Se encuentra usted aquí

Primus apesta... a maestría

Primus apesta... a maestría

Dos horas y media de ensueño para los iniciados
Primus apesta... a maestría

Jueves 2 de marzo, 2017
Teatro Municipal de Santiago

                                                                                  *

No es la primera vez que el rock llega al Teatro Municipal, pero nunca deja de ser una gracia que tan sagrado templo de la alta cultura se preste para instancias como una residencia de Primus. El propio Les Claypool, en un momento del show inaugural de esta seguidilla de conciertos, se preguntó en voz alta si acaso era parte del reglamento del lugar que el público permaneciese en las butacas, sorprendido de que nadie se levantara. La única reacción corporal de la audiencia hasta ese momento, el único indicio visible de fervor, había sido del cuello para arriba: todos pegados en sus sillas moviendo sólo la cabeza, como los protagonistas de "El mundo de Wayne" en la escena del auto con 'Bohemian Rhapsody'. Era una imagen bastante chistosa, apropiada para un contexto donde lo hilarante tiene un papel protagónico. Mucho de lo que Primus hace (los pasitos, la máscara de chancho, las visuales, el interludio con episodios de "Popeye") responde al extravagante sentido del humor de sus miembros, sobre todo el de Les Claypool, un tipo con una presencia demasiado caricaturesca como para ser considerada convencional alguna vez, pese a su estatus de clásico.

                                                                                  *

Puede que no conozcan en profundidad a Primus o incluso que no les guste, pero cualquier rockero que se precie sabe que Les Claypool es un músico de talento sobrenatural. Hace poco salió un estudio que asegura que el bajo es el instrumento musical más importante en una canción, pero cuando se trata de Primus, esa afirmación es una perogrullada. Aunque se ha dicho mil veces antes, hay que repetirlo: Claypool abordando el bajo es, por sí mismo, algo que vale la pena ver. Tiene tentáculos en vez de dedos y cada uno de ellos se mueve de forma independiente al que está al lado. Hasta anoche, los fanáticos de estas latitudes no habían tenido la oportunidad de apreciar su destreza con tanta cercanía. Las tres presentaciones anteriores de Primus se habían dado en el marco de eventos donde ellos no eran el plato de fondo: Faith No More (2010), Maquinaria (2011) y RockOut (2014). Lo de ahora, al lado de esos shows, parecía una íntima clínica, aunque también tenía sabor a revancha gloriosa. Ahora sí: esto era para los fieles, con un setlist pensado en los conocedores, un diseño especial para iniciados hambrientos porque la mayoría de los temas se alargaron mucho más allá de sus versiones de estudio. Y sí, hubo algunos a los que les penó 'Tommy the Cat' o 'Wynona's Big Brown Beaver', como escuché a la salida del Municipal, pero -para los entendidos, que eran el foco del show-, ¿no son igual de valiosas 'Lee Van Cleef' o 'Too Many Puppies', que sí aparecieron?

                                                                                  *

La de Primus es una puesta en vivo llena de entresijos. Está, por un lado, la mentada personalidad de Les Claypool, que es como un travieso niño-hombre feliz de habernos sumergido a todos dentro de una de sus bromas. Pero, al reverso, el mismo envase contiene a un virtuoso que, a pesar de ser como un científico loco, evoca respeto. Mientras el concierto terminaba con 'Southbound Pachyderm' cabía preguntarse qué diablos fue lo que pasó durante las últimas dos horas y media. Con los enormes Larry LaLonde y Tim Alexander aportando fluidez a cada movimiento, en realidad uno tarda en asimilar todo lo que ha consumido y después del concierto recién se cae en cuenta de la cantidad de cosas que entraron a las orejas. En Primus tenemos un acto vertiginoso que combina la blancura del bluegrass con la negrura del funk, que funde las neuronas del rock progresivo con las agallas del metal, y que incluso exhibe salpicaduras de reggae y jazz. En el fondo, un acto de malabarismo de nivel circense que nos vino a alegrar la vida llevándonos a un plano en el que la fantasía reina y la realidad se tuerce. Y cuando todo se da vuelta, la mejor forma de expresar admiración es gritar a los cuatro vientos "¡Primus sucks!".

Andrés Panes
Fotos: Pedro Aceituno

Primus apesta... a maestría
Primus apesta... a maestría
Primus apesta... a maestría
Primus apesta... a maestría

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Les Claypool Les Claypool cree que no habría durado mucho en Metallica 1 día 21 horas
Videos Primus The Seven (Lyric Video) 3 días 9 horas
Artículos La música en South Park 4 días 17 horas
Novedades Primus Primus está de regreso con nueva canción y disco 2 semanas 3 días
Videos The Claypool Lennon Delirium Satori 1 mes 2 semanas