Se encuentra usted aquí

Richie Kotzen: Una noche especial

Richie Kotzen: Una noche especial

El pensilvano vino a reconfortarnos
Richie Kotzen: Una noche especial

Sábado 15 de julio, 2017
Club Chocolate

Las circunstancias hicieron que ver a Richie Kotzen anoche fuese muy especial. Primero, lo ineludible: el frío terrible que había a la hora del show. Cuando se abrieron las puertas del Club Chocolate, cerca de las nueve, los termómetros marcaban cuatro grados y bajando. Una vez dentro del recinto, eso sí, el calor humano por la gran cantidad de público que atrajo el guitarrista y cantante hacía olvidar la helada que nos esperaba a todos a la salida. Quizás por eso fue tan reconfortante el bloque acústico del concierto, el momento en el que Kotzen y su banda (el bajista Dylan Wilson y el batero Mike Bennett) dejan de machacarnos la cabeza con variantes del rock para entregarse a la delicadeza de 'I Would' y 'High', interpretadas ambas con una mesura que sorprende viniendo de músicos que, pocos minutos antes, parecían esmerados en demostrar la enorme paleta de posibilidades que ofrece su virtuosismo.

En aquellos instantes previos, otra coyuntura ayudó a darle un nuevo barniz a la presentación del pensilvano: la reciente muerte de Chris Cornell. Si el rock fuese como la lucha libre y todos los fans hicieran su propio fantasy booking, de seguro sería Kotzen el encargado de suplir al difunto vocalista en Soundgarden, en una relación equivalente a la de George Michael con Queen. Desde el comienzo mismo, con la pegada entre 'End of Earth' y 'Socialite', era posible apreciar las similitudes vocales entre Kotzen y Cornell, que nunca van a ser idénticos (porque eso implica factores tan intangibles como el aura y la mística), pero sí están inevitablemente asociados para cualquiera que tenga dos orejas. Desde luego, conviene enfatizar que el protagonista de la velada tiene su propio sello, como hizo notar en los pasajes funkeros de 'Help Me', donde despliega el influjo que la música negra -sobre todo Prince, pero pasado por el filtro de Extreme -ha tenido en su sonido, un rasgo que se ha ido acentuando en el tiempo, como acusa el reciente "Salting Earth" (2017).

Finalmente, un factor externo que también incidió en el show fue la comodidad que Kotzen siente en Chile. Es tanta, que el próximo DVD en vivo de los Winery Dogs contendrá el registro de su show del año pasado en el Cariola. Cuando un artista hace eso, en el fondo está diciendo "éste es mi público ideal y así quiero que me traten en el resto del mundo". La desenvoltura mostrada anoche ratifica lo familiarizado que está el virtuoso con nuestro país, un vínculo que, a la altura del remate con 'You Can't Save Me', parecía absolutamente inquebrantable, pura compenetración. Talla internacional, pero trato de local para una visita frecuente cuyas presentaciones siempre dejan un grato regusto. Esta vez no fue la excepción.

Andrés Panes
Fotos: Juan Pablo Maralla

Galería Asociada: 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Galeria El Cuarteto de Nos El Cuarteto de Nos 1 mes 2 semanas
Discos The Winery Dogs Dog Years - Live in Santiago & Beyond 2 meses 2 semanas
Galeria Los Santos Dumont Los Santos Dumont 2 meses 4 semanas
Shows Joe Vasconcellos Joe Vasconcellos: Produciendo fuego 3 meses 2 semanas
Galeria Joe Vasconcellos Joe Vasconcellos + Moral Distraida 3 meses 2 semanas