Se encuentra usted aquí

Richie Ramone: Yo quiero vivir

Richie Ramone: Yo quiero vivir

El más potente baterista de los Ramones se lució en Santiago
Richie Ramone: Yo quiero vivir

                                    Batuta. Domingo 16 de julio.

Fue amor a primera vista. El 4 de febrero de 1987, Argentina recibía por primera vez a los Ramones, la partida de un culto admirado y seguido en varios rincones del planeta. Richie no olvida ese punto de inicio en el estadio de Obras Sanitarias, tampoco la efervescencia y pasión proyectada por los fans trasandinos con el paso de los años. El emotivo concierto efectuado junto a C.J. Ramone en Teatro Flores, a exactas 3 décadas de ese histórico primer desembarco en la región y este reencuentro con Santiago en menos de 1 año, sustentan aún más este vínculo.

No importa la edad, tiempo de seguimiento o si tuviste la fortuna de verlos en vivo. Cada fan tiene un pacto de profundo respeto hacia los Ramones y, al menos desde el frente irrestricto, este tipo de citas con algún personaje histórico son disfrutadas como si fuesen las últimas; los nacionales Subradical no podían quedar fuera de ese entusiasmo y cómo se lucieron con una brutal relectura a toda velocidad para ‘R.A.M.O.N.E.S’, el homenaje firmado por Motörhead en 1991. Volviendo a su poderosa performance, vaya que se extraña verlos con mayor frecuencia en el circuito de tocatas y ni hablar de nuevas canciones.

Ya sea con sus capítulos en solitario o en las 3 intervenciones en estudio con las leyendas neoyorquinas, a sus 59 años, Richie y sus actuales camaradas siguen defendiendo el punk crudo y agresivo, misma etiqueta que vistió tomas de principios como ‘Durango 95’, primer golpe de la noche; es difícil no contagiarse con la energía de Clare Misstake (bajista) y Ronnie Simmons (guitarra). ‘Somebody Put Something In My Drink’ y ‘I Just Want To Have Something To Do’ suenan absolutamente revitalizadas y la gente ubicada más adelante no para de vibrar y levantar los puños.

‘Entitled’, parte de su más reciente propuesta en solitario, refuerza ese lado hard rock que, en cierta medida, quiso añadir durante su corta pero fructífera estadía en los Ramones y Ben Reagan (batería/ segunda guitarra) refuerza esa tarea en el escenario; Richie sabe el peso de su aporte en un período turbulento para Joey, Johnny y Dee Dee, su entusiasmo y juventud fueron vitales para sellar la línea más dura y subvalorada en el amplio catálogo de la banda. Es más, uno escucha en vivo ‘I Fix This’ y fácilmente puede relacionarlo como una extensión de ese ciclo culminado, abruptamente, en 1987.

Puede ser con la (particular) versión para ‘Enjoy The Silence’ (Depeche Mode) o el efectismo presente en un hit mayor como ‘Sheena Is A Punk Rocker’, pero Richie es el alma de la fiesta y no hay espacio para desentonar. Siente ese cariño y respeto, tan dejado de lado en ese desafortunado quiebre cuando solo pedía mejores condiciones y ser escuchado hace más de 30 de años. Una historia tan vertiginosa como el bombazo de punk rock ofrecido en Batuta. Nunca fue una figura antagónica, sí un entusiasta y esa aura sigue intacta. Joey estaría orgulloso.

Francisco Reinoso

Fotos: Juan Pablo Maralla

 

Galería Asociada: 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Motörhead: En septiembre aparecerá un álbum de covers 3 días 11 horas
Galeria Richie Ramone Richie Ramone 1 semana 3 días
Novedades Concurso: Ganadores de entradas para Richie Ramone en Santiago 2 semanas 8 horas
Novedades marky ramone Marky Ramone se suma a Stgo Rock City 2 semanas 2 días
Artículos 4 de julio de 1976: El día de la independencia del punk 3 semanas 2 días