Se encuentra usted aquí

Red Hot Chili Peppers: Vigencia y madurez

Red Hot Chili Peppers: Vigencia y madurez

Una presentación llena de hits pero sin sorpresas
Red Hot Chili Peppers: Vigencia y madurez

Sábado 17 de marzo, 2018
Parque O’Higgins – Lollapalooza 2018 – VTR Stage

Desde temprano, ya se sabía a quién iría a ver el gran público el segundo día de Lollapalooza. Las poleras son el mejor termómetro para este efecto. El nombre y logo de los californianos se repetía una y otra vez cuando se caminaba por el parque durante la tarde sabatina. Por eso, los fanáticos (tanto los viejos como los más jóvenes) que estaban apostados desde temprano en el VTR Stage, incluso hicieron la cuenta regresiva –cual Año Nuevo– cuando el reloj marcó las 21:45, hora programada para el regreso de los Red Hot Chili Peppers a Chile y a este festival.

También había otra sensación en el ambiente. Aún está fresco el triste recuerdo de su magra presentación en el 2014, por lo que este show era algo así como su revancha. O eso queríamos varios, al menos. Así que, sin especular mucho, cuando ya estuvieron arriba del escenario, comenzaron su ahow con una breve instrumental que calentó los motores para ya iniciar su set con ‘Can’t Stop’, ‘Danni California’, ‘Scar Tissue’ y ‘Dark Necessities’. Público al bolsillo al instante. Todos se rendían ante desplante y el groove que la banda le metía, y la reacción era una estupenda metáfora de lo que fue el show en general: una locura.

Alto momento se vivió cuando, tributando a las influencias, comienzan a tocar ‘I wanna be your dog’, el clásico de The Stooges, la que pegaron con ‘Right on time’. ‘Go robot’ y ‘Californication’ mantenían prendido el fuego, aunque Kiedis, de correcto desempeño, no lograba deslumbrar. Se mostró en todo momento algo distante o no conectado con la vibra que sus compañeros tenían. Así las cosas, Flea y Chad Smith –como los músculos de la banda– eran los que validaban todas las credenciales que los Red Hot han cosechado como banda de estadio. Por ejecución, carisma y performance. A pesar que la sombra del insobornable John Frusciante aún pasa factura, hay que hacerle justicia a lo realizado por su reemplazo, Josh Klinghoffer, que se sacaba solos y riffs funkeros cargados de adrenalina, en completa complicidad con el histriónico bajista.

Los hits continuaban cayendo como maná del cielo. ‘Hump de bump’, ‘Suck my kiss’, ‘Soul to squeeze’, ‘By the way’, evidenciaban la consistencia de un setlist de festival, sin sorpresas pero demostrando cómo estas canciones han sabido madurar, brillar y sobreponerse al paso del tiempo. Algunas, incluso con jams entremedio, como si el recital fuera un ensayo abierto. Uno de lujo, por cierto.

La única sorpresa fue hacia el final, cuando el joven Josh entra solo tras el bis y empieza a interpretar ‘Lover, you should’ve come over’, original de Jeff Buckley. Bonito momento. Fuegos artificiales para el final de ‘Give it away’ y el cierre de una presentación superior a su anterior visita, pero que igual levanta algunas sospechas sobre el estado de un grupo que no hace mucho era explosivo hasta la médula. Por lo menos en Santiago, los Red Hot Chili Peppers mostraron su faceta más adulta, con mucho oficio, de impecables momentos, pero lejos de ese cable de alta tensión que alguna vez nos mostraron. Haciendo la pega, en buen chileno.

César Tudela

Galería Asociada: 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Lo extrañan: Flea y Josh Klinghoffer versionaron en vivo a John Frusciante 3 días 16 horas
Novedades Flea Flea: Ya tiene fecha de salida su libro de memorias 1 semana 11 horas
Novedades Foo Fighters Video: Cuando Foo Fighters vino a Chile por primera vez 3 semanas 1 día
Shows The Killers The Killers: Un número seguro 1 mes 5 días
Shows Lollapalooza Chile 2018: Nubes desde Argentina 1 mes 5 días