Se encuentra usted aquí

PULP

PULP

Imponiendo clase
PULP

Domingo 25 de noviembre
Teatro La Cúpula


Este fin de semana recién pasado puede catalogarse de histórico para un número importante de personas. ¿El motivo?, una de las deudas de más larga data era saldada con nuestro país, producto de los dos conciertos que Pulp brindó, en el Primavera Fauna y anoche, en el Teatro La Cúpula, ante un numeroso y ferovoroso público.

Como suele ocurrir en estas instancias, los sideshows se esperan como la oportunidad de ver al artista en una faceta distinta, sentimiento que se acrecentó, ya que la noche anterior se habían presentado en el marco de un festival, por ende, lo que se mostraría el Domingo, sin ofrecimientos ni publicidad de por medio, iba a ser distinto. Era un convencimiento que todos llevaban dentro.

Y eso era algo que se podía sospechar. Prueba de aquello fue el largo tiempo que el combo británico se tomó para realizar su prueba de sonido, lo que devino en una larga cola fuera del recinto y su posterior apertura de puertas. Afortunadamente, este episodio no pasó a mayores y así como tranquilamente la gente llegó y esperó afuera, de la misma forma se hizo el ingreso.

Rápidamente el lugar enclavado en el Parque O’Higgins se fue llenando con ansiosos seguidores, muchos de los cuales se repetían el plato, y otros que cumplían su sueño por primera vez. A la hora del inicio, el lleno era total e incuestionable, y la expectación crecía a niveles semejantes, más aún cuando la larga introducción instrumental se hacía oír cada vez más fuerte.

El telón negro que ocultaba el escenario empezó a enviar saludos al público, preparándolos para lo que se venía. En cuanto empezaron a sonar los acordes de ‘Do You Remember the First Time?’, quedó en evidencia que la gente se entregaría por completo. ‘Underwear’ y la inclusión de ‘Razzmatazz” fueron el aperitivo para las veinte canciones que los de Sheffield intepretaron sobre el escenario.

Desde clásicos incombustibles del inconciente noventero de la banda como ‘Lipgloss’ y ‘Babies’, lados B que terminaron ganándose el cariño de los fans –‘Like a Friend’, ‘'56, Lyndrhurst Grove'- y sorpresas, como la inclusión de ‘She’s a Lady’, track que hace mucho tiempo no abordaban, según las propias palabras de Jarvis Cocker, inundaron parte importante del concierto. ‘This is Hardcore’, ‘A Little Soul’ y ‘Sunrise’, mostraron la disposición de la gente de corear  y de participar de principio a fin cada sílaba que el líder exteriorizaba.

Una banda a punto musicalmente fue uno de los ingredientes destacados del evento. La alineación clásica del grupo, esa que publicó el fundamental “Different Class”, en 1995), se lució en la tarima, mostrando un poder sorprendente: Nick Banks confiado en la batería, Steve Mackey derrochando sobriedad en el bajo, lo mismo que la tecladista Candida Doyle, una de las más aplaudidas de la noche, y Mark Webber, llevando los hilos en la guitarra, formando todos un círculo seguro para la performance de su vocalista.

Y es que Jarvis Cocker es un caso aparte. Viéndolo en vivo uno entiende cómo un tipo tan inconfundiblemente inglés –desde su modulación, hasta su veta compositiva, altamente costumbrista de aquel país, bebedora directa de la tradición inaugurada por Ray Davies- se transformó en un ícono musical que atravesó fronteras. Sus movimientos sobre el escenario, la comunicación directa con el público, haciendolos sentir partícipes más de una reunión de amigos que de un concierto, le hacen marcar la diferencia. Sin él, ‘Common People’ –que cerró la primera parte-, jamás hubiera alcanzado las dimensiones que ostenta hoy en día.

El encore sólo trajo renovados bríos para la banda y los asistentes. Faltaban canciones, eso todos lo tenían claro, y ‘Disco 2000’ apareció para dejar las cosas en su lugar. Algarabía total en un momento que quedó para el recuerdo, coreado sin parar. A él le siguieron ‘Mile End’, incluído en el film “Trainspotting”, ‘Bad Cover Version’y ‘Mis-Shapes’, que cerró un show que fue acariciado en sueños por muchos años.

Poco importa que no tengan nada nuevo que publicar, Pulp mostró una generosidad total con un repertorio que cumplió en todo momento, atreviéndose a dejar fuera de su set golazos del calibre de ‘Help the Aged’ o ‘F.E.E.L.I.N.G.C.A.L.L.E.D.L.O.V.E.’, pero que el público ignoró. La banda de Sheffield, Inglaterra, demostró por qué ha marcado a toda una generación en Chile. Un fin de semana de ensueño que se coronó de la mejor manera.

'Do You Remember the First Time?'
'Underwear'
'Razzmatazz'
'A Little Soul'
'Sorted for E's & Wizz'
'Sheffield: Sex City'
'She's a Lady'
'Lipgloss'
'Like a Friend'
'Babies'
'Party Hard'
'This is Hardcore'
'Sunrise'
'56, Lyndhurst Grove'
'Common People'

'Disco 2000'
'Mile End'
'Bad Cover Version'
'Mis-Shapes'


Jean Parraguez
Fotos: Sebastián Jiménez

 

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades 50 álbumes más oscuros 1 mes 1 semana
Discos Jarvis Cocker Room 29 1 mes 2 semanas
Novedades Publican lista con los mejores discos del britpop 1 mes 3 semanas
Novedades Oasis, Queen y David Bowie, entre los autores de las mejores canciones de amor 3 meses 1 semana
Artículos Sheffield: Sinopsis de un sueño 8 meses 2 días