lleno, dos escenarios con grandes bandas y fanáticos disfrutando de una jornada llena de anécdotas, recuerdos y nuevas vivencias.

Tirano: Un inicio potente y directo
“¡Acérquense, infames!”, fueron las palabras con que Tirano, única agrupación nacional del cartel de esta segunda edición del Santiago Gets Louder, inició su presentación exactamente a las 14:15. Con un sonido claro y potente, pero quizás demasiado fuerte, como fue la tónica de aquel escenario. Demostrando un sonido propio con inclinación hacia el death metal. El set se centró en material de su único álbum “Awkán” (2016) y sonaron cortes como ‘Karma’, ‘Weycap’, ‘Mata por Mi’, ‘Autoagresión’ la homónima ‘Tirano’ y el cover a Kreator ‘Lost’. En poco más de 30 minutos de show por parte de los liderados por Duarte –quien además saludó y agradeció el apoyo brindado-, se demostró actitud, técnica y energía a través de una sólida presentación que finalizó con ‘Furia’, tema promocionado con un videoclip. Por más que el público llegase lentamente al sector para ver la presentación de los locales, hubo muchos aplausos e incluso el primer mosh de la larga jornada, habiendo una buena recepción hacia la banda reunida en 2016 tras un largo receso.

Vimic: Prendiendo el Domo
A eso de las 15:00 horas, Vimic dio por inaugurado el “Domo Stage”. La banda liderada por Joey Jordison fue una de las sorpresas de la jornada, convocando a los fanáticos de Slipknot y a todos aquellos que vivieron la presentación en Chile de lo que podría ser uno de los grandes proyectos en el futuro. ¿El problema? El sonido. Desde el primer minuto la mesa tuvo grandes inconvenientes con las guitarras y el audio en general, opacando una presentación donde no sólo el ex Slipknot se lució en la batería, sino que también llamó la atención por la excelente performance en voces de Kalen “Viejito Pascuero” Chase (como fue bautizado por los chilenos) y el resto de los músicos. Un show de grandes canciones que estarán presentes en el álbum debut, “Open Your Omen”, y que -quizás- debió haber aprovechado la presencia de Dave Mustaine para invitarlo en ‘Fail Me (My Temple)’, pero no fue así. En resumen, un debut con olor a futura revancha.

Temple: El debut del hijo pródigo de la mano de una leyenda
Había mucha expectación por ver el segundo show de Temple en Chile, está vez con Ronnie Romero ocupando el lugar de Joe Lynn Turner que había cantado con la banda en nuestro país el año pasado. Lo cierto es que el talangantino calzó como un guante de seda en el núcleo del grupo y oficialmente es el nuevo vocalista de Temple, además de sus labores en Rainbow y Lords of Black, su grupo de cabecera. El combo argentino/chileno salió con todo y la virtuosa guitarra de Walter Giardino sonó como un cañón, regalándonos esos punteos llenos de magia y virtuosismo que lo han catapultado al estatus de leyenda del Hard Rock y el Metal en Latinoamérica y también en el mundo. “No saben hace cuanto tiempo tenía ganas de gritar esto: Hoooola Santiago cooomo están” vociferó Romero en lo que es su debut oficial en Chile. Tocando temas del único disco de Temple de 1998, canciones como ‘Corte Porteño’ y ‘Sobre la Raya’, junto a un par de versiones de clásicos de todos los tiempos como ‘Man On The Silver Mountain’ de Rainbow y ‘Neon Knights’ de Black Sabbath, donde Romero nos regaló todo su impresionante caudal vocal, mientras la base rítmica de Fernando Scarcella en batería y Pablo Motyczak en bajo golpeaban poderosamente, haciendo vibrar los cimientos del escenario ubicado al aire libre, con un sonido muy potente y de calidad. Adrián Barilari vocalista de Rata Blanca, seguía la actuación del grupo desde un costado del escenario, dejando entrever la importancia que tenía este show. Sin duda, sólo grandes cosas nos puede regalar esta gran dupla. Muy buen show, aunque se hizo muy corto pues sólo duró 35 minutos, porque Scarcella, Motyczak y Giardino debían tocar a continuación con Rata Blanca.

Rata Blanca: Una tormenta
Siendo las 17:15 horas, el “Domo Stage” se volvió a llenar de fanáticos. Esta vez fue el turno de los argentinos Rata Blanca, quienes -con una extensa carrera que los avala- se presentaron como una de las cartas seguras del festival… y vaya que lo fueron. Gracias a la anterior presentación junto a Temple, algunos de los músicos se veían bastante más relajados y “sueltos” que en otras ocasiones, sobre todo Walter Giardino, quien demostró por qué es catalogado como el “Ritchie Blackmore latino”. Sin embargo, la mayoría de los aplausos se los llevó el pequeño vocalista de 1,65 mts. ¡Qué manera de cantar la de Barilari! Un maestro de las voces que no tuvo problemas para incluso alejar su micrófono hasta la altura de las rodillas y -así y todo- impresionar a la fanaticada con los coros de clásicos como ‘Mujer Amante’, ‘Guerrero del Arcoíris’, ‘La Layenda del Hada y el Mago’ y otros temas del más reciente “Tormenta Eléctrica” de 2015. Un show soberbio, de gran sonido y técnica, que dejó contentos a sus seguidores y que no hace más que reafirmar que Rata Blanca es una de las bandas más importantes de Hispanoamérica.

Ego Kill Talent: Que no falte algo distinto
Se podría decir que Ego Kill Talent aportó con esa cuota de diversidad siempre necesaria en un festival. Fundados en 2014, su impronta más cercana a un rock pesado con tintes alternativos contrastaba bastante con lo que ofrecían las distintas agrupaciones presentes en la jornada, pero aun así lograron atraer a un importante número de asistentes a su escenario, abriendo también de manera puntual con ‘Just To Call You Mine’ y sonando de una manera que rozó la perfección.

Llama la atención que algunos miembros de la agrupación brasileña cambiaran de instrumento, pasando, por ejemplo, de guitarra a batería y viceversa. Uno que se vio en esa situación fue Jean Dolabella, conocido por militar en Sepultura entre 2006 y 2011, siendo el primero en reemplazar a Igor Cavalera tras su salida. Versatilidad instrumental hubo en gran cantidad al considerar semejantes acciones, notándose en la mezcla entre sonidos heavy y populares. Los músicos, demostraron un gran entusiasmo sobre el escenario, al igual que el vocalista Jonathan Correa, quien se dirigió a los espectadores de forma muy precisa pero aun así cercana, dado el poco tiempo en que realizarían su presentación. ‘Sublimated’, ‘We All’, ‘The Searcher’ y la que marcó el final, ‘Try (There Will Be Blood)’ fueron algunas de las canciones que sonaron en los poco menos de 45 minutos en que los de Sao Paulo mostraron por primera vez su propuesta en tierras chilenas.

King Diamond: Welcome Home
19:15 horas y por fin comenzó el show más esperado de la jornada (y de muchos años). Qué podemos decir. Impresionante, magnífico, superlativo. No hay adjetivos que puedan describir el show del gran Kim Bendix Petersen, artista que -de una vez por todas- saldó la deuda con los chilenos trayendo a su alter ego, King Diamond, en una presentación que quedará marcada en la historia por su impecable escenografía, iluminación, teatralidad, sonido, técnica e interpretación. Un sentido del show que puede ser comparable al de Roger Waters, Alice Cooper o el Génesis de Peter Gabriel y que -no cabe duda- es candidato fijo a uno de los mejores del año.

El telón cayó en medio de la oscuridad y dejó ver la impecable, cambiante y lograda escenografía donde se relataron las historias de más terroríficas de la noche, sobre todo la de “Abigail”, álbum que se tocó de manera íntegra en manos de músicos donde también brilló el gran Andy LaRocque, guitarrista, coautor de varios de los temas y compañero de mil batallas de King Diamond. Un verdadero lujo. Ejecuciones magistrales que fluyeron naturalmente en escena y que podrán ser revisadas -en un futuro no lejano- en un registro en vivo, por lo que el recuerdo será realmente imperecedero.

Nada volverá a ser lo mismo después de lo vivido en el Movistar Arena, porque si había alguna duda de quién debía ser el cabeza de cartel del festival, esto no dejó más que de manifiesto que no sólo la popularidad hace grande a los artistas. King Diamond fue por lejos el mejor de la jornada, en una presentación emocionante que esperemos se repita, porque, después de esto, el hambre por más shows de este tipo será difícil de satisfacer. ¡Larga vida al Rey!

King Diamond Setlist
Out from the Asylum
Welcome Home
Sleepless Nights
Halloween
Eye of the Witch
Melissa
Come to the Sabbath
Them
Funeral
Arrival
A Mansion in Darkness
The Family Ghost
The 7th Day of July 1777
Omens
The Possession
Abigail
Black Horsemen
Insanity

Megadeth: Furia Distópica
Tras el aplastante e impresionante show de King Diamond que dejó a todo el Movistar Arena en estado de shock, Megadeth tenía una misión muy difícil que cumplir, pues la vara había quedado altísima. Pero Dave Mustaine y compañía salieron a tocar con los dientes apretados y se mandaron un show de precisión siderúrgica. Con un sonido demoledor, perfecto en potencia y ecualización, la banda arrancó con una tripleta mortal con ‘Hangar 18’, ‘Wake Up Dead’ e ‘In My Darkest Hour’ poniendo el recinto de cabeza.
Tratándose de un festival, el grupo echó mano de su más grandes éxitos y temas clásicos, interpretando sólo dos canciones de “Dystopia” (2016): ‘The Treat Is Real’ y el tema título, teniendo momentos de karaoke masivo en ‘Trust’, ‘Sweating Bullets’, ‘A Tout Le Monde’, ‘Symphony Of Destruction’ y ‘Peace Sells’, que dejaron claro que la devoción por Megadeth en Chile no tienes atisbos de agotamiento. Y como ya se está haciendo tradicional en los shows de Thrash Metal, las bengalas no podían faltar y al menos seis de ellas hicieron su incendiario acto de presencia.

Con una enorme pantalla Led de fondo, el grupo presentó nuevas e impactantes gráficas y visuales, sobre todo por la crudeza de las imágenes reales que mostraban los bombardeos con Napalm en la Guerra de Vietnam durante la brutal interpretación de ‘Take No Prisoners’ una de las grandes sorpresas de la noche; lo mismo con las imágenes de choques, atropellos y peleas a combos entre los pilotos en las carreras de Nascar que acompañaron otra de las joyas de la velada, la tremenda ‘Mechanix’ de su disco debut “Killing Is My Business… And Business Is Good” de 1985. El grupo no dio respiro alguno y Dave Mustaine habló lo justo y preciso con la audiencia, pero siempre se mostró muy cariñoso y dedicado con el público, rematando la faena como no podía ser de otra forma con ‘Holy Wars’. Con un show tan preciso, ajustado e intenso como este, queda en la retina que Mustaine a pesar de que su voz ha perdido algo de fuelle, su capacidad como el tremendo guitarrista que es, sigue intacta, mientras que Dave Ellefson se mantiene en su sólido nivel habitual, quedando muy en claro que el baterista belga Dirk Verbeuren es el mejor que ha tenido el grupo desde Jimmy DeGrasso, y el gran Kiko Loureiro es sin duda el mejor guitarrista del grupo desde Marty Friedman; el brasileño clava los solos con un virtuosismo y celeridad que desencaja la mandíbula. Tras completar esta mini gira sudamericana con shows en Santiago, Sao Paulo, Rio de Janeiro y Buenos Aires, el tour de “Dystopia” llegará a su fin y tras un breve descanso el grupo comenzará de inmediato a trabajar en su nuevo álbum y con Verbeuren y Loureiro ya perfectamente ensamblados en el engranaje de la banda, sólo se espera un grandioso nuevo disco de la Megamuerte. Notable show de noventa minutos de contundente precisión.

Megadeth Setlist:
Hangar 18
Wake Up Dead
In My Darkest Hour
The Threat Is Real
Skin o' My Teeth
Dawn Patrol
Poison Was the Cure
Trust
Take No Prisoners
Sweating Bullets
A Tout Le Monde
Dystopia
Mechanix
Symphony of Destruction
Peace Sells

Encore:
Holy Wars... The Punishment Due

Para todos aquellos que aún porfían que el metal ya no es un estilo tan popular en Chile, acá tienen un nuevo argumento que demuestra todo lo contrario. Iron Maiden sigue llenando todos los años, Metallica fue sin problemas cabeza de cartel de Lollapalooza, Helloween vendió dos Caupolicán en sólo días y el “Santiago Gets Louder” fue todo un éxito. De esta manera, y pese a que las grandes marcas mantengan un miedo absurdo a invertir en este género, es claro que un festival del metal debe seguir realizándose, reuniendo a nuevos exponentes del mejor estilo que haya podido parir la música en la historia. Si señores, quiéranlo o no, el metal está más vivo que nunca.

Comentarios por:
Cristián Pavez: Megadeth/Temple
Rodrigo Bravo: King Diamond/Rata Blanca/Vimic
Luciano González: Ergo Kill Talent/Tirano

Fotos:
Peter Haupt: King Diamond/Rata Blanca/Vimic
Juan Pablo Maralla: Megadeth/Ergo Kill Talent/Temple/Tirano

Galería Asociada: 

Santiago Gets Louder 2017
Santiago Gets Louder 2017
Santiago Gets Louder 2017
Santiago Gets Louder 2017
Santiago Gets Louder 2017
Santiago Gets Louder 2017
Santiago Gets Louder 2017

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado