Se encuentra usted aquí

Rock en Conce 2017: “La música chilena está viva y convoca”

Rock en Conce 2017: “La música chilena está viva y convoca”

Conclusiones tras un nuevo encuentro en nuestro Avalon rockero
Rock en Conce 2017: “La música chilena está viva y convoca”

Sábado 18 - Domingo 19 de marzo, 2017
Parque Bicentenario, Concepción

"La música chilena está viva y convoca", nos dice Manuel Lagos de la productora Evolución, encargada de Rock en Conce. Su cara denota cansancio, pero el temple sólo nos muestra alegría y una profunda satisfacción por lo logrado. La tercera versión del festival ha marchado a pedir de boca, con una excelente organización y una respuesta popular sorprendente para cualquier encuentro que se haga fuera de la capital: Reportes estiman en cien mil personas reunidas durante las dos jornadas. Nada mal para una cita cuya meta es propagar la música realizada en la Región del Bío-Bío, apoyados por algunos actos de renombre e internacionales, este año, a cargo de Mala Rodríguez y Bersuit Vergarabat.

No es sólo una justificación para darle sentido al nombre del evento: La música local tuvo protagonismo absoluto. Sin integrar la parte alta del cartel, los convocados de la Región del Bío-Bío destacaron sobre el escenario. Oso de Hielo fue otra prueba más de que el rock británico -de la época que sea- implantó una huella indeleble en la zona. Los Muertos van a la épica, descansando en el cara a cara metalero ofrecida por el guitarrista Juan Pablo Moraga y la voz clara y urgente de Elías Jaramillo. Lo de Zurdaka fue importante y emotivo: De regreso tras un parón importante parón, “Cachano” Saldías y compañía salieron a media tarde y mataron. Su alquimia de unir el rock con la intensa raíz folklórica fue premiado en una orgánica actuación, llamando a la conciencia política y comprensión de las diversas culturas latinoamericanas. Cierto, el mensaje no es novedoso, pero en voz de estos músicos adquiere un brío y sinceridad que cuesta creer. Todo eso fue premiado con ovación cerrada por la numerosa concurrencia. Prometen disco para este año.

Durante el domingo, Mulier fue la personificación rockera femenina: cuatro mujeres llenas de aplomo, enfundadas con un rock de herencia noventera total. De eso, pasar a la sorpresa de La Negra Ácida; con sólo dos años de existencia ya son dueños de una suficiencia interpretativa y adaptación sonora sorpresiva. Su misión parece fusionar tanto estilo parezca, y les resulta. En su set escuchamos rock, cueca, bossa nova y pachanga. Sólo recibieron aplausos cerrados. Inarbolece -oriundos de Carampangue- compone desde el estómago, con letras melodramáticas que en vivo adquieren vida propia, merced a la voz de Ineino, teatral, sufrida y llena de vibrato, edulcoradas por melodías que se estiran, se robustecen, alcanzando cimas escarpadas. Por su parte, Los Insolentes entregaron esa cuota de rockstars del festival, marcando diferencias desde el inicio: Tienen pachorra, actitud y visión de espectáculo. Al salir a escena con la misma vestimenta -a la usanza sesentera-, las comparaciones con Los Bunkers asoman: Tienen un vocalista que parece dispuesto a pasarlo bien en cualquier instancia, arrogante y con una pizca de malicia en su performance. ¿La música? Pop rock bien ejecutado, sin nada que sobre -’Viejos tiempos’ y ‘Sasha Grey’ son buenas muestras- y de rápida llegada, si consideramos el gran fervor que se desató en su actuación. Es como si estuvieran encaminados a ser la nueva gran banda de Concepción. Alex Anwandter ha ofrecido mejores conciertos, pero aún así su paso por Rock en Conce dejó el listón muy alto: Pocos nombres hoy en día pueden hacerle el peso en calidad musical, adherencia. Un verdadero lujo.

Weichafe en vivo es sinónimo de calidad y la jornada inaugural de Rock en Conce 2017 fue la instancia perfecta para comprobarlo. A la apabullante muestra de su música en vivo -con preponderancia de temas de su reciente álbum, “Mundo hostil”-, Pierattini y compañía se apoya de varias imágenes, con imágenes altamente contingentes, en apoyo a la causa mapuche -’Incendiando infiernos’, ‘La fuerza viene de la tierra’- y tomando posición en la discusión inmigrante, que de tan lamentable forma han abordado los políticos en Chile. Con menciones a Jorge González, Violeta Parra, Los Jaivas e Iron Maiden -pasó colado el guiño a ‘The Trooper’ en ‘Hazme dormir’.

A pesar de su historia generosa en transformaciones, Los Jaivas es un número clásico. Y su presentación la tarde-noche del sábado 18 fue un tapabocas para todos los que piensan que el retiro debiese ser la siguiente parada en la carrera del grupo. ‘Tarka y Ocarina’, ‘La poderosa muerte’, ‘Corre que te pillo’ y la inmortal ‘Todos juntos’ sonaron ajustadas y maestras, seguidas con cánticos y saltos por el respetable. Todo se coronó con un tributo a Violeta Parra, interpretando ‘Arauco tiene una pena’ y ‘El guillatún’. Pasan los años pero aún tienen cosas que enseñar, pues su actuación fue una de las más destacadas en todo el fin de semana. Antes de ellos, Nicole mostró dominio de las masas y Electrodomésticos ofreció un correcto desempeño, que contó con la ayuda de Ángelo Pierattini en ‘Fe de carbón’ y ‘El frío misterio’. Al día siguiente, Beto Cuevas demostró que su voz está lejos del tránsito del tiempo, entregando una buena dosis de material solista, junto con recorrer algunos éxitos de La Ley. Su magnetismo y calidad de su show está sin discusión. La noche fue de Bersuit Vergarabat, que tuvo un inicio frío, clima que cambió inmediatamente gracias a sus éxitos.

Rock en Conce también se plegó a los diversos tributos en torno al centenario del nacimiento de Violeta Parra. La tarde del domingo sirvió para ver sobre el escenario a Javiera y Ángel Parra, en lo que era además su primera figuración pública tras la muerte de su padre Ángel (Paparra), hijo de la insuperable creadora, nacida en la Región del Bío-Bío. La carga emotiva fue palpable desde el arranque, con ‘El guillatún’ . Moca -cantante de probada trayectoria y experiencia, además de acompañar a Ángel Parra Trío- salió a escena para adueñarse de ‘Maldigo del alto cielo’ y  ‘Run run se fue pa’l norte’. El legado de Paparra no fue olvidado. Primero, con los agradecimientos del ex Los Tres por las muestras de cariño -”Debemos seguir, porque nuestro papá nos enseñó que el trabajo antes que todo”, afirmó escueto- y para luego abordar junto a su hermana parte de su catálogo, en un pequeño pero sentido homenaje. Los acordes desgarradores de ‘Canción de amor’ nos mostró a Javiera visiblemente emocionada y ‘Compañero Presidente’ -compuesta para la memoria de Salvador Allende- arrancó aplausos espontáneos de un público absolutamente respetuoso y comprometido con el momento. Otro invitado, Alex Anwandter, cantó en el nostálgico ‘Rin del angelito’. El himno ‘Gracias a la vida’ cerró un segmento altamente resiliente de la manera más bonita posible: Con música imperecedera.

Rock en Conce es un evento ejemplar. Un ejemplo de que la colaboración entre entes privados -en este caso, Cerveza Escudo- y públicos -SERNATUR, Gobierno Regional de la Región del BioBío, Consejo Nacional de la Cultura y las Artes- puede entregar resultados de calidad, sin que medie el afán y la urgencia de obtener un rédito. "Creemos que ya el festival está logrando una cierta adolescencia. Es un niño que ha ido creciendo", afirma un convencido Manuel Lagos sobre los alcances que el festival puede alcanzar a futuro, integrando a la ciudad completa durante todo el año, entablando el necesario diálogo entre cultura y multitud, una conexión fabulosa cuando se alcanza. ¿Metas para más adelante? Lagos lo deja claro: “La permanencia, eso es lo más difícil. Que no haya duda de que esto se debe hacer”.

Jean Parraguez
Fotos: Lilian Fernández

Te dejamos con una completa galería de imágenes de Rock en Conce: Día 1, Día 2.

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado